La tecnología en el deporte: ¿cómo funciona y qué hay detrás?

0

El ya famoso ‘no gol’ de Leo Messi el pasado domingo en Mestalla ha vuelto a generar el eterno debate. ¿Tecnología en el deporte sí o no? En cuanto al fútbol diversas opiniones se enfrentan, desde las más puristas hasta las más modernas. Pero todas convergen en un punto: la implantación de la ‘goal line technology’ no puede hacerse esperar más. Así os lo resumimos ayer mismo en este artículo.

A la vista de lo expuesto, parece que en cuanto a implantación de la tecnología en el deporte el fútbol se queda atrás. No solo lo hace concretamente La Liga con respecto a las competiciones de otros países. Todo el mundo del balompié lleva años de retraso con respecto a otros deportes como el tenis o el baloncesto.

El tenis, ejemplo a seguir

Si hay una disciplina con arraigo de las tradiciones y que pese a ello no ha tenido reparo al innovar en este campo, es el tenis. La implantación de la tecnología en el deporte de la raqueta ha sido magnífica. El sistema del ojo de halcón ya es habitual en la mayoría de torneos. Tanto es así, que es obligatorio en todos los Grand Slam y Masters 1000. Solo escapan a esta excepción los torneos de tierra batida, donde es suficiente la marca que el propio bote de la pelota deja.

La tecnología del ‘Hawk-eye‘, como se conoce en inglés, está explicada perfectamente en el vídeo superior, también en el lenguaje de Shakespeare. Sin embargo su funcionamiento, lejos de simplemente atenerse a lo expuesto en el clip, varía a gran velocidad. Pese a que apenas tiene margen de error -se estima que es inferior al 1%-, constantemente se sigue trabajando en su mejora. Más cámaras, diferentes ángulos, mejores y más fidedignas recreaciones…

Tal es el empeño en encontrar el método definitivo y más fiable, que el ojo de halcón puede estar llegando a su fin. Con diez cámaras en pista, esta tecnología graba hasta 150 imágenes por cámara y segundo para recrear la trayectoria más probable de la pelota, lo cual no significa que sea la cierta. Sí promete ser capaz de certificar el bote real de la misma el Foxtenn, que capta hasta 110.000 imágenes por segundo, como acerca en esta entrevista uno de sus precursores, el extenista Félix Mantilla.

Sea cual sea el método que termine por emplearse en los próximos años en las canchas, lo innegable es que tanto la ATP y WTA como la ITF están comprometidas a disminuir el error humano y facilitar la tarea arbitral. Esto quedó de manifiesto en las pasadas Next Gen ATP Finals de Milán. Este torneo, un ‘Masters B’ para los ocho mejores tenistas jóvenes del año, contó con muchas novedades. En el campo tecnológico, la principal fue la implantación del sistema del ojo de halcón en tiempo real.

Adiós a los ‘challenge’ y las esperas

Con el sistema habitual de ‘Hakw-eye’, un jugador pide revisión de un punto cuando cree que el juez falla. En ese momento, se proyecta la imagen que determina si la bola entró o no. Cada tenista tiene tres opciones de hacerlo por set, que se van restando solamente cuando las solicita y se equivoca.

En el torneo de Milán, este aspecto desaparecía. El ojo de halcón funcionaba en tiempo real, de tal manera que una voz automáticamente cantaba los ‘out’ cuando la bola iba fuera, sin necesidad de revisiones. Esto da una mayor velocidad al juego reduciendo los parones.

También se debería conseguir con ello menos discusiones de jugadores con el juez de silla, dado que no sería él sino el propio sistema de ‘Hawk-Eye’ el responsable de determinar si las bolas son buenas o malas. Podéis ver un ejemplo de un punto que terminó con la bola fuera en el minuto 2:18 del siguiente vídeo.

Así pues, como habéis comprobado, un clásico como el tenis se encuentra a la última en lo que a implantación de la tecnología en el deporte se refiere. ¿Creéis que llegaremos a ver algo así pronto en el fútbol, y más en concreto en La Liga?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.