Gigantes tecnológicos y su interés por el control de datos

0

A la mayoría de firmas tecnológicas de gran calado les resulta muy jugoso contar con los datos personales de sus clientes. En ocasiones, incluso llegando hasta el exceso, como demuestra la sanción a Google por recolección indebida de datos personales. Pero el panorama tiene visos de cambiar próximamente.

Los individuos y las empresas están empezando a entender el valor de controlar sus datos personales en lugar de simplemente entregárselos a las compañías de tecnología, y además empiezan a contar con el apoyo de nuevas leyes y normativas. La batalla para tener el control sobre esos datos estaría empezando a ponerse seria.

Datos personales y su poder

El nuevo reglamento general de protección de datos GDPR de la Unión Europea entrará en funcionamiento el próximo año, y será entonces cuando los usuarios empiecen a ganar poder a la hora de decidir qué hacer con sus datos personales, tal y como podemos comprobar en TechCrunch.

Si bien se podría pensar que los usuarios estamos obligados a pasar por el aro desde el momento en el que queramos contar con dispositivos como Google Home o Amazon Echo, la tendencia demuestra lo contrario. Las cifras reflejan que existen bastantes usuarios dispuestos a confiar en dispositivos alternativos con tal de no perder el control de sus datos personales.

Solo así podemos entender el apoyo que están recibiendo compañías como Roxy, quien ha creado un servicio de voz para empresas similar a los Google Home o Amazon Alexa, pero que no hace uso de los datos de sus usuarios. Roxy logró recaudar más de 2 millones de dólares como capital de arranque.

¿Un control mejor regulado?

Uno de los caminos para dar salida a esta situación podría ser que las compañías muestren una forma más responsable de manejar los datos de los usuarios. Telefónica contará con una plataforma que mostrará a sus clientes los datos personales que obtienen, de forma que la transparencia en el uso de esos datos podría ganarle el favor de los usuarios.

Parece que ahora podría comenzar una fase de protección de nuestra información sensible, en la que los usuarios valoremos la privacidad por encima del resto de ventajas de un producto. ¿Obligará eso a cambiar a las firmas tecnológicas?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.