Los avances en el mundo de las telecomunicaciones: las centralitas telefónicas

0

Los avances en el mundo de las telecomunicaciones están a la orden del día, continuamente salen a la luz nuevos protocolos, aparatos o herramientas que logran que las comunicaciones empresa-empresa o empresa-cliente sean cada vez más eficientes.

Hace años toda empresa que buscara un buen servicio de atención al cliente necesitaba por fuerza adquirir una centralita analógica, lo cual era algo que no todas podían permitirse. Sin embargo, actualmente cualquier empresa puede contar con un buen servicio de telecomunicaciones adaptado al máximo a sus necesidades y a sus recursos disponibles.

En primer lugar vamos a empezar por definir qué es una centralita telefónica: Conocemos por centralita telefónica de una empresa el lugar (puede ser físico o encontrarse en la nube), donde alberga un conmutador, es decir, un aparato que asegura automáticamente las conexiones telefónicas desde la persona que llama a la persona que recibe la llamada.

Una de las primeras centralitas de las que se tiene registros data de 1878, la típica imagen de “las chicas del cable” donde desde una sala se podía conectar y desconectar a las distintas partes de la llamada. Desde esta vieja centralita hasta las actuales hay un mundo, sin embargo no fue hasta 1980 donde, gracias a la llegada de Internet y de los sistemas digitales que se produjeron cambios realmente significativos.

A partir de este año, las centralitas siguieron dos vertientes, aquellas que seguían por el camino tradicional y las que se apoyaron en Internet para funcionar.

¿Que diferencia a una centralita tradicional de una centralita IP?

Una centralita tradicional o centralita física, como su propio nombre indica, requiere de un aparato físico que conecte a los diferentes terminales que estarán repartidos por toda la oficina, por lo tanto requiere de una gran inversión inicial.

Además de esto, la flexibilidad que aportan las centralitas tradicionales es muy escasa y esto en el entorno en el que se mueven actualmente las empresas es de vital importancia. Los distintos agentes que respondan o emitan llamadas estarán limitados al espacio donde se encuentre su terminal, que puede ser fijo o móvil pero no podrán desplazarse demasiado. En definitiva, las centralitas físicas son cada vez menos usuales y solo las empresas que tienen compromisos de permanencia con su operador o que tienen muy arraigados ese tipo de procesos y tienen miedo a cambiarlos siguen utilizando este tipo de centralitas.

Las centralitas IP por su parte revolucionaron el mercado de las telecomunicaciones, en primer lugar suprimieron la necesidad de precisar de un aparato físico para poder distribuir las llamadas recibidas entre los diferentes departamentos de la empresa, lo que suponía una reducción importante en los costes de centralita. Por otro lado, las funcionalidades que ofrecen son mucho más avanzadas, por ejemplo podrás distribuir tus llamadas sin necesidad de tener a un operador recibiendo y pasando llamadas, tendrás también un panel de control donde podrás revisar todo tipo de estadística, descargar la grabación de las llamadas…

En definitiva, las centralitas IP han ganado la partida a las físicas y cada vez copan una cuota de mercado mayor, pero..

¿Cómo funciona una centralita IP?

Dentro de las centralitas IP encontramos dos grandes grupos o divisiones a la hora de recibir o emitir tus llamadas, las líneas IP y las líneas WebRTC.

  • Las líneas IP son líneas que transportan la voz a través de Internet y que funcionan mediante terminales IP. Este tipo de líneas aprovecha tu cobertura de datos para transportar la voz, por lo que contando con un buen WiFi en tu oficina no deberás tener ningún problema con la calidad de las llamadas. Sin embargo tienen ciertas limitaciones, como la posibilidad de desviar directamente a tu móvil, o en caso de poder hacerse sin necesidad de instalar un Softphone en él, en cuyo caso la calidad de llamada puede ser algo deficiente.
  • Las líneas WebRTC son líneas que al igual que las IP transportan la voz a través de internet, sin embargo no necesitan terminales IP para funcionar. La WebRTC (Web Real Time Communication) es un nuevo protocolo de software de código abierto, generado directamente por empresas como Google, que posibilita la recepción o la emisión de llamadas de voz en tiempo real directamente a través del navegador, por lo que podrás utilizar tus líneas directamente conectando unos auriculares con micrófono a tu ordenador, desde tu smartphone o desde una tablet, por ejemplo. Son líneas mucho más flexibles y están ganando gran popularidad entre las empresas debido a su bajo coste y sus grandes ventajas. Empresas como fonvirtual.com ofrecen este tipo de líneas con bonos de llamadas, para que puedas recibir y emitir llamadas desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo sin necesidad de realizar inversiones en terminales y con una gran calidad en las llamadas.

Como podrás ver, actualmente las empresas tienen a su disposición multitud de variantes para conseguir un buen servicio de atención al cliente adaptado a sus necesidades y a sus recursos. Las telecomunicaciones avanzan a una velocidad pasmosa y las distintas compañías deben saber adaptarse a ellas para no quedarse obsoletas en un proceso tan importante como es este.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.