Inicio Actualidad ¡Se acabó aprender idiomas!

¡Se acabó aprender idiomas!

0
Compartir

Una parte crucial para el curriculum vitae de cualquier profesional, es saber un buen número de idiomas, cuanto más mejor, como una manera de «vestir» su currículo.

Queramos o no, nos encontramos en un mundo globalizado, donde, aunque solo sea inglés, los idiomas son cada vez más necesarios.

Te puede interesar: Pilot, la nueva era de la traducción instantánea Aprender un idioma, que puede llevar toda una vida, parece que en el futuro ya no será tan importante, al menos si se siguen desarrollando a velocidad de crucero, los sistemas de traducción instantánea.

Una tecnología que nació en el tercer sector

Las Organizaciones No Gubernamentales, que desarrollan tan encomiables proyectos, fueron las primeras que vieron a utilidad de este tipo de sistemas.

Solo en cooperación para el desarrollo, son muchas las organizaciones, que tienen proyectos en los cinco continentes, por lo que necesitan personal, que pueda entender lo que les dicen los refugiados y demás personas a las que atienden.

Uno de estos sistemas de traducción instantánea, Travis The Translator, se llama, ha sido entregado, en más de 200 unidades, a las organizaciones Open Learning Exchange y Movement on the Ground. Travis The Translator, tiene la capacidad de traducir, en tiempo real, a más de 80 idiomas, lo que lo hace imprescindible para ese tipo de organizaciones.

Sin utilizar aplicaciones tan desarrolladas, muchas ONG se auxilian de métodos algo «más rudimentarios», como pueda ser Microsoft Translator, cuya última versión llega con muchas mejoras.

Una nueva carrera tecnológica

El enorme mercado, que pueden tener este tipo de soluciones, está haciendo que, como en otros mercados, se haya desatado una carrera, por copar el mercado con tecnología propia.

Hace poco, se han presentado los Google Pixel Buds, unos auriculares que también permiten la traducción simultánea, algo parecido a lo que logran los Pilot, un auricular inteligente, que puede traducir conversaciones, en (casi) tiempo real.

En este caso concreto, lo que se ha hecho, es conjugar en uno solo gadget, diversas tecnologías que estaban dispersas: asistentes que entienden voz humana, micrófonos direccionales, inteligencia artificial y alojamiento en La Nube. Además, se trata de un proyecto de una joven «start up», y el dinero para el desarrollo del proyecto, se ha logrado por crowdfunding, a través de la plataforma Indiegogo.

Otro proyecto de auriculares de traducción simultánea, es el de WT2, fabricados y comercializados por la «start up» china Timekettle, aunque por el momento solo ofrece traducción chino – inglés y viceversa.

Facilitador, más que la panacea


Son muchos los lingüistas, que consideran, que estos sistemas de traducción inmediata no son la panacea, ni los sustitutos de aprender idiomas.

Seguirán siendo necesarios, años de estudios, para poder dominar un idioma, para poder hablarlo, comprenderlo, escribirlo y leerlo.

De hecho, inclusive hay lingüistas, que consideran que estos sistemas de traducción instantánea, van a catapultar el aprendizaje de lenguas, ya que consideran, que hablar una lengua, es algo más que poder transmitir o entender, una expresión puntual.
Estos sistemas, bien es cierto, que permitirán un plus de seguridad – “Si no me acuerdo de alguna palabra o estructura gramatical, el pinganillo me «chiva»” – que hará que la comunicación en una lengua no materna se agilice.

Aunque seguramente, la situación ideal, que nadie niega que se pueda producir en el futuro, sería que una persona con un conocimiento nulo de un idioma, pongamos el chino, sea capaz de hablar y entender como si fuera un nativo.

Ya hay mercado

Ya hay multinacionales, que se están interesando por los dispositivos de traducción simultánea, sobre todo cuando sus empleados tienen que acudir a reuniones internacionales, o bien abrir mercado en nuevos países.

Una de estas multinacionales, que se ha interesado por estas novedosas tecnologías, ha sido Ikea, precisamente pensando en lo que ya hemos mencionado, empleados de un país que tiene que acudir a reuniones en otro.

De hecho, Google, ha anunciado que ya ha vendido sus Google Pixel Buds, a varias multinacionales, que buscan facilitar el trabajo internacional de sus ejecutivos. Estas multinacionales son, en su mayor parte, europeas y asiáticas. De hecho, ese es el mercado objetivo de la beta de Traductor 10, el nuevo traductor que Microsoft ha lanzado con el sistema operativo Windows 10.

Por ahora, una alternativa solo para viajes cortos

A pesar de que, el mercado de los sistemas de traducción en tiempo real, está casi virgen, bien es cierto, que tiene otra competencia: aplicaciones para móviles Android e iPhone, que son o muy baratas o inclusive gratuitas.

El precio medio, de estos nuevos sistemas de traducción instantánea, caso de los Google Pixel Buds o Pilot, es de 200 dólares, y en estos momentos, su nicho de mercado son los viajes cortos e inesperados.

En esas circunstancias, tienen sentido, ya que en viajes cortos y/o inesperados, nadie en su sano juicio se pone a aprender un idioma, un trabajo de años, para poder preguntar, de modo puntual, dónde hay un restaurante o en dónde está la estación de tren más cercana. Para esos viajes puntuales, donde el esfuerzo de aprender un nuevo idioma no se justifica, nuestros compañeros de Voltaico, nos informan de las mejores aplicaciones de traducción para dispositivos móviles.

Una tecnología que se desarrolla exponencialmente

Y ello, producto del desarrollo de la inteligencia artificial, una rama de la computación, que en los últimos cinco años, ha evolucionado más que en las décadas anteriores.

Debido a esta evolución, a velocidad de la luz casi, no se sabe hasta donde se van a poder desarrollar, sistemas del tipo de Google Pixel Buds.

Podríamos incluso llegar a unos traductores, como los que se utilizaban en la saga Star Trek, aunque del futuro no sabemos nada, casi hasta cuándo pasa. A pesar de todos estos buenos augurios, y aunque se ha desarrollado mucho el reconocimiento de voz, todavía no se ha llegado, ni por asomo, a lograr la perfección del lenguaje natural.

Hay otras variables a considerar

Aunque hay ingenieros, que auguran que en pocos años, los traductores jurados de las grandes organizaciones supranacionales, caso del Parlamento Europeo, desaparecerán, desde el sector «se le quita hierro» al asunto.

El primer argumento, que aducen, es que aunque es cierto, que la inteligencia artificial avanza de una manera casi exponencial, esta IA aplicada a la traducción, se encuentra todavía en mantillas.

Por otro lado, un tema importante, es la confidencialidad de las conversaciones: mientras que los traductores jurados, firman acuerdos de no revelación de lo que están traduciendo, una máquina no. Si metemos en la ecuación a un determinado hardware, esa conversación es susceptible de ser grabada, y es posible, que esa grabación «se extravíe».

Fuentes del sector de la traducción, consideran que los empleos, se mantendrán, si los traductores, son capaces de dotar de valor añadido al trabajo que desempeñan.

Dicho valor añadido, será todo aquello que se aleje de un trabajo mecánico de traducción: en la traducción de películas, lo que también se transmiten son emociones; por otro lado, un traductor humano traduce en tiempo real, no con retardo.

¿Viajero impenitente con necesidad de idiomas? ¿Planteándote comprar alguno de los dispositivos que hemos mencionado? Aprende, en cientos de artículos, la evolución y lo que son actualmente los sistemas de traducción en tiempo real, en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: El País / Tecnología en El País / Diario El País / Xataka

Imagen: Marco Verch / Wim de Jong / rufai ajala / Travis the translator / fdecomite / INDIEGOGO / Νεριζα / David Weekly / Jason Constanza / TRAVEL + LEISURE / Jason Tester Guerrilla Futures / Nikos Koutoulas / Jessica Splenger / Mills Baker / Razor512 / Alessandro Bonvini

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here