Inicio Actualidad El «Gran Hermano» en internet habla chino

El «Gran Hermano» en internet habla chino

0
Compartir

China lleva años siendo calificada de una «dictadura de mercado», esto es, una potencia económica, en la cual la libertad, en todas sus modalidades, brilla por su ausencia.

Como en toda casi autocracia, la libre opinión está vedada, y consiguientemente, existe un control férreo de internet, que se extrema en el caso de los activistas de Derechos Humanos.

Te puede interesar: ¿Evitar crímenes antes de que sucedan? Sí, china utiliza la inteligente artificial para ello

La existencia de ese «Gran Hermano», ha provocado, que Facebook haya lanzado en el mercado chino una aplicación sin su nombre para poder conectarse desde China a la red de Mark Zuckerberg. Ninguna de las opiniones, sobre todo políticas, que los ciudadanos chinos publican en la red de redes, cae en saco roto, y los organismos de seguridad chinos monitorizan todas ellas.

Además, los buenos datos económicos que China lleva atesorando más de dos décadas, no han corrido parejos a una mayor apertura política, y China sigue siendo, como en época de Mao, una asfixiante dictadura de partido único.

Un problema endémico

A medida que ha avanzado la economía china, la represión de la libre opinión en internet ha corrido pareja.

De hecho, la última acometida contra la libertad de expresión, consiste en impedir que los internautas puedan navegar anónimamente.

Se trata de un nuevo ladrillo, que el Régimen gobernado por Xi Ping, ha puesto en lo que ya se conoce como la «Gran Cibermuralla China», que obliga a los internautas a registrarse con sus datos reales.

Es decir, a partir de ahora, ningún internauta en China, podrá contratar una línea de datos, sin que su ISP y el gobierno chino, sepan su filiación. La represión ha llegado también a los productos tecnológicos, después de que en el 2014, China prohibiese la venta de productos Apple, bajo la acusación de atentar contra la seguridad del estado.

Intenciones muy loables, aparentemente

Las autoridades chinas han informado, que esta nueva ofensiva en internet, obedece a la necesidad de frenar la difusión de pornografía en internet, y en reprimir la «información prohibida».

Esos loables objetivos, un eufemismo más que una realidad, son bajo lo que se escudan, para ejercer la represión informativa, que llevan cabo varias organizaciones que dependen del gobierno.

Esta nueva coerción, por parte del aparato represivo chino, va a provocar, ya lo han anunciado la organización Chinese Human Right Defenders (CHRD), menos voces críticas en internet. Desde esa ONG, se explica que, lo que se busca, es que los internautas de ese país asiático se autocensuren, como forma de evitar poder acabar entre rejas por cualquier desliz.

Una nueva norma mucho más represiva

Aunque no es la primera vez, que las autoridades chinas obligan a registrarse, para poder navegar por internet, si es la primera vez, que los proveedores de internet chinos serán los responsables de esa identificación.

Debido a ello, los ISP serán responsables penalmente ante las autoridades, por lo que estos, extremarán el celo, para que ninguno de sus abonados pueda navegar en modo anónimo.

El articulado de la nueva norma legal, impulsada por la Administración del Ciberespacio China (ACC), indica que los ciudadanos no podrán utilizar internet para perjudicar la seguridad y el honor del Estado. Al mismo tiempo, otro de los objetivos de la directiva, es evitar que ningún ciudadano chino, utilice internet para derribar el sistema socialista, que impera en lo que una vez fue un imperio.

Otra de las prohibiciones, para los internautas, es utilizar la red de redes, para inventar o proliferar informaciones falsas, que alteren el orden económico y social.

La policía ampliará el alcance de sus actuaciones

Hasta ahora, la Seguridad del Estado de la República Popular China, se había limitado a perseguir a activistas, sobre todo en el ámbito de los Derechos Humanos.

Con este nuevo instrumento coercitivo, se amplía el número de intervenciones que, los órganos de seguridad chinos, pueden llevar a cabo para la represión de los críticos y disidentes políticos.

Con la nueva normativa, lo que se lanza es un aviso nítido a los organismos represivos chinos, para que pongan bajo su radar a cualquier ciudadano, que emita opiniones que sean críticas con el Régimen.

Los efectos ya se están notando: el número de noticias que disienten de la política oficial, que se están compartiendo entre usuarios chinos de internet, ha bajado a unos mínimos que hasta ahora no se conocían.

Comienzan las detenciones

A pesar de que los efectos de la autocensura ya se notan en las redes sociales, con especial incidencia en Weibo, el Twitter chino, la policía ya ha comenzado a practicar detenciones, sobre todo de internautas que se podrían calificar como relevantes.

Uno de los privados de libertad ha sido Liu Pengfei, administrador de un activo grupo de We Chat, servicio de chat para dispositivos móviles.

La acusación se centra en que Pengfei, estaría publicando noticias críticas para con el ejecutivo chino, que atentarían contra la seguridad del estado, ese «Leviatán» moderno.

La situación del Liu Pengfei, es más dramática si cabe, ya que la policía china se ha negado a comunicar a sus familiares, donde se encuentra detenido, algo que es habitual de muchos órganos represivos.

Con la celebración del próximo Congreso del PCCh, se extrema la represión

La ofensiva de la policía china se entiende, por la cercanía por el congreso anual del Partido Comunista Chino, donde el próximo 18 de octubre, se podrá ver a la flor y nata el Régimen y, como no, sus soterradas luchas por el poder.

Los cónclaves del PCCh, suelen coincidir con un aumento de la represión informativa, y en ese aspecto, la ACC suele «blindar» la red de redes, ante informaciones críticas para con el gobernante partido único.

En ese sentido, WhatsApp, un sistema de mensajería instantánea que encripta sus mensajes punto a punto, es prácticamente inaccesible, para los usuarios desde la China continental. La interlocución con las tecnológicas norteamericanas tampoco son fáciles, lo que explica, el viaje que el CEO de Apple realizó a China el pasado 2016, con la intención de mejorar la relación.

Para poder superar las trabas, a la navegación, que está imponiendo la ACC, son muchos los internautas chinos, que están optando por el uso de servidores VPN, que permiten utilizar aplicaciones censuradas por el gobierno chino.

VPN, la clave de la represión

Para entender toda esta eclosión, en el último mes, de la más férrea censura que los internautas chinos habían sufrido antes, es conveniente ponerse en antecedentes, sobre todo, en la caza que, sobre las VPN, se ha embarcado el gobierno chino.

En esencia un VPN (Red Privada Virtual), permite conectarse a internet a partir de redes compartidas, de manera que, en principio, la monitorización de la navegación, queda fuera del control de la ACC.

Las VPN necesitarán autorización previa

Se trata de un movimiento más en la escalada represiva del gobierno chino. A partir de ahora, las empresas que ofrezcan ese tipo de servicios, serán fiscalizadas por la ACC, de manera que el estado chino, podrá aprobar o denegar su existencia.

Por otro lado, las empresas chinas que ofrezcan servicios de VPN, tendrán que comunicar el número de ordenadores que formen parte de ese tipo de redes y los datos de los usuarios de esos servicios.

Un tercio de los usuarios chinos de internet recurre a VPN

Así de extrema, es la situación de la libertad de expresión en China, por lo que muchos usuarios de internet, para poder informarse libremente, tienen que recurrir al uso de Redes Privadas Virtuales.

Conviene tener en cuenta, que en China está vedado el acceso a 135 de las 1.000 webs más populares en el mundo, precisamente por ese control, sobre la libertad de prensa, que lleva a cabo el gobierno chino.

Sitios web como Facebook, Twitter, YouTube o Google están vedados para muchos internautas del país de la Gran Muralla, por lo que triunfan sus sucedáneos chinos, caso de Weibo, el Twitter de ese país.

Esta situación de censura en internet, es lo que ha llevado a que muchos, con una cierta sorna, hablen de la «Gran Cibermuralla China», un sistema censor que ha llevado, el pasado marzo de 2016, al colapso de las VPN del país. La falta de servicio, coincidió, como no podía ser de otra manera, con la celebración de una de las grandes citas del PCCh, el Congreso Nacional Popular.

Como podéis ver, esta es la preocupante situación de los medios de comunicación y activistas chinos, y especialmente de aquellos que plasman sus opiniones en internet.

Sin embargo, la represión de las tecnologías en China, no llega, ni con mucho, al control que de la tecnología hace Corea del Norte, «el Reino Ermitaño».

Se trata de un tema muy interesante, del que seguiremos dándote cumplida cuenta a través de Voltaico, el blog tecnológico de La Voz de Galicia.

¿Preocupado por la situación de los Derechos Humanos en China? ¿Conoces alguna manera de superar la censura en internet? Sigue la actualidad de estos interesantes temas en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: El Diario / El Mundo

Imagen: Ivan Walsh / Fooding Around / poeloq / See Ming Ling / Michael Mooney / Marijuana & Cannabis Blog / South China Morning Post / bflshadow / Kremlin / Alexander Mueller / Utenriksdepartementet UD / Dong Feng / Narendra Modi / Mike MacKenzie / Yuri Saimolov / Robert Ennals

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here