Nintendo resurge de sus cenizas

0

Nintendo, una de las empresas pioneras en el campo de los videojuegos, llevaba varios años «de capa caída», con lanzamientos con poco éxito comercial.

La empresa que fundase Fusajiro Yamauchi, no tuvo precisamente éxito con su penúltimo lanzamiento, la consola Wii U, a comienzos del 2012.

Su tecnología de gráficos de alta definición no concitó el gusto de los consumidores, optando estos por otros fabricantes, como Microsoft y Sony.

Te puede interesar: La actualización de Nintendo Switch trae soporte para mandos de GameCube

Ahora, con su nueva consola, la Switch, parece que las ventas se están animando, y puede lograr reanimar a una compañía que lleva muchos años en la UVI.

Switch, una buena acogida

Puesta en el mercado el pasado marzo, ha supuesto, hasta cierto punto, un cambio de filosofía en lo que a consolas se refiere, a pesar de que muchos consumidores tenían miedo de un nuevo fiasco como el de la Wii U.

Debemos decir, para mérito de Nintendo, que el lanzamiento ha tenido que superar la «pinza» comercial a la que le llevan años sometiendo PlayStation 4 y Xbox, consolas con unas capacidades gráficas muy superiores.

Por otro lado, las consolas han entrado en rumbo de colisión con nuevas tabletas, con la suficiente potencia, de procesador y gráficas, para poder «correr» casi todos los juegos.

Nintendo Switch, también apuesta por la compatibilidad, no en vano, próximamente se desarrollara una aplicación para poder ver el canal de entretenimiento de pago, Netflix, en la consola.

Una consola «de quita y pon»

Se vuelve a confirmar, con la consola Switch, una filosofía que ha permeado todos los modelos de consola de Nintendo, esto es, su portabilidad.

En la propia consola, tienes todos los elementos necesarios para jugar: pantalla, procesador, sonido, botones y mando, esto es, horas y horas de disfrutar jugando.

Se trata de un concepto diametralmente opuesto al que tienen otras consolas, que han tenido mucho más recorrido comercial, como es el caso de las ya citadas Xbox o PlayStation 4.

Y además con buenos juegos

Otro de los marchamos de Nintendo, ha sido que a esas consolas portables, que han hecho las delicias de medio mundo, han unido títulos que han pasado, por derecho propio, al Olimpo de los videojuegos.

Todos recordamos títulos como Super Mario Bros, Donkey Kong Country o Pokémon, siendo este último título, uno de los más grandes éxitos de los videojuegos de todos los tiempos.

Ahora, con la Nintendo Switch, la empresa actualmente presidida por Tatsumi Kimishima, pretende revalidar dicho palmarés, de manera que se han creado ya, videojuegos específicamente fabricados para esta nueva consola. Entre esas nuevas aventuras, nos encontramos con Zelda Breath of the Wild y Super Mario Odyssey, que ya están batiendo récord de ventas; son juegos altamente adictivos y que «enganchan» en poco tiempo.

El primero de los juegos, es la nueva versión de lo que es ya un clásico, y nos vuelve a llevar a un mundo abierto, en el cual cada jugador tiene que encontrar su camino, una buena metáfora de la vida.

Durante el mismo, además de recorrer universos casi insondables, tendremos que combatir y derrotar a nuestro archienemigo, que no es otro sino Ganon, “El Cataclismo”. Por otra parte, ¡qué decir de Super Mario Odyssey!, en esencia un juego en el cual Mario va a viajar por diferentes mundos con la Odyssey, su nave con forma de sombrero.

Este título es el primero para la consola Switch, que tiene como protagonista a este fontanero de ascendencia italiana, pero de nacionalidad norteamericana.

Grandes previsiones de ventas

A pesar del desfavorable escenario, la campaña de Navidad del 2017, puede ser el punto de inflexión, de la recuperación financiera de la tecnológica japonesa. Y todo ello con unas condiciones muy adversas para las consolas.

Que otros dispositivos, sobre todo tabletas y smartphone, hayan mejorado su hardware, para de ese modo poder «correr» juegos «muy pesados», no hace sino ir en contra de un mercado como el de las consolas.

La Switch, puede ser el revulsivo de la sangría financiera, que lleva soportando Nintendo por más de un lustro, y que a punto ha estado de hacer naufragar la compañía, debido a problemas de «circulante». Hasta ahora, y desde la salida de la Nintendo Switch, en el mercado norteamericano se están encadenando muy buenas ventas, habiéndose llegado a superar los dos millones de consolas vendidas.

Las previsiones de los de Kioto, son que, sumando las ventas de Switch y de DS, se puede llegar a unas ventas de 17 millones de consolas.

La dura competencia

Si las previsiones de ventas de Nintendo se mantienen, estas navidades superaran a Microsoft y Sony, en lo que se refiere a venta de consolas de videojuegos.

Por ello, esos dos fabricantes, en los próximos años, tendrán que estar, muy pendientes de la empresa, que tuviese un rotundo éxito con Wii Sports.

Sin embargo, y a pesar de que, como en cualquier otro mercado, solo sobrevive el más fuerte, una de las ventajas de Nintendo, es que su público es muy diferente al de consolas como PlayStation 4 o Xbox. En esas dos consolas, sus compradores lo que quieren son grandes experiencias visuales en el televisor; pero la filosofía que reside en los compradores de consolas Nintendo, es distinta.

Como la quintaesencia de la portabilidad, vio la luz con la Nintendo Gameboy, parece que la compañía japonesa, tiene intención de sacar al mercado, una versión renovada de Nintendo Gameboy.

Un consumidor tipo, de una de las muchas consolas de Nintendo, lo que busca es poseer una máquina de videojuegos que sea, fundamentalmente, portable, y que se pueda llevar a cualquier lugar.

Super Mario Odyssey, abocado al éxito

Ahora, Mario se transmuta en algo parecido a un argonauta, que visitará diferentes mundos, a los mandos de su nave Odyssey, que cuenta con la peculiaridad de tener forma de sombrero.

En esta nueva versión, de las aventuras del este fontanero, ya universal, el personaje posee una mayor capacidad, para realizar diversos tipos de movimientos.

Además, ahora, Mario tiene la capacidad de «meterse en la piel» de los enemigos que captura, y su gorra se convierte en un aliado más, ya que se puede lanzar para ayudar al personaje.

Mario se interna en otros universos

Eso, entre otras cosas, nos va a permitir vivir unos escenarios que destacan por su complejidad, en el aspecto gráfico, que se podría inclusive calificar de barroco, sin por ello dejar de ser tecnológico.

En cada uno de estos universos, tendremos que completar una misión, que es lo que nos permitirá lograr el combustible necesario, para que nuestra nave Odyssey, pueda dirigirse a otros universos.

Un nivel de juego interesante

No podemos calificar a Super Mario Odyssey, como un juego «duro de pelar», con lo que se evita abandonar el juego, por ser excesivamente complicado.

Sin embargo, debido a su dificultad, algo más que moderada, tenemos aseguradas cientos de horas de juego y diversión, aunque solo sea por el prurito de superar las diferentes fases.

Es precisamente esa dificultad moderada, lo que va a hacer que muchos jugadores se «piquen», y no abandonen el juego a la primera de cambio. En definitiva, podríamos calificar a Super Mario Odyssey como una obra de arte, a la cual se le puede asegurar un éxito que está más que cantado, aunque de todas maneras, tendremos que esperar un tiempo para validar esa hipótesis.

¿Llevas décadas siendo un fan de Mario? ¿Estás pensando en adquirir una Nintendo Switch? Aprende con los TB de artículos que sobre Nintendo tenemos en Voltaico, y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: La Vanguardia / Wikipedia / Xataka

Imagen: JD Hancok / droneplcr / Major Nelson / othree / THE VERGE / Miki Yoshihito / Nintendo America via Twitter / Carlos López Echeto Marrero / Casey Fleser / celemin59

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.