Galileo, ahora con acento chulapo

0

Este artículo tiene poco que ver con el genio toscano, al que se le atribuye la famosísima frase «Eppur si muove», con lo que pretendía decir que el planeta Tierra gira alrededor del sol, lo cual le costó un buen número de quebraderos de cabeza con la inquisición.

Cuando hablamos de Galileo, nos estamos refiriendo al sistema de posicionamiento global europeo, que pretende hacer la competencia al GPS norteamericano.

Te puede interesar: El ingeniero español que diseñó la señal del sistema Galileo nominado a Inventor Europeo del año El GPS, es un sistema que ya inclusive utilizamos, con profusión, en nuestros teléfonos móviles, aunque desde ANDRO4ALL, nos explican en un artículo, los cinco motivos para no usar el GPS del móvil.

Los orígenes de Galileo se sitúan en el 2003, y su objetivo es y ha sido, no tener una dependencia total del sistema GPS, un sistema de origen militar y en manos norteamericanas.

Ahora, Madrid está de enhorabuena, porque la salida del Reino Unido de la Unión Europea, va a permitir que uno de los centros del Sistema Galileo, se mude a las cercanías de la capital de España.

Sistema de Posicionamiento Global netamente europeo

Con Galileo, la Unión Europea pretendía conjugar el peligro, cierto, de que debido a cualquier tipo de conflicto bélico, los norteamericanos decidan, para evitar que su señal de GPS sea «hackeada», cifrar esas comunicaciones.

En ese caso, Europa se quedaría a ciegas, una hipótesis qué de ser cierta, se convertiría en una pesadilla para los miles de sectores, que necesitan para su funcionamiento, un sistema de GPS o equivalente.

Actualmente, el sistema Galileo, consta de 15 satélites, aunque cuando la infraestructura esté plenamente desplegada, tendrá 30 satélites operativos. Eso sucederá en el 2020, aunque ya desde hace dos años, se puede acceder a algunos servicios, que de manera limitada presta el Sistema Galileo.

Hace dos años, nuestros compañeros de Voltaico, ya publicaron un artículo, en el cual nos advertían de la puesta en funcionamiento de Galileo.

Posicionamiento global: ya lo utilizamos desde hace años

Aunque bien es cierto, que llevamos años utilizando el sistema GPS norteamericano, los servicios de posicionamiento global, están más presentes en nuestra vida diaria de lo que podríamos pensar.

Los sistemas de posicionamiento evolucionan para mejor, tal como nos informan en ANDRO4ALL, en un artículo donde nos informan de que los nuevos chips GPS que veremos en el 2018, evitarán para siempre que te pases un desvío.

Cuando en el navegador de nuestros vehículos seleccionamos un destino o cuando estamos perdidos y activamos Google Maps, para encontrar una dirección, estamos utilizando la señal del sistema GPS. Inclusive, existen aplicaciones para sacar todo el partido al GPS de nuestros teléfonos, móviles, como las tres app de Android para navegar con GPS, que nos presentan nuestros compañeros de Voltaico.

A pesar de lo útil que resultan los dos servicios que hemos citado, son pocos los que tienen conocimiento de cuales son los principios científicos, que nos permiten encontrar una dirección o seguir una ruta prefijada.

¿Cómo funciona un Sistema de Posicionamiento Global?

Las tecnologías que permiten sistemas como Galileo o el GPS, son muchas: desde la industria aeroespacial, que pone en órbita los satélites, los mismos satélites, algorítmica, relojes de precisión extrema y hasta algunas teorías de Albert Einstein.

Teniendo un terminal de Galileo en nuestras manos, y teniendo dicho aparato en «alcance» de un satélite, el gadget lo que va a intentar es medir, con la mayor precisión posible, la distancia entre el satélite y el receptor.

Debido a los miles de terminales de Galileo que pueden existir, la comunicación es siempre desde el satélite a los receptores. Cada poco tiempo, el satélite emite una señal en la que informa de su identidad, su posición y la hora que marca su reloj, y que es recibida por los terminales que estén en alcance.

Al mismo tiempo, el receptor del Galileo, emite también una secuencia de ceros y unos. El terminal va a medir el tiempo que existe entre la emisión de su cadena de unos y ceros y la secuencia binaria que le llega del satélite.

A partir de ahí, se multiplica el retardo por la velocidad de la luz, y ahí se establece la distancia que media, entre la posición del satélite Galileo que tenemos en alcance y nosotros.

Un proceso no tan sencillo

La primera dificultad que hay que superar, es la sincronización de los relojes que se utilizan, para el cálculo de la distancia entre terminal de Galileo y el satélite.

A pesar de que los patrones que se utilizan en estos momentos, son el de relojes atómicos, que se retrasan solo 10 nanosegundos al año, hay que tener en cuenta que los satélites, se mueven a una velocidad muy elevada, de cuatro kilómetros por segundo, y que se encuentran en una órbita a 20.000 kilómetros de la Tierra.

A partir de ahí, hay que utilizar la Teoría de la Relatividad de Einstein, para poder calcular el verdadero retardo, con el cual llega la señal a la Tierra, al que hay que sumar cuestiones no menores. Dichas cuestiones, tienen que ver con que, cualquier señal se refracta en la parte alta de la atmósfera o que la velocidad de la señal sufre retardo, cuanta más atmósfera tiene que sobrepasar.

Y a partir de ahí entra en funcionamiento la algorítmica

Después de los complejos cálculos, que hemos indicado en el apartado anterior, a partir de ese momento, y para trasladar todos esos cálculos a la realidad, es necesario auxiliarse de la ciencia de los algoritmos.

El algoritmo que se va a utilizar es el de la trilateración, que permite que conocida la distancia a tres puntos (la de nuestro receptor Galileo a tres satélites a dicho sistema), calcular la posición propia.

Para ese cálculo, se busca la intersección entre tres esferas, logrando una mayor precisión, a medida que tenemos más satélites en alcance de nuestro gadget de Galileo. Y hasta aquí, solo para saber nuestra posición en la esfera terrestre. Con dicha posición, y con un plano del terreno en el cual nos encontramos, podemos saber nuestra posición exacta, de una manera mucho más precisa y clara, de como la lograríamos con otros métodos.

La sede madrileña, al detalle

La sede madrileña del Sistema Galileo, va a estar ubicada en San Martín de la Vega, y en esta localidad de la Comunidad de Madrid, lo que se va a ubicar, es el Centro de Vigilancia de Seguridad de Galileo (CVSG).

La misión del CVSG, es la detección de cualquier amenaza para el normal desarrollo de Galileo, uno de los proyectos de telecomunicaciones más ambiciosos, que ha tenido la Unión Europea, en todos sus años de existencia.

Entre las funciones del centro de San Martín de la Vega, se encuentran las de seguridad y análisis de riesgos para el Sistema Galileo. Al mismo tiempo, el CVSG también tiene como funciones, proteger y gestionar información de servicios públicos. Por último, desde la sede española del Galileo, también se proporciona claves criptográficas, para diversas agencias europeas y gubernamentales.

En última instancia, y en caso de una grave crisis internacional, incluido un conflicto bélico, el CVSG tiene como misión evaluar la situación y tomar las decisiones necesarias, para la salvaguarda del Sistema Galileo.

Terminales de doble uso

Además de que Galileo se encuentra en manos civiles, y no como GPS, de origen militar aunque luego se ha adaptado parcialmente para el uso civil, la Unión Europea ha querido que se pueda utilizar ambos sistemas.

Se ha evitado, por tanto, que el uso de un sistema impida el uso del otro. Los terminales de GPS podrán utilizar, bien es cierto con ciertas modificaciones, la señal del Sistema Galileo, de manera que no se solapen.

¿Apasionado del geocaching? ¿Pensando en desarrollar sistema de navegación por satélite? Aprende todo lo que quisiste saber en los miles de artículos de Voltaico y del resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: Wikipedia / El País / ABC

Imagen: Sébastien Bertrand / Max Pixel / markheseltine / Michael Sheenan / Adam Baker / CDC Global / Zubro / SpaceX / simpleinsomnia / Jacek Halicki / João Trindade / Program Executive Office Soldier / HombreDHojalata / OFFUTT AIR FORCE BASE / Vasile Cotovanu

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.