Inicio Actualidad «Blockchain», no es Bitcoin todo lo que reluce

«Blockchain», no es Bitcoin todo lo que reluce

0
Compartir

«Blockchain» es una tecnología que sirve de infraestructura al Bitcoin, y casi todas las monedas virtuales, pero muchas veces confundimos las unas con la otra.

Realmente, «blockchain» es una tecnología que se puede utilizar en otros muchos sectores, aunque quizás el más popular sea el de las monedas virtuales.

Te puede interesar: «Blockchain», una cadena de metales preciosos En este artículo, os hablamos en profundidad de la «cadena de bloques» y de sus múltiples aplicaciones, sobre todo de aquellas que tiene que ver con la banca, y con el sector financiero.

En el caso de las monedas virtuales, que utilizan esta tecnología, no está demás informar que nuestros compañeros de ANDRO4ALL han publicado un artículo donde hablan de Finney, un smartphone que permite administrar criptomonedas.

Una tecnología multipropósito

A pesar de que muchas veces, y de manera no siempre correcta, se suele equiparar la tecnología «blockchain» con las monedas virtuales, sobre todo con el Bitcoin, la realidad es que la «cadena de bloques» da para mucho más.

De hecho, nuestros compañeros de Applesencia nos informan de que Apple va a introducir la tecnología de «cadena de bloques», para dar mayor seguridad a las transacciones de Apple Pay.

Los bancos, sobre todo los de negocio internacional, logran con esta tecnología hacer mucho más seguras y rápidas sus transacciones, además de más baratas.

Por otra parte, la multinacional norteamericana Walmart utiliza la «cadena de bloques», para comprobar la procedencia de parte de los productos que comercializa. Y hay más: la petrolera británica BP está estudiando como aplicar la «cadena de bloques» a sus operaciones con gas y petróleo, mientras que Toyota ya ha anunciado la utilización del «blockchain» en su flota de vehículos autónomos.

Y mientras la «cadena de bloques» causa furor en grandes empresas de cualquier ramo, por nuestros compañeros de Voltaico, sabemos que el 25 % de los Bitcoines, han sido «olvidados» por sus dueños, siendo irrecuperables.

¿Qué es realmente el «blockchain»?

Una definición de lo que es la «cadena de bloques», es la de una base de datos descentralizada y distribuida, cuyas características principales son la inmutabilidad y la encriptación de los datos que guarda.

Todos los nodos, por los que pasa la información tienen una copia de la misma, de ahí la fiabilidad, ya que un nodo por sí mismo no puede manipular la información, porque en el resto de los nodos esa información también se encuentra presente.

Se trata de algo parecido a un notario, esto es, además de encriptar la información, la valida con la comparación de la información que reside en todos sus nodos, que tiene que ser la misma. Por estas peculiaridades, la «cadena de bloques» se puede utilizar, desde para validar un ticket de un cine, hasta para dar validez a un documento bancario internacional.

Por todo ello, algunos expertos en internet, se han atrevido a bautizar a la «cadena de bloques», como «el internet con valor».

Una tecnología con unas capacidades insospechadas

Las utilidades actuales de la «cadena de bloques», que hemos explicado en uno de los apartados anteriores, son solo unas de las muchas para las que el uso de «blockchain» aporta valor, pero hay muchas más.

De modo general, podemos decir que de la «cadena de bloques» se puede beneficiar cualquier sector y empresa, que necesite mayor velocidad en la dispensación de servicios, y que estos tengan un menor coste.

Por otro lado, con la «cadena de bloques», ya no es necesario una entidad que fiscalice que los servicios y las transacciones se están dando conforme a la norma.

Como todos los nodos guardan la información de la operación, es imposible el escamoteo o el engaño, ya que cualquier corrupción de los datos de la transacción, queda en evidencia.

Una «perita en dulce» para el sector financiero

La «cadena de bloques», es sobre lo que cabalga uno de los últimos hallazgos del sistema bancario internacional, los libros de contabilidad distribuida, DLT, en sus siglas en inglés.

Es una tecnología aplicada, deudora de la «cadena de bloques», de la cual ya se han registrado más de 2.500 patentes, la mayor parte de ellas en Estados Unidos.

La nueva solución de contabilidad es tan buena, que 90 bancos centrales de todo el mundo están evaluando seriamente su uso; concitar el deseo de las entidades emisoras de los países, es un gran logro. Mientras que las entidades que verdaderamente manejan en dinero, los fondos de capital riesgo, han invertido 1.500 millones de dólares, en ese tipo de tecnologías aplicadas.

Menos complejo y más barato

Entre los factores, que hacen que los bancos vean en la «cadena de bloques» una panacea, se encuentra, entre otros, que hace más sencilla la operativa compleja de los bancos, en determinados procedimientos complejos.

Además, el bancario es un sector en el cual las diferentes entidades financieras, llevan décadas inmersos en una Cruzada para reducir costes, y el «blockchain» permite unas transacciones más baratas.

Por último, y no por ello menos importante, la actividad bancaria está sometida a unas fuertes regulaciones, por lo que la «cadena de bloques», permite una automatización de dichas normativas, con lo que las posibilidades de equívoco se reducen exponencialmente.

BBVA, la «cadena de bloques» en la práctica

Hace pocos días, el BBVA, una de las principales entidades financieras españolas, logró hacer una operación bancaria, en tiempo real, entre Europa y México.

En circunstancias normales, esto es, con la tecnología que se utiliza actualmente, esa operación hubiese tardado cuatro días hábiles, en poder haber sido concluida.

En tiempo real, la «cadena de bloques», pudo conocer el estado del pago, detectar si se estaba produciendo fraude y también evaluó la posibilidad de que fuese una operativa de blanqueo de capitales. En el 2020, una de cada cinco transacciones bancarias, se realizará utilizando tecnología de «cadena de bloques», y el 60 % de los bancos la habrá incorporado la «cadena de bloques» a su estrategia financiera.

Fuera del mercado financiero, nos informan desde Voltaico, que hasta que la multinacional norteamericana Microsoft, está pensando en utilizar la tecnología de la «cadena de bloques» para crear una plataforma que de servicio a empresas.

ICO, la falta de regulación

Sin embargo, en la «cadena de bloques» no es todo color de rosa, siendo una de sus principales sombras, la falta de regulación, sobre todo en las rondas de financiación.

Últimamente, en la financiación de empresa, y utilizando la «cadena de bloques», se han puesto de moda las ICO, siglas de Initial Coin Offering, algo muy parecido a las rondas de financiación, pero con cierto cariz de salida a bolsa.

Estas peculiares rondas de financiación han permitido, que durante este año que ahora nos abandona, se hallan logrado en 724 ICO, un movimiento de 5.000 millones de dólares. En una de esas ICO, la incontinencia inversora fue de tal cariz, que los inversores aportaban la friolera de 122.000 dólares por segundo.

La Autoridad Europea de Valores y Mercados, advertía el mes pasado, sobre las ICO, del peligro cierto de perder el capital invertido, por ser operaciones muy especulativas, y de las que se tiene poca información.

A la falta de regulación se une la posibilidad de fraude

El aviso lo han lanzado el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil, que ya ha detectado casos de fraude en algunas ICO que se han producido en nuestro país.

Tal como advierten desde fuentes de la Benemérita, muchas veces para lograr la inversión, suele ser suficiente tener un sitio web llamativo, donde se venda una idea que «suene bien».

Debido a los fraudes detectados, se llama a los inversores a extremar las precauciones y no dejarse llevar por los «cantos de sirena», que se entona desde determinadas empresas. Detrás de las ICO, también se encuentra la ya citada AEVM, y sus homólogos de Reino Unido y los Estados Unidos de América, así como la de otros países occidentales.

Inclusive, se han detectado fraudes que tienen la forma de auténticos timos, y que se basan en «inflar» la cotización de empresas, simplemente porque utilizan términos como «cadena de bloques», y otras tecnologías que están ahora de moda.

Esperamos que este artículo os haya servido de utilidad. Os informamos que tanto en Voltaico como en el resto de los blogs de Difoosion, podéis encontrar cientos de artículos tanto sobre criptomonedas como sobre la tecnología «blockchain».

Fuente: El Mundo / El País

Imagen: fdecomite / Peter Shanks / V / Mike Mozart / Oracle PR / Conor Lawless / Germán Saavedra Rojas / Rafael Matsunaga / Ervins Strauhmanis / Sean MacEntee / Ricado Ricote Rodríguez / Kiplinger / The Orkla Group / Jeremy Schultz / Chris Yarzab / Jonas Bengtsson

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here