China, la más adelantada en tecnología láser

0

China, la fábrica del mundo, tiene como proyecto a medio plazo, convertirse también en una potencia tecnológica, tal como referíamos en el artículo China: El Gran Salto Adelante, tecnológico esta vez.

Ahora, la «guerra», se ha trasladado a los láseres, una competición en la cual se encuentran inmersos muchos países, como puedan ser, además de China, República Checa o Rumanía, después de que Estados Unidos haya renunciado a participar en esa carrera.

Te puede interesar: Los antiguos disquetes controlan las armas nucleares de USA

Estación de luz extrema

Así es el nombre, Station of Extreme Light, en inglés, como se llama el megaproyecto científico, que se está desarrollando en la ciudad costera de Shanghái.

El objetivo más cercano es poder desarrollar, aunque solo sea por un instante, la misma energía que la suma de todas las centrales eléctricas del planeta, operando estas a máxima potencia.

Las temperaturas que podrá desarrollar, la Estación de luz extrema, nunca se han podido lograr en nuestro planeta, ya hayan sido provocadas de modo natural o artificial, lo cual va a suponer un hito. La tecnología que subyace en este proyecto, no es otra que la de láser de pulsos, una tecnología que hasta ahora, no ha sido muy desarrollada.

Una tecnología láser, mucho más de «andar por casa», nos la vamos a encontrar en el iPhone 8, que utilizará tecnología láser 3D y Realidad virtual, para el reconocimiento facial.

100 millones de vatios

Ese es el primer objetivo, que se ha planteado el equipo científico que está desarrollando la Estación de Luz Extrema; poder desarrollar un rayo de luz de 100 petavatios.

Para hacernos una idea aproximada, de lo que supone esa generación eléctrica, sería como multiplicar por diez mil la energía que pueden generar todas las centrales eléctricas del planeta.

Otra equivalencia, que nos puede hacer entender la enorme magnitud de la energía liberada, es que equivale a la energía de diez billones de soles como el de nuestro Sistema Solar.

Próximo objetivo: 2023

Este proyecto tecnológico, ha aparecido ilustrando las páginas de la prestigiosa revista Science, donde también podemos leer que esta tecnología, en cuanto pueda mantenerse en el tiempo, es un potencial peligro para nuestro planeta.

Por ahora, el daño que podría provocar es nimio, debido a que el pico de potencia, no se puede mantener más allá de una billonésima parte de un segundo.

La cifra es tan infinitesimal, que difícilmente la podemos trasladar a este artículo, porque nos quedaríamos sin ceros en la pantalla para reflejarla. De aquí a cinco años, el equipo científico del proyecto Estación de Luz Extrema, quiere lograr mantener mucho más tiempo un pulso de energía, de la potencia que hemos citado anteriormente.

El resultado, será una enorme descarga de calor y de presión, por lo que los próximos experimentos de láser, tendrán que ser realizados bajo tierra, en cuevas que al menos tienen que tener una profundidad de 20 metros.

Romper el «vacío del espacio»

El término, puede resultar excesivamente abstruso, pero dicho de manera más coloquial, significa separar electrones y positrones. De cualquier manera, y para lograr una mayor compresión, vamos a definir electrón y positrón.

Un electrón es una partícula subatómica con carga eléctrica negativa, mientras que un positrón es la antipartícula del electrón, y que tiene carga eléctrica positiva.

En caso de poder utilizar un haz de luz – eso, entre otras cosas, es un láser -, que pudiese separar electrones y positrones, se podría demostrar que materia y energía son intercambiables.

Demostrarlo, por otra parte, sería validar las teorías que lanzó, en su Teoría de la Relatividad General, el Premio Nobel de Física Albert Einstein.

Competición por generar 100 petavatios

Es la competición, en la cual se encuentran enzarzados un buen número de países, como, además de China, Rumanía o Chequia.

Todos estos países, tienen sus propios proyectos, muy similares a la Estación de Luz Extrema, y buscan «llevarse el gato al agua», y tener el prurito de ser la primera nación que desarrolla un láser de semejante potencia.

Estados Unidos, Meca de la tecnología, ha abandonado el proyecto, sin que nadie sepa a ciencia cierta por qué, aunque mantiene otros, como el del reloj atómico más preciso del mundo. Dicho reloj atómico, el más preciso del mundo y ubicado en al Universidad de Colorado, logra esa precisión, a partir de una cuadrícula de láseres.

Tecnología de doble uso

Por regla general, y nadie puede afirmar lo contrario con la Estación de Luz Extrema, lo que en un primer momento ha surgido como un experimento civil, pronto puede adquirir la faz de una tecnología de uso militar.

Estados Unidos, es quizás, el país que más ha investigado para hacer un uso militar de la tecnología láser, tanto para derribar aviones enemigos como para atacar posiciones fijas.

De cualquier modo, la experimentación para el uso bélico del láser, está todavía en mantillas, por lo que está muy lejos las aplicaciones militares de la tecnología láser, como hemos podido ver en las «estrellas de la muerte», de la saga de la Guerra de las Galaxias.

Sin embargo, si podría aplicarse, con uso militar, el hallazgo de un investigador de la Universidad de Yale, que ha podido centuplicar la agresividad, por el momento solo de cobayas, con un pulso láser directo a sus cerebros.

El primer láser militar de Estados Unidos

La primera prueba de un láser para uso militar, por parte de las fuerzas armadas estadounidenses, se produjo el pasado diciembre. La nueva arma se ha utilizado, por ahora, para derribar drones.

En las guerras del siglo XXI, los drones son la nueva arma a batir, no tanto porque puedan transportar armas de gran potencia, que también, sino porque son los «ojos» de cualquier ejército.

En la prueba de nuevo arma, se ha podido derribar drones en pleno vuelo, además a un coste más económico que otras armas antidron, como los misiles, cada uno de los cuales cuesta la «módica» cantidad de 38.000 dólares.

Athena

Así es como el fabricante Lockheed Martin, ha bautizado al primer láser de uso bélico que fabrica. El sistema es capaz de desarrollar una potencia de 30 kilovatios, y se basa en un sistema anterior y más rudimentario.

La generación del rayo láser, se debe a un generador fabricado por la Rolls-Royce y este último modelo duplica la velocidad en el derribo de drones.

En las pruebas que se han realizado, se ha podido derribar cinco drones en cuestión de segundos, algo que hace pocos meses era solo una utopía.

Ventaja frente a los sistemas convencionales

El láser militar de la Lockheed Martin, ha sido capaz de derribar drones con una envergadura de 3,3 metros, esto es, la distancia entre el extremo más alejado de las alas, lo que se asemeja bastante a las características de un dron militar.

Además, ese láser militar aporta ventajas con respecto a sistemas antiaéreos más convencionales, como pueda ser munición de artillería o misiles.

Una de esas ventajas, es que un láser es capaz de tener una mayor precisión, con lo cual se puede actuar, de un modo quirúrgico, contra sus sistemas de propulsión o de armas.

¿Apasionado de la tecnología? ¿Quieres desarrollar láseres? Aprende sobre estos y otros interesantes temas en Voltaico o en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: El Mundo / GIZMODO

Imagen: Travelbusy / Kevin Doncaster / Astro Pics / Nuclear Regulatory Commitee / Science / NASA Goddard Space Flight Center / Lily / Karl Baron / Caballero2105 / Wikipedia / Cobatfor / USAG – Humphreys

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.