Microsoft sigue sin estar convencida del parche lanzado por Intel

0

Tal y como muchos de vosotros ya sabréis, una de las noticias más importantes del pasado año fue la relacionada con los problemas de seguridad encontrados en una gran parte de procesadores Intel. No solo el campo de los ordenadores se vio afectado, sino una comunidad de dispositivos realmente amplia. Aunque a día de hoy se sigue trabajando en ello, parece que desde Microsoft no están del todo contentos.

En cuanto se supo del problema, tanto Intel como Microsoft, de forma paralela pero sin organizarse tan bien como los usuarios habríamos esperado, lanzaron una serie de actualizaciones con el objetivo de solventar el problema. En ocasiones parecía que todo quedaba en nada, pero en la mayoría de los casos teníamos que asumir una pérdida de rendimiento de nuestro procesador.

Los errores se siguen sucediendo

La última noticia conocida en torno a esta cuestión es que Microsoft ha lanzado una actualización de Windows que, con el número de serie KB4078130, busca solucionar los problemas que conllevaba el parche para la variante 2 de Spectre (CVE 2017-5715), uno de los causantes del error que os comentábamos anteriormente. Se trata pues de una solución que busca acabar con los problemas ofrecidos por el parcheo de Intel, que hasta ahora parece no haber resultado muy efectivo.

De entre una gran cantidad de vulnerabilidades, este nuevo parcheo se centra en resolver principalmente los reinicios inesperados producidos por el parche instalado recientemente. De este modo, se protege de nuevo la integridad del sistema en este campo y se evita el hecho de que algunos de los datos guardados o manipulados durante el reinicio puedan quedar corruptos.

Desgraciadamente para la amplia comunidad de usuarios que cuenta con un dispositivo Windows que implemente en sus entrañas un procesador Intel afectado, los problemas se siguen sucediendo y parece que a día de hoy no se ha llegado aún a una solución óptima. La penalización en rendimiento de los procesadores para tratar de solventar los problemas de seguridad es una cuenta aún pendiente para ambas empresas.

Por el momento parece que Microsoft está satisfecha con el reciente parche lanzado, pero las cosas no se han hecho del todo bien. Las últimas actualizaciones han llegado para solucionar problemas de las anteriores. Todo ello ha sido lanzado más para corregir a toda prisa que para hacer las cosas bien, sin riesgo a que la experiencia de usuario con Windows se haya visto afectada. A pesar de ello, la actualización es más que recomendada, principalmente por motivos de seguridad.

Imágenes: Serinfor, CoinSpeaker

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.