Francia pide a WhatsApp que deje de compartir los datos de sus usuarios con Facebook

0

El Gobierno francés ha dado un ultimátum a WhatsApp, la aplicación de mensajería instantánea más utilizada en el mundo, para que deje de compartir los datos de sus usuarios con su matriz, Facebook.

Francia da plazo de un mes a WhatsApp para que no siga compartiendo con Facebook los datos de sus usuarios

La privacidad en la era de la información es uno de los puntos más debatidos durante los últimos años. Con el desembarco de las redes sociales, millones de personas comparten diariamente información privada de manera explícita, pero también implícita.

WhatsApp

Y, entre las plataformas sociales más utilizadas, encontramos al mensajero más popular del planeta: WhatsApp. La app, ahora bajo la tutela de Mark Zuckerberg, ha sido cuestionada en los últimos tiempos por el tratamiento que da a los datos sensibles de los usuarios.

Incluso, el antecedente inmediato en cuestión de privacidad entre la aplicación de mensajería y Europa nos lleva a noviembre de 2016, cuando sus responsables emitieron un comunicado anunciando el cese del envío de datos para todos los usuarios de Europa.

Te puede interesar: WhatsApp, no siempre gratuito

No obstante, la práctica no cesó, y ahora, tal y como lo indica Europa Press, la Comisión Nacional de la Informática y las Libertades (CNIL) francesa ha exigido a WhatsApp que deje de compartir datos sobre sus usuarios con su empresa matriz, Facebook, en el plazo de un mes.

El organismo galo ha asegurado que esta transferencia de información entre compañías vulnera la Ley de Protección de Datos del país. Hechos similares se han sucedido anteriormente en países como Alemania o España.

La CNIL francesa le informa a WhatsApp que debe dejar de transmitir los datos de sus usuarios

A través de un comunicado oficial, la CNIL (Comisión Nacional de la Informática y las Libertades, por sus siglas en francés) ha advertido a WhatsApp que debe dejar de realizar estas acciones, debido a que no se encuentran dentro de la normativa regulatoria.

También ha solicitado a sus responsables que muestren cuáles son los datos que son transferidos, petición que ha sido rechazada por el mensajero, argumentando que al tener sede en Estados Unidos, solo puede estar sometida a la legislación de este país.

De esta forma, la comisión gala ha entendido que la aplicación ha cometido una “violación de su obligación de cooperar” que establece el Artículo 21 de la Ley de Protección de Datos francesa.

Te recomendamos: Facebook le dice adiós a la nube de IBM, muda WhatsApp a sus propios servidores

Por lo que el organismo galo ha dado un plazo de treinta días para que los responsables de la aplicación se ajusten a la ley y, de esa manera, llevar a cabo inspecciones en línea, envío de cuestionarios a la empresa y luego convocarlo a una audiencia.

Si WhatsApp no cumple con el requerimiento, la CNIL encargará a un “investigador interno” la redacción de una informe donde se propondrá la imposición de una “sanción contra la compañía”.

La privacidad de los datos de los franceses por sobre los intereses de WhatsApp

En agosto de 2016, WhatsApp actualizó sus Terminos y Condiciones de Servicio y su Política de Privacidad, con el objetivo de incluir, entre otras cosas, la posibilidad de transferir a Facebook datos de sus usuarios para publicidad dirigida, seguridad y evaluación y mejora de los servicios (“inteligencia comercial”).

Es por eso que, en ese momento, el grupo de reguladores de datos de la Unión Europea y el WP29 (Grupo de trabajo del artículo 29) pidieron explicaciones al mensajero sobre el procesamiento implementado con motivo de esta transferencia de datos y solicitó a la empresa que detenga esta transferencia con fines publicitarios específicos.

Persona con teléfono y logo de WhatsApp

Este antecedente ha sido la base del reclamo iniciado por la CNIL, puesto que asegura que sí detectó “violaciones” de la Ley de Protección de Datos del país, ya que verificó que WhatsApp sí transfiere a su empresa matriz información de sus usuarios para business intelligence y con motivos de seguridad, entre la que se encuentran números de teléfono o hábitos de uso de la aplicación.

Por ese motivo, la comisión francesa ha afirmado que “ni el consentimiento de los usuarios, ni el interés legítimo de WhatsApp” pueden ser usados como argumentos a favor de este proceso, ya que entiende que el visto bueno a la transferencia de información no es solicitado de forma “específica” a los usuarios.

Además, ha asegurado que este envío de datos no ofrece las garantías “adecuadas” que “preserven el interés o las libertades fundamentales” de los usuarios, ya que no hay un mecanismo que les permita rechazarlo, más allá de desinstalar la propia aplicación.

¿Qué os parece? Dejadnos cada una de vuestras impresiones a través de sus comentarios y no olvidéis seguirnos en Twitter y Facebook para mayor información.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.