Francia podría demandar a Apple por su obsolescencia programada

0

Desde que Apple reconoció públicamente que sus dispositivos funcionaban peor a medida que pasaba el tiempo y que ese mal funcionamiento estaba forzado a propósito, las reacciones no han tardado en llegar. Francia alza la voz ahora contra esta noticia y el mundo entero observa.

Apple reconoció hace unos días que sus dispositivos más antiguos funcionan cada vez peor principalmente porque la compañía así lo requiere. Aunque la justificación pasaba por mitigar el buen funcionamiento del dispositivo para que la batería no se viese dañada, muchos usuarios han rechazado estas declaraciones.

Es habitual que un smartphone o cualquier producto tecnológico vea mermado su funcionamiento o sus capacidades para ofrecer la misma experiencia de usuario a lo largo del tiempo, pero en el caso de los iPhones la reducción es demasiado desproporcionada.

Francia podría demandar directamente a Apple

Y es que tal y como os hemos anticipado, Francia podría llegar a demandar a Apple por infracción de leyes directamente creadas para evitar la obsolescencia programada. De hecho, hay que remarcar que Francia es uno de los países de Europa con una regulación más restrictiva en este campo.

Jony Ive y Tim Cook con el iPhone X

La demanda ha sido presentada por un grupo llamado Halte à l’Obsolescence Programmée que lucha para reivindicar la total prohibición de este tipo de prácticas. La demanda por el momento ha sido interpuesta, pero no aceptada.

Con esta acusación se busca castigar a la firma por ofrecer un producto que a la larga deteriora su funcionamiento intencionadamente con el fin de que ese usuario deba comprar otro nuevo. Aunque no es algo que únicamente encontramos en Apple, en este caso es la empresa mayor damnificada.

Cuantiosa multa

Tal y como podemos leer en TheVerge, Apple podría enfrentarse a una multa de más de 300 mil euros, lo que supone casi un 5% del beneficio anual de la firma. Incluso se podrían llegar a dar dos años de prisión para los supuestos resposables.

Aunque por el momento se desconoce por completo el actual estado de esta demanda, se espera que durante la próxima semana conozcamos si se ha aceptado a trámite o si simplemente se ha desestimado. Hay que destacar que no es la primera ni última multa a los chicos de Cupertino.

De lo que no cabe ninguna duda es de que Apple deberá medir más cuidadosamente sus palabras y sobre todo deberá tratar de evitar prácticas como esta. La obsolescencia programada que encontramos en multitud de dispositivos, no solo en smartphones, hace fomentar un consumismo excesivo.

De hecho, dicha práctica que ha manifestado Apple está detrás de que a día de hoy, dispositivos que nos podrían durar más de 3 años, tengan tan malos funcionamientos llegados a esas fechas que la única solución pase por adquirir un nuevo terminal.

Imágenes: Asegurate, TicBeat

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.