Inicio Actualidad Píldoras con intelecto

Píldoras con intelecto

0
Compartir

Con el desarrollo de la medicina, sobre todo en los últimos 70 años, se ha pasado de un tratamiento genérico de las enfermedades, a medicamentos «inteligentes», que atacan las enfermedades con cada vez menos efectos secundarios.

Ahora, la medicina y la farmacia, van un paso más adelante, diseñando «píldoras inteligentes», que ya no solo curan enfermedades, sino que también diagnostican, y una vez realizado el diagnóstico, curan las enfermedades detectadas.

Te puede interesar: ¿Quieres estudiar los átomos y moléculas? En este parque de diversiones podrás hacerlo

En la misma tesitura, aunque orientado al almacenamiento de información, Microsoft quiere emplear el ADN como almacén de datos, ya que, en un milímetro cúbico de ADN, se puede almacenar un trillón de bytes.

La revolución insospechada

Cuando estas «píldoras inteligentes» se generalicen, la medicina se elevará a otra dimensión, logrando tratamientos personalizados en el tiempo que se necesiten.

Estamos hablando de píldoras, que se ingerirán, y que irán plagadas de sensores, que podrán, en segundos, y mientras recorren todo el cuerpo, diagnosticar enfermedades, y ponerles remedio.

Además, en enfermedades que hacen necesario una intervención rápida, como es el caso de los infartos de miocardio o los ictus, donde la premura es fundamental.

Diagnósticos de amplio espectro

Tal como explica, Kourosh Kalantar-zadeh, catedrático en la universidad australiana RMIT, y especializado en nanotecnología, las «píldoras inteligentes», son capaces de diagnosticar un amplio espectro de patologías.

Ahí, entran, desde afecciones benignas o hinchazón abdominal, hasta diversos tipos de cáncer, logrando diagnósticos de más calidad, que si se utilizan técnicas invasivas.

Este profesor universitario, tiene la paternidad de unas «píldoras inteligentes», que con el tamaño de una píldora de vitaminas, y repletas de sensores, discurren por el tracto intestinal. Durante su viaje, son capaces de medir el nivel de gas y a partir de ahí, detectar patologías relacionadas con los lípidos, desde su catabolismo a su anabolismo.

Aunque todavía no han entrado en producción, hace pocos meses superaron las pruebas realizadas, con sujetos experimentales humanos, demostrándose sus mediciones más precisas, que otras técnicas todavía vigentes.

Para lo que ya no serán necesarias las «píldoras inteligentes», es para la cura del cáncer de testículos, que desde el 2013 muestra unos datos con un 90% o más de supervivencia.

La industria barrunta negocio

Más pronto que tarde, se comercializarán «píldoras inteligentes», que podrán monitorizar pH, enzimas, niveles de azúcar y hasta la presión arterial.

Solo con esas medidas mencionadas, es posible tener una visión multidimensional de la salud de una persona, detectando un buen número de patologías.

Por otro lado, ya existen compañías, que han encontrado en estas «píldoras inteligentes», una nueva vía de negocio, como es el caso de Scripps Health, que en estos momentos, está diseñando sensores que «naveguen» por el torrente sanguíneo. Inclusive hasta Apple, podría estar interesado en conjugar la tecnología y la salud, con la posibilidad de negocio, por supuesto, algo de lo que son muy amigos los émulos de Steve Jobs.

Eso se infiere del hecho, de que se haya sabido que la empresa que dirige Tim Cook, lleve tiempo contratando a los mejores médicos del mundo.

Esos pequeños detectores serán capaces, en un futuro cercano, de enviar información al smartphone del usuario, para informar de diferentes parámetros, desde infección a si la presión arterial es la correcta.

Ya hay precedentes en Estados Unidos

Que estas grajeas, no son solo un ejercicio de imaginación, la tenemos en Estados Unidos, donde la agencia federal competente, la FDA, ya ha autorizado el uso de una de estas «píldoras inteligentes».

La píldora, fabricada por una compañía israelí, y que obedece al nombre de PillCam COLON, se utiliza ya para pacientes que son remisos a otro tipo de tratamientos invasivos.

PillCam COLON, sirve para obtener imágenes del tracto gastrointestinal y el colon, y poder intervenir de una manera precoz, la poliposis o el cáncer colorrectal.

En un ámbito parecido, tal como nos informan nuestros compañeros de Voltaico, se ha creado un vendaje inteligente con 5G para supervisar las heridas.

Administración de medicamentos

Es otra de las posibles capacidades de las «píldoras inteligentes», y ya se está investigando, por parte del Instituto Tecnológico de Massachusetts, el renombrado MIT, y por el Brigham and Women’s Hospital de Boston.

De hecho, ya existe un prototipo de pastilla, que, una vez ingerida, se adhiere al revestimiento del tracto gastrointestinal y libera allí el medicamento, durante dos semanas.

Esta versión de «píldora inteligente», está compuesta, en uno de sus lados, de un polímero mucoadhesivo, que hace que se «pegue» al tracto intestinal, mientras que el otro lado de la pastilla, está dotado de un recubrimiento que repele alimentos y líquidos.

Liberación lenta

La aplicación de la píldora del MIT, es evidente, y va a permitir que en muchos casos, que la dispensación de los medicamentos se pueda alargar en el tiempo.

Ese tipo de «píldora inteligente», también estará especialmente orientada hacia pacientes crónicos, que necesitan una administración continúa de medicamento.

En cierto modo, se parece a la dispensación intramuscular de determinados medicamentos, que ahora se concentran en un depósito, que va liberando progresivamente el medicamento.

El número de sustancias, que se pueden utilizar en las píldoras del Brigham and Women’s Hospital, es enorme: desde diversos tipos de drogas, hasta la dispensación de antibióticos.

Una tecnología en funcionamiento en cinco años

Todo parece indicar que, de aquí a cinco años, las «píldoras inteligentes» serán un hecho, y que provocarán un cambio, en lo que al tratamiento de enfermedades se refiere.

Todo parece preparado, después de que se haya solucionado, uno de los problemas que hasta ahora tenían las «píldoras inteligentes», y que no era otro, que la capacidad de los equipos médicos de localizar concretamente las píldoras, dentro del cuerpo humano.

La solución del problema, ha venido de parte, del Instituto de Tecnología de California (CALTECH), que ha diseñado ATOMS, algo así como un localizador.

El dispositivo, es un pequeño chip de silicona de 1,4 milímetros cuadrados, que se puede adherir a los nanodispositivos, para ubicarlos dentro del cuerpo del paciente.

ATOMS, la solución a todos los problemas

A pesar de que nos encontramos, en la fase germinal de diseño del chip, sus desarrolladores ya se han marcado un nuevo reto.

Ahora, desde CALTECH, se quiere hacer a ATOMS mucho más pequeño, para que el pequeño circuito integrado, pueda navegar por la anatomía del cerebro o el corazón.

En un futuro cercano, nuestro cuerpo será surcado por flotillas de nanodispositivos inteligentes, que medirán el desempeño de la mayoría de los órganos de nuestra anatomía.

Llegando a lugares a los cuales, ahora, solo se puede acceder mediante el uso de técnicas invasivas, como puedan ser las cirugías.

Nanovesículas para inyectar Omega 3 en los alimentos

Nanovex, una «start – up» asturiana, utiliza técnicas del sector farmacéutico, para inyectar Omega-3 en alimentos. De esta manera, esos alimentos se convierten en más sanos.

El área de actuación, de esta joven empresa asturiana, es el sector cárnico: un filete gana mucho si se le añade Omega-3, ya que esa carne se vuelve más sana, y, además, se pueden eliminar olores indeseados.

Esferas del tamaño de menos de una micra

Estas nanovesículas, son huecas, por lo que en su interior se pueden introducir un sinnúmero de partículas, en este caso de Omega-3, pero también de otro tipo.

Las partículas van encerradas entre dos capas de lípidos, que solo se liberan en el interior del organismo de la persona que ha ingerido el alimento, ya que esas nanovesículas, se degradan una vez en el interior del cuerpo humano.

Entre las ventajas del uso de esta tecnología, por parte del sector alimentario, son que con ello se reduce, enormemente, la cantidad que hay que utilizar, del principio activo, para lograr el mismo resultado.

Hasta aquí, lo más novedoso que tiene que ver, con la medicina y la aplicación de la tecnología, para mejorar sus efectos. A lo visto, la medicina tiene un futuro esplendoroso.

¿Apasionado de la tecnología aplicada al sector de la salud? ¿Tienes intención de estudiar algo relacionado con la biotecnología? Aprende de todo ello, en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: El País / El Mundo

Imagen: Mark Bonica / Janels Katlaps / UC Davis College of Engineering / Double-M / Mike Mozart / Army Medicine / The U.S. Food and Drug Administration / rjp / Pharta S. Sahana / University of Liverpool / Adelphi Lab Center / Oh! Barcelona

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here