Hacienda, a la caza de las criptomonedas

0

Como rezaba aquel anuncio de la Agencia Tributaria de hace más de una década, «Hacienda somos todos». Seguramente por ello, el Ministerio de Hacienda, anda detrás de las criptomonedas, para meterlas en el redil de los que tributan.

El control de esas criptomonedas, cuyo exponente más popular es el Bitcoin, deviene en obligación después de saber que dichas monedas virtuales, por no dejar rastro, son profusamente utilizadas para actividades ilícitas, desde tráfico de armas al de drogas.

Te puede interesar: Telegram tendrá su propia criptomoneda Inclusive, en esta «fiebre» de las criptomonedas, la multinacional Eastman Kodak, acaba de sacar su propia criptomoneda, KodakCoin, con la cual se puede retribuir a los fotógrafos por sus fotografías.

Buenas intenciones, pero de momento no se pasa de ahí

Este control de las criptomonedas que se utilizan en territorio español, aparece como uno de los objetivos del Plan de Control Tributario y Aduanero 2018, que acaba de aparecer publicado en el Boletín Oficial del Estado.

A pesar de esas loables intenciones, los expertos advierten, que, al menos en el corto y en medio plazo, todos los intentos van a ser infructuosos, debido a la tecnología que sustenta las criptomonedas, que no es otra que diversos tipos de la «cadena de bloques».

¿Qué busca Hacienda con el control de las criptomonedas?

Uno de los objetivos del departamento que rige Cristóbal Montoro, no es otro que, controlar el patrimonio, de aquellos que están lográndolo a través de la compra – venta de este tipo de moneda virtual.

Para lograr este primer objetivo, a algún alma cándida del Ministerio de Hacienda, se le ha ocurrido recurrir a que los ciudadanos colaboren voluntariamente con la Agencia Tributaria, comunicando las operaciones que hayan realizado con criptomoneda.

Otro de los objetivos, que indirectamente también serviría para controlar a los ciudadanos que operan con moneda virtual, es controlar a los bancos y entidades financieras que realizan las operaciones. Se calcula que el 80 % de la operativa con criptomoneda se realiza a través de brókeres, y por lo general, sus clientes utilizan transferencias bancarias, principalmente en euros y dólares, para enviar a esos intermediarios el dinero para invertir en moneda virtual.

Para este último objetivo, sería necesario la colaboración de los bancos, que deberían informar a Hacienda de esas transferencias, entre los clientes y sus brókeres.

El Bitcoin, el más fácil de fiscalizar

En el caso de esta moneda virtual, la más popular y la que mayor cotización ha conseguido hasta ahora, la tecnología que subyace, la «cadena de bloques», permite la trazabilidad de las operaciones.

Ese «rastro» que deja el Bitcoin, es posible porque por cada nodo de la cadena que pasa la transacción, se guarda la información de la misma.

Pero «no es oro todo lo que reluce», esto es, la información que se guarda en cada nodo, es la que el usuario de la transacción desea que se guarde. Por ello, inclusive con la «cadena de bloques», es posible el engaño. Sobre la «cadena de bloques», nuestros compañeros de Voltaico, han escrito un artículo, en el cual ponen negro sobre blanco, lo que realmente significa esa tecnología del «blockchain».

Las mafias abandonan el Bitcoin

Es una tendencia con la cual cada vez se encuentran más, los departamentos, de bancos y de Hacienda, que persiguen el blanqueo de dinero.

Precisamente, por la popularidad que ya tiene el Bitcoin, las mafias de todo tipo que operaban con él, se están pasando a otras monedas virtuales, más opacas y alejadas del foco, tanto mediático como fiscalizador.

Los negocios ilegales, ahora apuestan por criptomonedas como Monero y Zcash, con una opacidad más robusta, que la moneda que inventase, en el 2009, Satoshi Nakamoto.

Monero, el dinero a buen recaudo

Esta criptomoneda nació, precisamente, a raíz de los intentos de los gobiernos de controlar el Bitcoin. Su mayor seguridad, la hace una «perita en dulce» para cualquiera que quiera no dejar rastro de su operativa con monedas virtuales.

La diferencia principal, es un nuevo concepto de «cadena de bloques», en la cual los datos se dan de alta de forma diferente al Bitcoin, por lo que la trazabilidad de las operaciones es, hoy por hoy, casi imposible.

Ello ha sido terreno abonado para que la delincuencia mundial, especialmente la delincuencia económica, haya visto en esta moneda virtual, su particular El Dorado, por lo menos por ahora, aunque ya se sabe que «hecha la ley hecha la trampa». Para la gestión de criptomonedas, desde iPadizate, nos recomiendan las 5 mejores aplicaciones para gestionar criptomoneda desde un iPhone.

Inclusive el ingreso en el circuito financiero, de manera anónima

Antes del nacimiento de criptomonedas como el Bitcoin, Etherum o el anteriormente citado Monero, era fácil detectar el blanqueo de dinero, de los grandes carteles de la venta de armas, drogas y trata de blancas.

Cuando ese dinero «sucio» ingresaba en el circuito financiero estándar, era posible atajar la entrada y a partir de ahí, investigar el origen ilícito de esos capitales.

Sin embargo, una vez más internet, nos sorprende, en este caso en lo que se ha venido en denominar «darknet», o «internet oscura». Existen sitios web como Helix o ShapeShift, donde cualquier cartel criminal puede «blanquear» sus monedas virtuales, transformándolos en Bitcoin plenamente legales y «limpios». Eso bitcoines son «limpios», porque no hay ningún registro de cómo se consiguieron.

Monero coge a las fuerzas del orden con el pie cambiado

Los «malos» abandonan el Bitcoin, y se pasan a esta nueva moneda virtual, mucho más opaca. Y eso ahora, que las fuerzas del orden españolas, empezaban a tener software de monitorización de las transacciones que se realizan con Bitcoin.

Entre esas aplicaciones, se encuentran las de Chainanalysis, que ya son capaces de encontrar acumulaciones sospechosas de monedas virtuales, producto de actividades ilícitas, y que es capaz de avisar a los bancos para evitar su posterior «blanqueo».

Europol tras el rastro de otras monedas virtuales

Hace tres meses, y en una comunicación interna, Europol «levantó la liebre» de como monedas virtuales, que no son Bitcoin, y citaba explícitamente Monero, Etherum o Zcash, comienzan a ser utilizadas para actividades delictivas.

Uno de esos usos criminales, tiene que ver con los rescates en el caso de los «ramsonware», esto es, infecciones con virus informáticos de computadoras, por lo que se pide un rescate, bien para abandonar el control del equipo informático o bien para no borrar los datos que aloja.

El pasado 18 de diciembre, unos ciberdelincuentes tomaron el control de miles de sitios en WordPress, y para su liberación exigían un rescate en Monero, pagadero en un lugar de la «darknet».

Monero en plena revalorización

Monero (XMR) es una criptomoneda de código abierto, que se creó en abril del 2014, con el fin de ser más opaca de lo que era el Bitcoin y otras criptomonedas populares, por lo que está siendo la preferida, para todo tipo de negocios turbios.

En los últimos dos meses del 2017, Monero cuadriplicó su valor, llegando a una cotización de 349 dólares norteamericanos por unidad. Se trata de una de las monedas virtuales que más se ha apreciado.

De hecho, nuestros compañeros de ANDRO4ALL, nos enseñan en este artículo, como con un smartphone bajo Android y la aplicación Minegate, somos capaces de «minar» Monero, por ejemplo, para lograr hacer algo de dinero. En ese mismo periodo, Bitcoin, a pesar de tener en estos momentos una cotización de casi 9.000 euros, solo se ha revalorizado la mitad. Por ello, conviene estar muy atento a la evolución de esta criptomoneda.

¿Deseando invertir en criptomoneda? ¿Quieres crear tu propia moneda virtual? Aprende sobre esta nueva dimensión de las finanzas en los cientos de artículos que puedes encontrar en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: Wikipedia / La Vanguardia / El Economista

Imagen: Rodelar / Stefan Powell / Microsiervos / Partido Popular Comunitat Valenciana / Investment Zen / William Warby / MB298 / Bitcoin News / Strelka Institute for Media, Architecture and Design / geralt / r. nial bradshaw / Neq00 / Kate Asburn / Good Egg

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.