El Face ID de Apple tiene problemas para reconocer rasgos asiáticos

0

Tal y como muchos de vosotros ya sabréis, con el lanzamiento del iPhone X, Apple implementó un nuevo sistema de desbloqueo y seguridad como alternativa al sensor de huella dactilar. Hoy lo conocemos por Face ID, y parece que su funcionamiento no sería tan bueno como el esperado.

Hay que destacar, primero de todo, que con el lanzamiento de este nuevo iPhone X muchos usuarios expresaron su disconformidad en relación a la validez de este reconocimiento facial. Muchos de ellos pensaban que el funcionamiento no sería preciso, presentaría inestabilidad y sería poco fiable.

Pero después de conocer el verdadero funcionamiento de este mecanismo, tanto usuarios normales como expertos en la materia, han manifestado que el funcionamiento es realmente bueno. Aunque a día de hoy, por la noticia que hemos conocido, podría cambiar esta percepción.

Rasgos asiáticos con problemas

Según hemos podido conocer en Fudzilla, una mujer china llamada Yan pudo ver como una compañera de trabajo suya desbloqueaba el terminal sin ningún tipo de problema usando la tecnología Face ID.

El iPhone X en cuestión, que había estado correctamente configurado para que solo desbloqueara la cara de la mujer, falló en el reconocimiento. Pese a no ser Yan, el dispositivo se desbloqueó con toda facilidad, demostrando que si que es posible engañar al sensor.

La mujer, consciente de que lo que había visto era un grave error de funcionamiento y una importante brecha de seguridad, se puso en contacto con los chicos de Apple. Siguiendo la actitud con la que el Face ID fue presentado, le recomendaron que acudiera a una tienda oficial para demostrar el error en persona.

Tal y como ocurrió en su trabajo, ambas mujeres se dirigieron a una tienda oficial de Apple y demostraron, con facilidad, que el Face ID las reconocía a ambas por igual. La sorpresa en la tienda fue notable.

No es un sistema perfecto

Aunque Apple se empeñara en demostrar que es imposible engañar al Face ID, queda claro que, aunque de forma muy puntual, es algo posible. Ninguna tecnología de este tipo es perfecta, de modo que puede darse la ocasión de que en algunos momentos falle.

A pesar de ello, no hay que pasar por alto que el nuevo iPhone X carece de otro sistema de seguridad como un sensor de huella. Esto implica que todas aquellas acciones en las que sea necesario identificar a la persona, deben hacerse mediante esta funcionalidad.

Esto abre de nuevo el debate de la seguridad en torno al nuevo dispositivo de Apple y la necesidad de añadir alguna función extra para poder validarla en ocasiones como estas. Por el momento solo podemos disfrutar de este nuevo iPhone y esperar a que Apple siga puliendo su sistema de reconocimiento facial.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.