Inicio Actualidad Un estudio acaba de revelar que un algoritmo puede predecir un delito

Un estudio acaba de revelar que un algoritmo puede predecir un delito

0
Compartir

La inseguridad es unos de los mayores problemas que se viven hoy en día. Por ello, Han creado el algoritmo COMPAS, que es utilizado para intentar predecir si alguien va a cometer un delito.

Es utilizado en los juzgados de EEUU para saber si un acusado en un tribunal podría volver a cometer un delito, y los jueces lo usan como motivo para subir fianzas o incluso ordenar prisión. Y el problema es que se acaba de descubrir que este algoritmo es igual de seguro que la opinión de cualquiera.

Calcula la probabilidad de que un acusado vuelva a ser detenido

Este descubrimiento viene de dos investigadores, Julia Dressel y Hany Farid, donde han manifestado que este algoritmo no sería más certero que la opinión de cualquier persona con poca experiencia en justicia criminal. Un buen ejemplo de que todavía no tenemos las herramientas para predecir si alguien va a cometer un delito.

Se trata de un algoritmo hecho por Equivant que revisa el historial delictivo de un acusado, junto a otros 137 factores. En la teoría, este algoritmo usa esta información para calcular la probabilidad de que un acusado vuelva a ser detenido en los próximos dos años.

Los jueces de Estados Unidos utilizan esta información para tomar decisiones sobre un acusado. Puede ser un motivo por el que se aumente la fianza, o incluso se imponga una pena de prisión. Si el algoritmo cree que hay un alto riesgo de que alguien vuelva a delinquir, los jueces pueden establecer penas más largas.

COMPAS no ha sido más eficaz que los humanos

Y como el algoritmo se mantiene en secreto, los abogados defensores tienen poco margen para discutir los resultados que ofrece COMPAS. A esto se le unen acusaciones de que podría estar condicionado por la raza del acusado.

A pesar de estas acusaciones, ni los juzgados ni muchos estados han cuestionado las puntuaciones que obtienen del sistema. Para demostrarlo, Farid y Dressel contrataron a 462 personas aleatorias, y les pidieron que leyeran unas líneas sobre una persona.

A partir de esos datos, y sin tener experiencia en justicia criminal, debían predecir si cometerían un crimen en el futuro. Algo que consiguieron con más eficacia que COMPAS: los resultados fueron un 2% más preciso que los del algoritmo.

Un algoritmo simple

Además, ambos investigadores también crearon un algoritmo simple y lineal que sólo tenía en cuenta la edad del acusado y su historial criminal. Incluso con algo tan básico consiguieron ser más certeros que los resultados que arrojó COMPAS en su momento.

Estados como Wisconsin o Colorado han permitido que un algoritmo tome papel a la hora de mandar a prisión. Y lo peor sería que nadie en el sistema de justicia estadounidense sabe siquiera como funciona.

Lo único que parece cierto es que es demasiado pronto para crear esta clase de algoritmos. Los intentos actuales se quedan demasiado lejos, no son mejores que nosotros a la hora de predecir crímenes.

Síguenos en Facebook y Twitter para conocer más noticias

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here