El futuro Snapdragon 855 se lanza a por los 7 nanómetros

0

La industria de los procesadores sigue igual de activa y potente que hace unos años. Aunque las novedades en los mejores procesadores ya no son tan evidentes como antaño, las grandes empresas como Qualcomm o TSMC trabajan duro para podernos ofrecer sus mejores productos. Uno de los que más promete de cara a este próximo año 2018 y comienzos del 2019 es el Snapdragon 855.

Aunque la bendita ley de Moore nos marca un camino que poco a poco se complica, nunca deja de ser sorprendente el tremendo esfuerzo que las grandes empresas hacen para fabricar los pequeños dispositivos que hoy en día mueven el mundo. Es por eso que con cada avance en algunos de ellos los medios se hacen eco.

Los nanómetros del futuro

Antes de entrar a fondo en la noticia publicada en Pocketnow, debemos tener claro qué son los nanómetros y qué impacto tienen a la hora de fabricar un procesador. Resumiendo muy rápidamente, a menor tamaño de arquitectura (nanómetro), mayor cantidad de transistores se pueden integrar en un SoC, de modo que mayor potencia y eficiencia es capaz de ofrecernos a la hora de realizar un proceso o tarea.

Es por eso que la carrera de los nanómetros es tan importante. Aquel fabricante que logre implementar una arquitectura más pequeña y funcional será el que domine el mercado de los procesadores de gama alta, un mercado que actualmente se posiciona como el más importante en la industria tecnológica.

Snapdragon 855, la nueva evolución

Aunque actualmente contamos ya con el presentado Snapdragon 845, que llegaría con una arquitectura de 10 nanómetros, su sucesor irá un poquito más allá. El futuro Snapdragon 855 estará implementado bajo una arquitectura de 7 nanómetros, un salto de 3 nanómetros que permitirá a los fabricantes de smartphones contar con teléfonos aún más potentes y eficientes que los que tenemos hoy en día.

Con esta nueva arquitectura, Qualcomm logra volver a la cabeza en un mercado cada vez más concurrido. Samsung, una de las empresas más potentes del sector, también se encuentra trabajando en su Exynos, del que por el momento no tenemos noticias. Probablemente a lo largo de este año 2018 vayamos conociendo un poquito más a cerca del procesador más potente de la firma.

Aunque el futuro procesador de Qualcomm no verá la luz, por lo menos implementado, hasta el año 2019, el indicativo de que ya hemos llegado a esa arquitectura es sin duda alguna una muy buena noticia. Gracias a lo que hoy hemos podido conocer, la industria de los procesadores se encuentra más viva que nunca y es cuestión de tiempo que tengamos una nueva “bestia” integrada en nuestros teléfonos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.