Inicio Análisis ¿Cuál es la mejor posición para nuestro sensor de huellas?

¿Cuál es la mejor posición para nuestro sensor de huellas?

0
Compartir

Recientemente hemos visto cómo la mayor parte de los terminales de gama alta que han sido lanzados al mercado lo han hecho con un sensor de huellas en la parte trasera. El hecho de implementar pantallas que cubren todo el frontal impide ponerlo delante. ¿Hasta qué punto eso es positivo?

Los sensores de huellas llevan con nosotros relativamente poco tiempo, lo que hace que su recorrido haya sido discreto en la tecnología de los smartphones. Con una clara posición inicial, poco a poco hemos visto cómo los diseñadores movían su localización hacia partes traseras o laterales.

Delante, detrás y en el lateral

Si analizamos un poco más a fondo las distintas localizaciones que podemos darle a nuestro sensor de huellas veremos que la primera y más clara de ellas es en la parte frontal inferior del dispositivo. Una de las más usadas que parece estar en peligro con la llegada de las pantallas infinitas.

Otro de los puntos más comúnmente usados es la parte trasera. Normalmente situado debajo de la cámara y al lado del logo de la firma, nos obliga a tener que levantar el terminal y situar el dedo detrás, aunque nos libera el espacio que ocupa en el frontal.

Finalmente, encontramos una alternativa a esas dos anteriores que pocos dispositivos implementan. Hablamos del sensor de huellas en la parte lateral implementado en el botón de desbloqueo, algo que parece que no termina de gustar del todo a los fabricantes, pero que resulta realmente práctico si tenemos que prescindir de él para realizar un nuevo diseño.

La pantalla infinita

Durante este año 2017, ha quedado realmente claro que la tendencia pasa por ofrecernos un diseño con un ratio pantalla-marcos muy optimizado. De este modo, los fabricantes ofrecen una visión de pantalla “infinita” por la ausencia de bordes en la misma. Se trata de un recurso que sienta muy bien a los dispositivos móviles, pero que tiene sus inconvenientes.

El primero de ellos y del que venimos hablando es la localización del sensor de huellas. La necesidad de mover este recurso a la parte trasera del terminal (el lateral supone un impedimento para aquellos smartphones más finos) hace que solo tengamos una zona en la que colocarlo. Además, la fragilidad y poca robustez de las pantallas hace que sean dispositivos muy sensibles.

Siempre podremos prescindir de él, pero una vez hemos tenido la oportunidad de probarlo, resulta realmente complicado dejarlo de utilizar.

¿Dónde lo situamos?

El debate está abierto y no parece que se vaya a resolver pronto. Por el momento, los fabricantes están optando por llevar el sensor de huellas a la parte trasera del dispositivo, como ya hemos visto en el Galaxy S8 o en el futuro OnePlus 5T. A pesar de ello, parece que no todos los usuarios están satisfechos con ello.

Aunque por el momento no haya alternativa clara entre poder implementar una pantalla “infinita” y un sensor de huellas en la parte frontal, todo queda a la espera de las nuevas tecnologías.

Actualmente, Samsung se encuentra trabajando, junto a otras empresas, en la implementación de un sensor de huellas bajo la pantalla, lo que solucionaría este problema. Por el momento, deberemos esperar a ver los próximos lanzamientos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here