Inicio Actualidad El futuro de Japón en manos de la robótica

El futuro de Japón en manos de la robótica

0
Compartir

Los robots ya forman parte de la vida cotidiana de los japoneses dada la importancia que tienen resolviendo los problemas de mano de obra y de personal de servicios entre otros cargos.

Durante la última década, el Gobierno nipón ha liderado la apuesta por la robótica y los robots de servicios. Shinzō Abe, el primer ministro japonés, ha estado a favor de la innovación.

Anualmente se celebra en Japón la feria CEATEC, donde muestran los últimos avances tecnológicos. Entre ellos, los más destacados, se hayan robots para el cuidado de los más pequeños y también para el cuidado de los ancianos. Es una necesidad vital si tenemos en cuenta que Japón cuenta con una población muy envejecida y a la vez unas tasas de natalidad bajas.

Los robots ayudan a paliar la escasa mano de obra (tienen una política sobre inmigración muy restrictiva) y asimismo crece el protagonismo en áreas no industriales, como por ejemplo en la atención al cliente y en el cuidado de sus mayores.

Para el cuidado de los niños podemos encontrar a Cocotto, uno de los dispositivos de Panasonic. Cuenta con un diseño sencillo con el que puede mantener una conversación simple alentando a los niños a tener una buena alimentación, a ser ordenados e incluso a tener una buena higiene. Este robot puede ser controlado por los padres a través de una aplicación para móviles, y también pueden ver y compartir fotografías.

En el cuidado de los mayores, Fujitsu presentó un dispositivo capaz de medir el ritmo cardíaco y la condición de los vasos sanguíneos, asimismo hace preguntas sobre los hábitos diarios.

Otro claro ejemplo para el cuidado de los ancianos es Sota, un robot de treinta centímetros, que despierta a los ancianos de la residencia de Shintomi, en Tokio, también les recuerda cuándo y qué medicación deben tomar y es capaz de entablar una conversación sencilla con ellos. Dispone de una cámara con rayos infrarrojos que alertaría a los cuidadores en caso de detectar si los ancianos se caen.

Para el ámbito de compañía a los mayores, también usan a Palro, un pequeño robot recreativo creado por Fujisoft y a Paro, una mimosa foca que reacciona a las caricias con diferentes estímulos visibles, entre ellos ronroneos o guiños de ojo. Paro tiene fines terapéuticos con lo cual lo usan principalmente para calmar a los residentes con demencia.

Por el momento, Japón seguirá creando más robots para cubrir la neceidad de mano de obra, como la atención al cliente y el cuidado hacia sus ciudadanos. De forma progresiva se convertirán en una parte imprescindible de la sociedad nipona, que a día de hoy los necesita para sobrevivir.

Fuentes: 20 minutos, El diario, Abc

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here