Inicio Actualidad Del diseño inteligente a la impresión de órganos en 3D

Del diseño inteligente a la impresión de órganos en 3D

0
Compartir

El «diseño inteligente», una corriente pseudocientífica, intenta explicar el surgimiento y la evolución de los seres vivos, no por la selección natural, sino por influjo divino.

Sería como si Dios, hubiese insuflado su aliento al hombre y a otros seres vivos, y a partir de ahí, ellos hubiesen evolucionado, tal como lo han hecho, mediante criterios evolutivos.

Te puede interesar: Google apuesta por la medicina de impulsos eléctricos

Ahora, nuevamente, el hombre juega a ser Dios, auxiliado de impresoras en 3D, que concurren, con la bioingeniería, para la «fabricación» de órganos humanos, que pueden sustituir a los dañados por enfermedades.

Reunión de bioingeniería en Barcelona

Esta reunión de bioingenieros de todo el mundo, se está celebrando en el CosmoCaixa de Barcelona, y muchos de los debates, se centran en las técnicas de regeneración de tejidos y de órganos.

Esos «recambios», ya se pueden fabricar en impresoras 3D, utilizando como insumo células madre.

Como ya sabemos, las células madre, son un tipo de células, que se pueden diferenciar, en diversos tipos de células especializadas.

Elena Galarreta, investigadora del Instituto de Bioingeniería de Catalunya (IBEC), pone en valor la capacidad que ya tienen en su profesión, para la regeneración de todo tipo de tejidos.

Galarreta considera, que, para seguir avanzando en la regeneración de tejidos, es necesario que todos los especialistas aporten sus conocimientos a la bioingeniería, para poder mejorar los tratamientos.

La base: células madre pluripotentes

Una de las vías más directas, para la regeneración y creación de tejidos y de órganos, es la utilización de células madres pluripotentes.

Esas células, se obtienen del propio paciente que necesita algún tipo de regeneración, ya sean estas para la fabricación de tejidos, o para la creación de órganos a través de impresoras en 3D.

Su obtención, se produce mediante la reprogramación de células adultas diferenciadas. A partir del mes de cultivo, se pueden programar, y en poco tiempo, insertarlas. Este método de regeneración de tejidos, evita que uno de los principales problemas que existen actualmente, el rechazo, se produzca, ya que se utilizan células del propio paciente.

Otro avance reciente, es la capacidad que tendrán, en muy poco tiempo, los próximos modelos de iPhone, que serán capaces de detectar células cancerígenas.

Impresión de tejidos en 3D

Se trata de una de las opciones que ya está sobre la mesa, y que además de bioingenieros, hace necesaria la concurrencia de diseñadores gráficos, para diseñar órganos completamente fieles a los originales.

Para fabricar un riñón, como «tinta» se utilizarían células del propio órgano, células sanas, pero que no se pueden utilizar en trasplantes.

Por otro lado, la impresión en 3D de órganos, tendrá una importantísima demanda en el futuro, debido a que por envejecimiento de la población, los trasplantes, que hacen necesario donantes jóvenes, harán estos imposibles. Todo esto, está en relación, con la posibilidad de, a partir del análisis del ADN de cada persona, poder realizar unas intervenciones personalizadas, en lo que tiene que ver con la salud.

Más años y más calidad de vida

De lo que se trata, con la regeneración de tejidos y de órganos, es que las personas, además de poder vivir más años, lo hagan con una buena calidad de vida.

En ese aspecto, esos más años con más calidad de vida, no solo se cifran en regeneración de tejidos y fabricación de órganos, ya que en ello se ven involucradas, otras iniciativas que no tienen que ver con la bioingeniería.

Estas iniciativas, además de que la población desarrolle actitudes y actividades prosalud, también tienen que ver con la monitorización de su salud por los propios pacientes, o inclusive, la instalación de sensores entre la población.

Aplicaciones móviles para la salud

Esta es otra de las líneas de trabajo, para lograr personas longevas y que conserven su calidad de vida. Se trata de aplicaciones, que se pueden instalar en cualquier tipo de dispositivo móvil, ya sea un smartphone o una tableta.

Especialmente indicadas para las personas de más edad, esas aplicaciones móviles, permiten que puedan monitorizar su salud en su propia casa, sin necesidad de desplazarse al centro sanitario, ya sea este, ambulatorio u hospital.

Una de estas aplicaciones móviles, es Healt4Sleep, que utiliza los sensores ya presente en el dispositivo móvil, para medir los movimientos del diafragma y detectar apneas de sueño, en caso de que existiesen. Healt4Sleep, evita que el paciente tenga que desplazarse a un hospital, para realizar la prueba de apnea de sueño, que consiste en la valoración in situ, durante toda una noche, en un hospital o en una clínica.

Todavía en fases de producción, se encuentran, una gran cantidad de «píldoras inteligentes», repletas de sensores, que además de diagnosticar enfermedades, pueden curarlas.

Sensores biométricos

Es otra de las soluciones, que se impone desde la industria de la salud. Son unos chips que se instalan en los pacientes, y que detectan cada vez más patologías.

Uno de estos microprocesadores, presentado en el cónclave por el doctor Samitier, tiene la función de detectar precozmente la posibilidad de que se produzca un ictus.

La medición, sobre la posibilidad de que se esté produciendo un ictus, o su posible desarrollo, se puede hacer en la propia ambulancia que traslada al paciente. La ventaja de estos biosensores, es que se puede realizar una detección precoz de problemas de salud, de manera que se puede tratar antes al paciente, mejorando sus posibilidades de supervivencia.

Dentro del tratamiento del ictus, en el congreso también se ha presentado la aplicación Rehabilitation Gaming System, una aplicación para dispositivos móviles.

Dicha app, ha demostrado que mejora la recuperación de los pacientes, que han sufrido un ictus, con el uso de Realidad Virtual y procesos de gamificación.

Otra de las iniciativas, es EVA, un sujetador que es capaz de detectar el cáncer de mama, gracias a los sensores que lleva incorporado. Este sujetador se encuentra, todavía, en estado experimental.

Tatuajes para evaluar la salud

El prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts, más conocido por MIT, su acrónimo en inglés, acaba de desarrollar un tatuaje que, es capaz de detectar problema de salud, utilizando una tinta fabricada con biosensores.

El tatuaje en cuestión, que obedece al nombre de Dermal Abyss, es capaz de establecer los niveles de pH, glucosa y sodio. Cuando alguna de las mediciones no está en parámetros normales, el tatuaje cambia de color.

Todos los ensayos que se han realizado, en una primera fase solo en animales, concretamente cerdos, han sido exitosos, por lo que ya está más cerca su evaluación en pacientes humanos. A pesar de los buenos resultados, el tatuaje todavía tiene algunas limitaciones, sobre todo en el espectro de patologías, que es capaz de detectar, solo tres por el momento.

Para futuros tatuajes, los investigadores, están intentando aumentar el número de variables que puede evaluar, así como, afinar el cambio en los colores, que se produce cuando existe en el paciente algún problema de salud.

Como vemos, la medicina en general, y la capacidad diagnóstica en particular, están en plena ebullición, y serán de gran ayuda en unos años, cuando la mayor parte de la población de los países desarrollados, tenga ya una venerable edad.

¿Estás pensando dedicarte a la bioingeniería? ¿Desarrollas aplicaciones para el sector de la salud? Aprende más de todos estos interesantes temas en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: Wikipedia / El Diario / Wikipedia / El Periódico de Extremadura / Cadena SER

Imagen: Idaho National Laboratory / Chany Yun / Jopseph Eisbernd / University of Exeter / Algars Marhinovs / Sponk / Mario Mancuso / Jason Howle / Extensively Reviewed / fdecomite / Fae / Tony Alter / Bernhard Wintersperger / [

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here