Los españoles ahorran 11’48€ de media gracias al uso de bombillas LED

0

Las bombillas LED son la opción más económica del mercado para los usuarios pensando en un medio o largo plazo. No tanto por su precio inicial de compra, sino por el gasto que pueden llegar a causar durante años en un hogar. El uso de una bombilla LED de bajo consumo puede llegar a suponer una media de más de 11 euros de ahorro y aunque parezca una cifra insignificante, se puede convertir en un granito de arena para las economías domésticas de muchas familias.

El consumo de la luz se mide en kilovatios (kW) por hora. Las bombillas tradicionales suelen necesitar una potencia de unos 60W, mientras que las bombillas LED usan una media de entre 7W y 10W, lo que se traduce en una reducción considerable del gasto de electricidad. Es decir, el consumo por hora de kW afectará de forma muy positiva en la factura del final de mes cambiando las bombillas tradicionales o incandescentes. Esos aproximados 11 euros comentados al principio, multiplicados por una media de 20 bombillas que pueda haber en una casa, se transforman en más de 220 euros.

Puede no parecer mucho en el tiempo, sin embargo, el mantenimiento y la reposición de las bombillas LED es también más económico que las bombillas tradicionales. Quiere decir que si una bombilla normal tiene una vida útil de aproximadamente dos años, las bombillas LED puede durar hasta nueve. Si en esos nueve años se tuvieran que cambiar cada dos las bombillas de toda la casa (es decir, unas cuatro veces el reponer todas las bombillas), los 220 euros se convierten en 880 euros. Una cantidad más que considerable teniendo en cuenta que además, el recibo de la luz sube ya de por sí cada vez más, como se ha comprobado por los usuarios en los últimos meses.

Diferencias entre una bombilla LED y una normal

El principal motivo de que un punto de luz LED sea más eficiente es su fabricación y composición. Las bombillas tradicionales están compuestas por un filamento metálico de wolframio o tungsteno, a través del cual pasa la energía. Será recordado por muchos por ser frágil y romperse con facilidad, eso a lo que se le llamaba “estar fundida la bombilla”. De toda la energía que recibía este tipo de dispositivo, la mayor parte se convertía en calor y una mínima parte, en luz. Las bombillas de led están fabricadas con diodos capaces de emitir luz, por tanto, transforman alrededor de un 80% de energía en luz. El desaprovechamiento de esa electricidad es considerablemente menor y de ahí, que suponga un gran ahorro.

España, uno de los países que más ahorraría

Según la Agencia Europea de Estadísticas (Eurostat), la media de ahorro de la Unión Europea sustituyendo las bombillas tradicionales de 60W por los 10W del LED se encontraría en los 10,21 euros. El ahorro medio en España solo se superaría por Dinamarca (15,25 euros), Alemania (15,24 euros), Bélgica (14 euros) e Irlanda (11,53 euros). Esto confirma que España se encuentra aún a la cola en cuanto a eficiencia energética se refiere, tanto a nivel doméstico como a nivel nacional. Los datos de Eurostat proceden de un estudio reciente de 2018 basándose en los precios medios de las compañías eléctricas de la primera mitad del año 2017.

Hay que tener también en cuenta que España es uno de los países europeos con uno de los precios más elevados en los kilovatios (kW) por hora, con una tarifa aproximada de 0,2296, mientras que la media europea se sitúa en los 0,2041 euros. Tan solo los cuatros países citados anteriormente (Dinamarca, Alemania, Bélgica e Irlanda) tienen precios más altos, llegando hasta los 0,3049 céntimos en el kW por hora.

El ahorro de las bombillas LED no es solo económico

Las ventajas de las bombillas LED no residen solo en el aspecto económico, también contribuyen al cuidado del medio ambiente y de la salud, ya que no contienen elementos tan tóxicos. Y lo más importante, no aportan la misma cantidad de emisiones de C02 a la atmósfera al producir menos calor.

Tampoco dañan los ojos tanto como el resto de luces artificiales tradicionales. Las bombillas LED no irradian rayos ultravioleta tan potentes, que son las que más afectan a las primeras capas del ojo. Es decir, que no penetran con tanta agresividad, haciendo un daño menor. También emiten una luz más uniforme, algo que es ventajoso para la vista en zonas con luz artificial.

Las recomendaciones de todos los fabricantes y agencias involucradas a la hora de renovar las bombillas del hogar es hacerlo por bombillas LED, ya que su precio actual no es ya tan elevado como hace unos años, antes de empezar a instaurarse su uso de forma tan normalizada. Además, tras los datos anteriores, la compra de este tipo de bombillas es amortizable.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.