«Blockchain», una cadena de metales preciosos

1

Los términos «blockchain» o «bitcoin» no son ya extraños, para las personas que están al tanto de los nuevos desarrollos tecnológicos.

Son dos tecnologías, fundamentalmente la primera, que están llamadas a colonizar la tecnología que usan los bancos, y demás entidades financieras.

Te puede interesar: Rusia se prepara para emitir su propia criptomoneda

El Bitcoin se ha convertido, en una moneda de éxito, que no ha dejado de sumar valor desde que surgió en internet. A día de hoy, cada Bitcoin, se puede cambiar por casi 8.000 dólares norteamericanos.

Esta continua apreciación, hace que se haya convertido, más que en una divisa refugio, en una moneda especulativa, lo que hace que muchos economistas, estén pensando que se está formando una burbuja.

Cuando la pompa estalle, se llevará por delante a muchos inversores, sobre todo pequeños impositores, que vieron en ella un buen campo de inversión, por su revalorización constante. Para más detalles sobre el bitcoin, desde su historia hasta la inversión en esa moneda, os remito a un artículo que escribí el pasado octubre, en este mismo blog de Voltaico.

El «blockchain», sustento de todas las criptomonedas

Existen otro tipo de criptomonedas, aunque sin lugar a dudas, el bitcoin es la más popular, esas otras criptomonedas, son el Litecoin, Ethereum, Ripple y Dogecoin.

Sin embargo, todas ellas comparten la misma tecnología, denominada «blockchain», que se ha traducido al castellano como “cadena de bloques”, una tecnología en la que ya han puesto la vista, los grandes emporios bancarios y financieros.

Entre las ventajas del «blockchain», se encuentra una absoluta seguridad en las transacciones, mayor eficiencia, esto es, se pueden realizar un mayor número de operaciones financieras por unidad de tiempo, y una mayor transparencia.

¿Pero, qué es el «blockchain»?

El «blockchain», para explicarlo de una manera sencilla, simula un libro de contabilidad virtual en el cual todo queda registrado, en el cual miles de operadores trabajan, sobre una base de datos encriptada, interaccionando y creando una cadena.

En ese sentido, se asemeja, a una contabilidad pública compartida. El «libro de contabilidad virtual», está distribuido por miles de servidores.

Equipos informáticos, que inclusive pueden estar en diferentes continentes, son donde se registran todas las transacciones de una manera simultánea.

«Blockchain» está lleno de ventajas

De cara a las operaciones de tipo financiero, todo son ventajas en el «blockchain», sobre todo en lo que se refiere, al registro fiable de todas las transacciones que se registren.

Además, al hablar de transacciones, mencionamos una enorme cantidad de tipos de ellas: desde dinero a escrituras de propiedad, pasando por títulos de propiedad o votos.

Las transacciones quedan registradas, en todos y cada uno de los nodos por los que pasa, residiendo ahí una buena parte de la seguridad, para certificar que efectivamente se ha producido una transacción.

Otro de los puntos fuertes del «blockchain», reside en que, aunque todo queda registrado, hay un total anonimato entre del emisor y receptor de la transferencia.

Una «perita en dulce» para el sector financiero

De cara al sector financiero, dos son las características por las cuales el «blockchain» es muy apetecible para bancos y entidades financieras: independencia de cualquier entidad y abaratamiento de las transacciones.

En el primer caso, la independencia de cualquier entidad, permite que todos, en este caso bancos, compartan la misma información, lo que hace muy difícil el que una entidad pueda alterar un registro.

En cuanto a su segunda característica, el abaratamiento de las transacciones, se produce porque todos los nodos comparten la misma información. Por ello, no es necesario la existencia de una tercera entidad – un notario – que de fe de la verosimilitud, de esas transacciones.

Eso último, también redunda en la mayor rapidez de las transacciones, algo que la banca del siglo XXI, lleva años persiguiendo e incluso desarrollando.

Se trata de tecnologías que van a permitir, hacer miles de operaciones en décimas de segundo, un proceso de automatización, que va a disminuir los costes de la operativa bancaria.

«Fintech» apuesta por la cadena de bloques

Las empresas tecnológicas, que ofertan servicios financieros, de ahí lo de «fintech», encuentran que la cadena de bloques, es el futuro de la oferta de servicios financieros, desde los de la banca «retail», a los de la gran banca de inversión.

Por ello, y según los datos que obran en poder de la consultora PWC, en el horizonte del 2020, el 77% de las empresas financieras, introducirán el «blockchain» en sus procesos.

De esa manera, lograran aumentar la seguridad y hacer más barata, toda la operativa bancaria, lo que nunca está demás, en un sector tan competitivo como el bancario.

Y no solo los bancos y las entidades financieras

Como ya hemos dicho anteriormente, la cadena de bloques, es una bicoca, para cualquier entidad, cuya operativa sea la de realizar transacciones, lo cual implica al sector bancario, pero no solo.

De hecho, Microsoft se ha interesado sobre el modelo de cadena de bloques, y, sobre él, ha desarrollado para sus clientes corporativos, un software empresarial, llamado Coco.

Aplicar la tecnología «blockchain» a la sanidad, permitiría, con unos costes mucho más bajos que los actuales, compartir los expedientes médicos de los pacientes. Con ello, se podría reducir, entre otros, el fraude en el sector de los seguros de salud, ya que todas las aseguradoras tendrían acceso al historial médico de cada asegurado.

En el sector energético, la cadena de bloques, puede servir, para, un control efectivo, y sin fraudes, de las emisiones del CO2 a la atmósfera, y mejorar el uso de las «energías limpias».

Inclusive, la cadena de bloques, se podría incorporar a los mecanismos electorales, como una manera de aumentar la seguridad en el voto electrónico, para de ese modo evitar fraudes electorales. El «blockchain» permitiría, además de una fiabilidad desconocida hasta ahora en la seguridad del voto, la posibilidad de que el voto electrónico fuese totalmente anónimo.

Así, no se podría «rastrear» quién ha votado a quién, algo que en muchos países, redundaría en elecciones completamente limpias, y no sujetas a disputas entre los diferentes candidatos.

Posibles efectos adversos para la economía

Sin embargo, no todo son beneficios, con la utilización de la cadena de bloques, como os vamos a explicar de aquí en adelante.

Algunos expertos e instituciones supranacionales, como es el caso de la OCDE, ya han advertido de efectos perversos, para la economía.

El perjuicio es, tanto a nivel macroeconómico como para la economía personal, de los ciudadanos. A lo visto, como casi cualquier otra cosa, el beneficio de unos, va en detrimento del de los otros.

El «blockchain» concentra el poder en unas pocas manos

Es uno de los efectos perversos, de la cadena de bloques, tanto en lo que tiene que ver con redes públicas, de cadena de bloques, caso del bitcoin, como en otras de índole privada, como Ripple o Corda.

En el caso del bitcoin, la supervisión de la mayoría de los bitcoin que están en circulación, está en manos de cinco grandes grupos de «mineros», que controlan el mercado.

Esa categoría laboral, dentro del universo de los bitcoins, es la que vigilan los nodos, para dar seguridad a las transacciones y llevar un registro. Para ellos, y para cualquiera que comercie con criptomonedas, ha nacido Finney, un smartphone que se pondrá pronto a la venta, y que permite tener los bitcoins a buen recaudo.

Además, y cómo no, la mayoría de esos «mineros» están ubicados en China, y uno solo grupo tiene el control de más de la mitad de los bitcoins, que circulan por la red, lo que habla bien a las claras, de su poder.

A la «minería» de bitcoins se puede dedicar, cualquiera, pero aquí os dejamos un artículo de nuestros compañeros de Capitalibre, en donde analizan los posibles beneficios de esa actividad.

La inversión en «bitcoin» no está aconsejada para pequeños inversores

Ha sido la Comisión Nacional de Mercado de Valores, una entidad española, la que desaconseja, que pequeños inversores comercien con bitcoin.

La enorme revalorización, que ha tenido esa moneda virtual, puede estar prefigurando un escenario especulativo, en el cual, muchos pequeños inversores, muchas veces por avaricia, estén a punto de perderlo todo.

Como vemos, la tecnología de la cadena de bloques, es ya el futuro para muchos sectores, sobre todo para el financiero, pero también para el sanitario o el electoral.

¿Quieres formarte en este tipo de tecnologías? ¿Concibes el bitcoin como un buen campo de inversión? Aprende lo que siempre quisiste saber, sobre esta materia, en Voltaico y el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: Abc / Wikipedia / El Economista / El Periódico / El País

Imagen: GollyGforce / fdecomite / Steve Garfield / Gideon Benari / Keith Willamson / Jason Baker / Daniel Ramírez / Travis Wise / Wikipedia / Maryland GovPics / Paul Schalder / Perpetual Tourist / Elliot Brown / popofaticus / Kačka a Ondra

1 comentario
  1. HughesNet Master Distributor dice

    ¡¡Excelente noticia!! Esta información resulta bastante beneficiosa e incrementa el debate alrededor del tema, sobre todo este que se torna en ocasiones como un tabú.Si desean mirar en nuestro Blog sobre Internet banda ancha bienvenidos sean

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.