¿Cómo afecta el conflicto Catalán al Mobile World Congress?

0

Cuando hablábamos de que el Mobile World Congress 2017 estaba siendo diferente, no nos referíamos a esto. Clausurada ya la pasada edición y justo cuando comienza a calentar motores la edición de 2018, el ambiente de Barcelona parece no ser el propicio para la celebración de la cita tecnológica.

Viendo la situación política por la que atraviesa la ciudad de Barcelona y Cataluña en general, no son pocos los que se han interrogado sobre el presento y futuro del MWC, llegando a poner en duda que la edición de 2018 se pueda celebrar. La situación es incierta y no parece que vaya a quedar nada clara en los próximos días.

Barcelona y su MWC

La posible independencia de Cataluña pone en jaque el evento del Mobile World Congress porque de producirse no se sabe qué sucedería a nivel económico y de mercados. Preocupa sobre todo que el territorio deje de ser parte de la Unión Europea y el aumento de costos y cambios en logística que ello conllevaría.

Pero más allá del nivel organizativo, también preocupa el posible descenso de visitantes que podría provocar la situación actual. Con un impacto de casi 500 millones en la economía local, el MWC es un evento que depende en gran medida de la afluencia de público, y todo el mundo sabe que el público no acude en masa a lugares en los que no se siente seguro.

Te puede interesar: La ciudad de Barcelona usará drones para revisar el alcantarillado

A pesar de todo, los responsables del evento han salido al paso de los rumores y han querido zanjar cualquier duda. La GSMA ha confirmado que el MWC 2018 sigue adelante y se celebrará en Barcelona del 26 de febrero al 1 de marzo, tal y como estaba previsto. En elPeriódico han recogido estas afirmaciones, que se completan con el recordatorio de que el MWC tiene un contrato a largo plazo con Barcelona que se extendería hasta el año 2023.

¿Apoyo de las compañías del sector?

Con todo esto está por ver cuál es la posición de las grandes compañías tecnológicas. No hay que olvidar que el MWC es, ante todo, un gran escaparate para estos gigantes como son LG, Google o incluso Facebook. Si estas compañías no ven claro el panorama y deciden pedir un cambio, poco o nada podrá hacer Barcelona para mantener uno de sus eventos estrella.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.