Un metal del asteroide que mató a los dinosaurios podría curar el cáncer

0

La investigación científica que hay alrededor del cáncer tiene líneas de trabajo que pasan por diversos estudios. Una investigación de la responsabilidad del departamento de química de la Universidad de Warwick, en el Reino Unido, y de la Universidad de Sun-Yat Sen, en China, hizo con que se descubriese una técnica que elimina las células cancerígenas recurriendo a un metal precioso.

Este metal, raro en el planeta Tierra, era abundante en el asteroide que mató los dinosaurios hace millones de años.

Preámbulo

Las células cancerígenas pueden ser destruidas con la ayuda del iridio. Se trata de un metal de transición, duro, frágil, pesado y de color blanco plateado. Es usado en aleaciones de alta resistencia que pueden soportar elevadas temperaturas. Es un elemento poco abundante, encontrado en la naturaleza asociado al osmio y al platino, y muy resistente a la corrosión. A temperatura ambiente, el iridio se encuentra en estado sólido.

Te puede interesar: Startup china utiliza la inteligencia artificial para diagnosticar el cáncer de pulmón

El isotopo 192 del iridio se usa ampliamente en la braquiterapia de alta tasa por dosis, un tipo de tratamiento de radioterapia para tumores malignos.

Un metal que mata pero que también salva

Según un conjunto de investigadores de la Universidad de Warwick, las células cancerígenas pueden ser destruidas con la ayuda del iridio, un metal del asteroide que podría haber causado la extinción de dinosaurios en la Tierra.

Esta teoría, sobre todo, asienta su legitimidad en el resultado logrado por los investigadores que eliminaron células oncológicas llenándolas con oxígeno excitado por energía con iridio.

Este elemento químico está presente en la corteza terrestre desde hace 66 millones de años aproximadamente, haciendo con que algunos científicos creen haber llegado a nuestro planeta al lado del asteroide que habría causado el desaparecimiento de muchos animales pre-históricos.

Metales preciosos para la cura del cáncer

Son usados varios metales preciosos en más del 50% de las quimioterapias. El platino, por ejemplo, así como el iridio, pues tienen un gran potencial para desarrollar “drogas dirigidas que atacan las células cancerígenas de forma completamente nueva”. De esta forma, estos metales ofrecen una perspectiva provisional que podría minimizar los efectos colaterales negativos, como dijo Peter Salder, uno de los autores de la investigación.

De manera más específica, este método consiste en la introducción de un compuesto con partículas de iridio en un tumor y, posteriormente, usando un laser a través de la piel en la zona afectada. Eso desencadenaría en un proceso que libera el oxígeno excitado dentro de las células malignas hasta que se destruyan.

Durante la experiencia, estos científicos usaron una muestra de un cáncer de pulmón que “bombardearon” con un rayo de luz roja para activar el compuesto con iridio introducido por ellos. Como resultado, todas las células oncológicas fueron destruidas, mientras que el proceso no afectó a las células sanas.

Esta investigación es “un salto” en los esfuerzos para entender el funcionamiento de los compuestos anti-cancerígenos de este tipo e “introduce varios mecanismos de acción” para superar la resistencia y “atacar el cáncer de diferentes ángulos”, dijo Cookson Chiu, coautor del estudio.

“Los avances notables en la espectrometría de masa moderna nos permiten ahora analizar mezclas complejas de proteína en células cancerígenas e identificar blancos de drogas específicas en instrumentos lo suficientemente sensibles para pesar incluso un solo electrón.” – dijo Peter O’Connor, Profesor del Departamento de Química de la Universidad de Warwick.

Está claro que esto no significa que el cáncer ya tenga una cura en su totalidad, pero está claro que es un gran avance hacia el descubrimiento total de ella. ¿Y tú? ¿Qué opinas sobre este tema?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.