S.O.S., esta vez a la española

0

Dice un refrán español, «más vale prevenir que curar», y ello se puede aplicar también a la seguridad marítima. Para ello, una empresa española, Kafloat, acaba de presentar el primer sistema de autosalvamento marítimo.

El sistema, basado en unos principios que nos pueden parecer muy básicos, permite a todo tipo de embarcaciones, inclusive barcos de un cierto tonelaje, poder hacer frente a vías de agua, que de otra manera echarían a pique el pecio.

Te puede interesar: Drones, no pilotas porque no quieres

Unos principios muy sencillos

Kafloat, para explicarlo de una manera sencilla, consiste en varias bolsas de aire, con un funcionamiento similar a los airbags, que en cuanto se detecta una vía de agua se activan de manera automática.

De este modo, el navío vuelve a tener sustentación suficiente, esto es, se mantiene a flote, de manera que el buque tiene un tiempo extra, para solicitar auxilio, evacuar a los tripulantes y el pasaje.

Ese precioso tiempo, también puede servir, dependiendo de las circunstancias de la singladura, para remolcar al barco al puesto más cercano. A pesar de que el principio del sistema es de sencillez extrema – es algo así como lanzar un salvavidas que flota a alguien que se está ahogando -, hasta ahora nadie había pensado en un mecanismo similar, salvo la empresa española homónima.

Kafloat ya está instalado y funciona

Cuando hablamos de Kafloat, no estamos hablando solo de una idea, más o menos teórica, sino de una tecnología que ya ha sido fabricada y se encuentra instalada ya en varios buques, la mayoría de la marina mercante y pesqueros.

Además, la Guardia Civil del Mar, se ha interesado por esta novedosa tecnología, después de haber asistido a simulacros de naufragio controladas, a las cuales ha sido invitada por la propia Kafloat.

La idea, en principio, es implantar el sistema Kafloat, en varia de las patrulleras del instituto armado, para posteriormente, si el método demuestra su viabilidad en situaciones reales, extender al resto de los patrulleros.

Un método que se pedía a gritos

Europa, y en concreto la Comisión Europea y su Parlamento, están especialmente sensibilizados con los siniestros marítimos, sobre todo con aquellos en los cuales el resultado son víctimas mortales.

En la retina de todos los europeos, todavía está presente, el naufragio del ferri Estonia, en el año 1994, y que se saldó con 823 víctimas mortales, en un accidente en el mar báltico, donde el navío tardó minutos en hundirse en las frías aguas de ese piélago, producto de fuerte temporal.

Otro incidente, que por méritos propios subió al podio del horror, fue en naufragio de ferri británico Pride of Gales; en este caso el buque de transporte de pasajeros encalló frente a la costa francesa, cuando transportaba a 323 personas. Afortunadamente, ningún pasajero sufrió ningún percance grave, y el navío pudo ser estabilizado para realizar las reparaciones pertinentes, con lo que el pecio pudo retomar el rumbo hacia su puerto de destino.

El cambio climático y los siniestros marítimos

Aunque a alguien le pueda parecer un argumento «cogido por lo pelos», el cambio climático, ya en un futuro próximo, va a provocar que aumente el número de incidentes marítimos.

El cambio climático, se va a cobrar su parte en un aumento de todo tipo de catástrofes ambientales, como es el caso de huracanes, ciclogénesis explosivas, mareas devastadoras o fuertes corrientes marinas.

Uno de los más recientes huracanes, en América, ha sido el huracán Harvey, que dejó devastadas amplias zonas de Estados Unidos, y dónde, nos lo explican nuestros compañeros de iPadizate, Siri, el asistente virtual de Apple, logró que un helicóptero de rescates salvase a toda una familia en Texas. Además, llegado al siglo XXI, las perdidas ya solo no se contabilizan en el naufragio del buque, la pérdida de la carga o el número de fallecidos.

Existen otras consideraciones, como son los costes ambientales, que, por ejemplo, puede provocar el vertido de fuel del accidente de un buque cisterna.

Desastres ambientales de infausto recuerdo

Los desastres ambientales marítimos, son como los accidentes de aviación, son pocos, pero cuando hay alguno, se arma «la de Dios es Cristo» y los efectos de la catástrofe se prolongan por décadas.

Quizás la catástrofe marítima ambiental con mayúsculas, sufrida en España, sea la del petrolero Prestige, que devastó toda la costa gallega, llegando sus efectos inclusive a las aguas que bañan Francia.

Una gestión de la crisis producto de aficionados, ya que no se les puede calificar de profesionales, y un intento de «escurrir el bulto», provocó una crisis ambiental, que diez y seis años después, todavía sufren los gallegos. La miopía de las autoridades marítimas, que enviaron al petrolero a aguas abiertas, con tantas vías de agua que su hundimiento era cuestión de horas, provocó el mayúsculo desastre ambiental.

Si el barco hubiese sido remolcado a puerto, o a alguna rada que abundan en la costa gallega, la catástrofe ambiental hubiese sido mucho menor, circunscrita solo a ese puerto, y nos hubiésemos ahorrado el erial en el que se ha convertido el mar que baña la costa gallega.

Panamá evalúa el sistema

Puede parecer banal que un país como Panamá, vea con buenos ojos el sistema, pero en realidad eso es una buena noticia, por lo menos para Kafloat.

Panamá es uno de los países del mundo que más buques tiene bajo su bandera, aunque muchas veces no deje de ser una bandera de conveniencia.

Además, cuenta en su territorio nacional con el canal de Panamá, una de las vías marítimas que más trasiego de buques soporta, solo superado por el canal de Suez.

Por ello, es importante, que el gobierno panameño se haya interesado por esta tecnología, con la vista puesta en implementarla en los pecios que navegan bajo su bandera.

También búsqueda de náufragos

En este caso, también se trata de una empresa española, Escribano Mechanical Engineering, que ha desarrollado una tecnología, en concreto un sistema informático, que permite estandarizar la búsqueda de náufragos.

Por el momento, la tecnología está en fase de pruebas, y para esta fase de ensayos, es Salvamento Marítimo la que opera con él, con la vista puesta, si el método les convence, de instalarlo en sus helicópteros de su flota aérea de rescate.

Cuatro pares de ojos ven más

Con esta nueva herramienta tecnológica, los rescatadores de los helicópteros, van a poder mejorar su capacidad de detección de personas en el agua, mejorando mucho la detección, sobre todo, cuando las condiciones meteorológicas impidan la visibilidad.

De hecho, inclusive el nuevo sistema, supera en capacidad de detección a los radares de apertura sintética (SAR), ya que no son operativos cuando lo único que sobresale del agua es la cabeza del náufrago.

Evidentemente, huelga decir, qué en condiciones climatológicas adversas, de poca visibilidad, que el rescatador escudriñe con su vista el mar buscando presencia humana, sirve para bien poco.

Sensores y más sensores

En esencia, el sistema es una virguería tecnológica, repleto de todo tipo de sensores, que en colaboración con cámaras térmicas, son capaces de rastrear, en poco tiempo, amplias extensiones de agua.

La detección de personas en el agua, la realiza el sistema valorando las variaciones de temperatura en el agua, que puedan indicar la presencia humana entre las olas, inclusive en condiciones de marejada y fuerte marejada.

Estas capacidades de detección, se complementan con un sistema de alerta a la base cuando se han encontrado náufragos. El sistema, dotado también con GPS, manda al centro de mando la posición exacta del posible náufrago.

Tecnología de doble uso

Esta tecnología de Escribano Mechanical Engineering, en un primer momento no fue diseñado para un uso civil, sino para un uso militar, dado que la compañía factura principalmente al sector de la defensa.

El proyecto, que se gestó en el 2015, tenía como misión la detección de misiles fueraborda y torpedos, siendo el cliente el Ministerio de Defensa de nuestro país.

El uso de tecnología dedicada a las guerras, cada día tiene más detractores, como es el caso de Elon Musk, que ha advertido que la III Guerra Mundial la provocarán, de modo autónomo, sistemas de inteligencia artificial. De hecho, desde hace pocos años, ya tenemos completamente operativos navíos como el Seagull y el Sea Hunter, barcos no tripulados armados, capaces de disparar por sí mismos.

Fue en un contacto casual con personal de Salvamento Marítimo, cuando se evaluó la posibilidad de utilizar el sistema de detección de torpedos de Escribano Mechanical Engineering, para el rescate en el mar.

Como y a hemos indicado, en estos momentos la tecnología está en fase de pruebas por Salvamento, pero todo indica que en caso de que las pruebas lleguen a buen puerto, Salvamento Marítimo adopte esa tecnología. Hasta ahora, los rescatadores tenían poco más que su vista, para poder encontrar a personas en el agua, cosa del todo punto de vista imposible, cuando las condiciones meteorológicas no acompañan.

Detección de largo alcance

Las especificaciones del sistema de Escribano Mechanical Engineering son de vértigo. El sistema informatizado de detección, es capaz de localizar personas en el agua, desde 300 metros de distancia.

Al mismo tiempo, la aeronave, normalmente un helicóptero, podrá detectar un hombre en el agua desde una altura de 450 metros, lo que viene a ser 1.500 pies de altura, una distancia a todas luces considerable.

Otra de las ventajas de esta tecnología, es que, al ser térmica, se puede utilizar las 24 horas del día, ya sea de día o de noche, algo vital en los naufragios, ya que las primeras horas son vitales para encontrar con vida a las víctimas. Quizás estos nuevos sistemas de salvamento, podrían ser utilizados en el Triángulo de las Bermudas, después de que varios científicos, hayan lanzado hipótesis sobre las causas de los naufragios masivos en esas aguas.

¿Profesional de rescate marítimo? ¿Quieres dedicarte a desarrollar sistemas de salvamento? Aprende todo sobre estos apasionantes temas en los artículos que podrás encontrar en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: Diario 16 / ABC

Imagen: Enrique Pernas / Tim Johnson / Michael Elleray / Wikipedia / Cobatfor / flightlog / NASA / Marine Photobank / Global Voices / Fae / Lyn Gateley / Samuel S / Coast Guard News / U.S. Naval Forces Central Commando / Expert Infantry / Official U.S. Navy Page /

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.