Inicio Actualidad Propuestas para un sector turístico del siglo XXI

Propuestas para un sector turístico del siglo XXI

0
Compartir

Quizás el sector turístico ha sido de los primeros en adoptar el nuevo modelo digital, de manera que el sector se ha visto beneficiado.

Los que principalmente han visto, las ventajas de la economía digital aplicada al sector turístico, han sido los mayoristas de viajes, que de ese modo han podido eliminar intermediarios en su negocio.

Te puede interesar: La tecnología se «calza» el salacot y la sahariana Ya son pocos los viajeros, que acuden a agencia de viajes, al menos a las tradicionales, para contratar un viaje; ahora, tanto para mayoristas como viajeros, resulta más rentable utilizar sitios web, donde se puede contratar casi de todo relacionado con los viajes.

Entre esas contrataciones en línea, nos encontramos con la posibilidad de hacer efectivos los viajes en avión, la contratación del hospedaje, e inclusive poder contratar vehículo, para los días en los cuales estemos de viaje, lo que nos permitirá movernos por el destino turístico elegido.

Unas cifras que dan vértigo

Los viajes son una de las principales actividades de ocio en el siglo XXI. Se trata de un sector que mueve a millones de viajeros todos los años, casi 1.300 millones durante el pasado año 2017.

El sector turístico genera el 10 % de la riqueza mundial, y en esta industria trabajan miles de personas alrededor de todo el mundo.

En el caso de España, el turismo es una de las actividades económicas que más factura, y que más aporta al PIB nacional.

Pero la inversión también es necesaria, como la que ha llevado a cabo Egipto, que como nos informan en Atlas Cultural, ha realizado muchas mejoras, para que la Esfinge y la Pirámide de Micerinos, ofrezcan una mejor disposición para los turistas.

Un sector nada ajeno a la tecnología

Y no solo a las tecnologías que permiten la rápida contratación de viajes, por medio de portales en internet, asunto del que ya hemos hablado en los párrafos anteriores.

La tecnología, también se está utilizando en la industria turística, para otro tipo de acciones que hacen más rentable el negocio, y de paso más fácil que un viajero, aunque sea ocasional, pueda contratar su viaje.

Estamos hablando de sistemas de reconocimiento biométrico, que se pueden utilizar en procesos tan engorrosos como la facturación; si la línea aérea tiene datos biométricos del viajero, es innecesaria la existencia de tarjeta de embarque. Otro de los grandes logros de la industria turística, es haber adoptado el pago telemático, de manera que se puede realizar el pago en el mismo momento de contratación del viaje.

En vez de engorrosos procesos de transferencias bancarias, los turistas pueden utilizar la tarjeta de crédito, para pagar todos los conceptos que tienen que ver con el viaje.

Realidad Virtual y Realidad Aumentada para el sector turístico

Tecnologías como la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada, están siendo ya utilizadas por el sector turístico, como tarjeta de presentación de lo que este puede ofertar.

Ahora, ya es posible tener una idea aproximada de lo que nos vamos a encontrar, en el destino turístico que hemos contratado, o el que queremos contratar.

Con unas simples gafas de Realidad Virtual, es posible enseñar en un universo en tres dimensiones, lo que se va a encontrar el viajero al llegar a destino. De cualquiera de los modos, el sector turístico se encuentra inmerso en una revolución tecnológica, inevitable a medida que las nuevas generaciones – nativas digitales, no lo olvidemos – se van incorporando al consumo de productos turísticos.

Andalucía y la cápsula inmersiva

En la última feria de Fitur, la Consejería de Turismo de Andalucía, ha presentado lo que ha llamado «la cápsula inmersiva», que permite la visualización de vídeos grabados con tecnología de 360 grados.

En la cápsula, se muestra a los posibles viajeros a Andalucía, la experiencia que tendrán, cuando paseen por los monumentos más destacados, que se pueden encontrar en esa comunidad autónoma.

Esa misma tecnología, se está utilizando, en otras comunidades autónomas, para mostrar destacados reclamos turísticos, como podría ser el Camino de Santiago, o una singladura en barca por el rio Duero.

Aplicaciones orientadas a dispositivos móviles

Hoy por hoy, en nuestro país, y en el resto de los países europeos de nuestro entorno, los dispositivos móviles, y entre ellos el smartphone, son la principal puerta de entrada, tanto para la búsqueda de productos turísticos como para su contratación.

De entras muchas aplicaciones, y centrándonos en el Sistema Operativo Android, nuestros compañeros de ANDRO4ALL, nos presentan las apps imprescindibles para irse de viaje.

Eso hace, que surjan, «como champiñones», todo tipo de aplicaciones, para hacer más fácil, que desde un smartphone se busque información sobre viajes, y sobre todo, se produzca la contratación en línea de algún paquete turístico. La explicación es evidente: los milenials, un grupo de edad que es especialmente proclive a los viajes y tiene claro que vivimos en un mundo globalizado, vive aferrado a su smartphone, como si fuesen las Tablas de Ley.

Si se quiere llevar las ofertas turísticas a ese importante sector de la sociedad, lo más fácil es hablarle en un lenguaje que entienda, siendo este lenguaje, el digital.

En lo que tiene que ver con la planificación de viajes, gracias a nuestros compañeros de Voltaico, ahora sabemos que Google Trips ya se puede utilizar en español.

Inversiones milmillonarias en tecnología

Desarrollar una industria turística digital, hace necesario una fuerte inversión en tecnología, inversiones que se cifran en millones de dólares; y no solo eso.

El sector, tiene que desarrollar las sinergias necesarias, como para poder invertir en I + D + i, la única manera de «no perder ripio» sobre los últimos desarrollos tecnológicos.

Las previsiones de inversión en I + D + i, se cifran en el 2025, en 150.000 millones de euros, bien es cierto que a nivel global. Una vez más, a España esta exuberancia tecnológica, en el sector turístico, le coge con el pie cambiado, ya que el sector invierte en tecnología un 9,1 % menos que en el 2009, mientras que en el conjunto de Europa, la inversión ha escalado un 27 %.

Redes sociales, vitales para vender turismo

Como no podía ser de otra manera, las redes sociales también se han enseñoreado de la industria del turismo; estar fuera de esas redes es equivalente a estar fuera del sector.

Hoy es indispensable, para cualquier actor de la industria turística – desde la agencia de viajes más pequeña a la más grande mayorista de viajes –, tener presencia en la mayor cantidad de redes sociales posibles.

Desde luego, estar en Facebook y en Twitter, es indispensable; en el resto – Instagram, YouTube – también es aconsejable.

Un «pastel» enorme

La industria turística, desde hacer varias décadas, es algo que va a más. Se está generalizando, como una actividad de ocio más, realizar cualquier tipo de viaje.

Por ello, el tamaño de la «tarta» no hace sino crecer, por lo que hacerse con una porción de ese postre tan goloso, es la aspiración de cualquier país.

En el pasado año 2017, los cálculos muestran qué en todo el mundo, viajaron 4.000 millones de personas, y para el 2050, esa cifra, se prevé que se multiplique por cuatro.

El cliente, como centro del negocio

Y dentro de todo este entramado empresarial, el cliente sigue siendo el centro de todo, bien es cierto, que ahora ese consumidor tiene otras características.

Al calor de las redes sociales. y otros artefactos tecnológicos, el cliente ha dejado de ser un ente pasivo, empoderándose, de manera que ahora, y por la difusión que pueden tener sus opiniones, se ha convertido en alguien al que hay que tener en todo momento contento.

De hecho, han aparecido empresas como Hotelspeaker, que han creado su negocio en la contestación de comentarios, que los huéspedes hacen en los perfiles de las redes sociales, de sus hoteles clientes. Se trata de un negocio tan boyante, qué habiendo nacido en Francia, acaba de abrir una sucursal en Barcelona, donde se contestan comentarios hasta en catalán.

De este modo, Hotelspeaker, se encarga de uno de los pilares de la economía digital orientada al sector turístico: las opiniones de los clientes.

Dentro de esta nueva tendencia, de centrarse en el viajero / cliente, se puede entender, tal como nos explican nuestros compañeros de Voltaico, que la red social Telegram, haya creado unos útiles bots de viajes.

Tecnología para no morir de éxito

Paradójicamente, estos buenos resultados del sector turístico, encierra en sí la propia esencia de su destrucción: ciertas ciudades sufren una masificación galopante y los alquileres turísticos suben el precio del alquiler en general.

Al mismo tiempo, con destinos turísticos masificados, llegará un momento en los cuales los mismos turistas, aborrecerán esos destinos, entre otras cosas, para no tener que «pelearse» con hordas de turistas.

Un caso concreto lo encontramos en Ámsterdam, en donde existe una aplicación móvil, que orienta a los turistas, a aquellas atracciones turísticas, museos o monumentos, que están menos congestionados.

El valor de la prescripción

La prescripción, esto es, las opiniones que da los viajeros hacen, tanto de los destinos turísticos como de los productos (avión, hotel, operadores turísticos), se ha convertido en la piedra angular del sector, en el siglo XXI.

Y ello, fundamentalmente, por la hiper conectividad en la que vivimos inmersos, desde hace aproximadamente una década, y que cada año que pasa va a más.

De hecho, muchas veces, los viajeros prefieren – preferimos – la opinión de los viajeros, que la que puedan encontrar en prensa especializada.

El sector hotelero aboga por la sostenibilidad

Esa es la opinión, al menos de los CEO de NH Hoteles y de Meliá, Ramón Aragonés y Gabriel Escarrer, que piensan que la saturación que se vive, en ciertos destinos turísticos, no es sino «tirar piedras contra propio tejado».

De la misma manera, también desde el sector hotelero, se pide una mayor regulación, evitando los desmanes que se están produciendo con los alquileres de pisos turísticos, y con las plataformas que los alquilan, muchas veces de manera ilegal, como es el caso de Airbnb.

Esta saturación, no tiene que ser incompatible con la apertura de más plazas hoteleras, ya que estas siempre van a estar reguladas, lejos del descontrol turístico que provoca una oferta de miles de pisos ilegales. Unos alquileres «en negro», que no hacen sino convertir ciertas ciudades españolas, como es el caso de Barcelona, en absolutamente impracticables para más turismo.

¿Trabajas en el sector del turismo y ves la tecnificación como imparable? ¿A punto de iniciar un negocio turístico?

Aprende sobre la tecnología aplicada al sector turístico, en los cientos de artículos que puedes encontrar en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: El Periódico / ABC

Imagen: Larry Lamsa / Chongkian / Clemens Vasters / Blondinrikard Fröberg / frankieleon / sndrv / Isaac Wedin / Pedro / NuCastiel / osseus / darioug / UCL Mathematical & Physical Sciences / Jason Howie / Victoria Watkins-Jones / Birhimgam Recycled / Sergey Vladomidirov / thomas payne / travelarz / Oh-Berlin / Steven Damron

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here