Inicio Actualidad La tecnología será clave en el futuro de nuestra salud

La tecnología será clave en el futuro de nuestra salud

0
Compartir

Hace unas semanas os hablábamos en Voltaico de la creciente relación entre tecnología y salud. Pues esta tendencia no deja de manifestarse. Así lo podíamos comprobar la pasada semana en La Razón. El diario hacía referencia a un reciente estudio de PWC Money Tree sobre la inversión en esta rama.

El citado estudio coloca a la salud como el segundo sector tecnológico que más inversiones ha recibido durante 2017. Superada únicamente por Internet con 6.000 millones de euros; se sitúa en la segunda posición tras haberse dedicado a ella recursos por valor de hasta 4.000 millones. Cifra que la coloca por delante incluso de la telefonía móvil y las telecomunicaciones.

Muchos millones, infinitos datos

Seguramente muchos imaginarán estas cifras traducidas en potentes máquinas de diagnósticos y tratamiento de enfermedades. Y esto es solo cierto en parte. Porque realmente el mayor gasto está destinado a ofrecer un tratamiento de la información cada vez más potente, fiable y veraz.

En un mundo tan globalizado en todos los sectores, la medicina lo está tanto o más. Y en base a ello, busca aprovechar las diversas fuentes de información que posee del mejor modo posible. Tal es su magnitud que, a tenor de International Data Corporation, el volumen de información generado por la salud en 2014 fue de 153 exabytes; previéndose que se multiplique por 15 para el 2020 con una estimación de 2.314 exabytes.

La importancia de estos datos en el tratamiento y diagnóstico es esencial. El poner en común síntomas, enfermedades y dolencias de personas alrededor de todo el planeta ayuda a precisar en la detección de patologías de todo tipo. Para que esta ayuda sea eficaz, es necesario seguir una serie de pasos.

El primero, asegurarnos de que el tratamiento de toda esta información sea correcto. El almacenamiento debe ser lo suficientemente flexible como para permitir una rápida búsqueda y la localización. Pero, a su vez, tendrán que ponerse las medidas de seguridad necesarias para tan sensibles datos estén protegidos de hackeos y filtraciones.

En las etapas posteriores, se trata de compartir esa información con centros de todo el mundo. Un buen uso de la misma facilitará muy diversas tareas. Desde las más sencillas, como el control de la salud del paciente, hasta otras tales como estudiar qué medicamentos son los más usados o más necesarios y trabajar en mejoras de su eficiencia o su coste.

Fases posteriores de este proceso incorporan al propio paciente. La proliferación de wearables y apps de control y monitorización de salud van a suponer un gran paso adelante. Tanto que, si ahora la secuencia habitual es ir al médico, hacerse pruebas y obtener un diagnóstico, más pronto que tarde se irá reduciendo la incidencia del primer eslabón de esa cadena. Para las enfermedades menos agresivas pero más frecuentes, será cada vez más normal recibir un diagnóstico sin acudir al centro de salud.

Cada vez más apps relacionadas con la salud

En base a lo anterior, cada vez son más y mejores las aplicaciones disponibles en el campo de la salud. Desde las más sencillas, como Cita sanitaria Madrid para pedir consulta y hora con nuestro médico, hasta otras como iCare Monitor de la salud o Samsung Health, de las más descargadas y mejor valoradas en la Play Store.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here