Inicio Actualidad 5G, un nuevo mundo de sorpresas insospechadas

5G, un nuevo mundo de sorpresas insospechadas

0
Compartir

La quinta generación de tecnologías de telefonía móvil está en capilla. Desgraciadamente en España, su despliegue ha sido retrasado «sine die», debido a que todavía es necesario rentabilizar las infraestructuras de 4G.

Pero en otras latitudes, más desarrolladas, el 5G va a ser una realidad ya en el 2020, esto es, a dos años vista.

Te puede interesar: Por qué Segovia y Talavera son las primeras con 5G Una de las principales virtudes del 5G, es que con ella casi desaparece la latencia, ese retraso entre orden y ejecución que todavía se produce en el 4G.

Para una mayor comprensión de lo que significa 5G, os remitimos a un artículo que escribieron nuestros compañeros de ANDRO4ALL, y que lleva por título ¿Qué es el 5G y cómo funciona?

La tecnología 5G va a permitir capacidades que hace poco tiempo, eran solo una utopía, a saber: velocidades de descarga mínimas de 20 gigabits de bajada y 10 de subida, y el menor tiempo de latencia.

Algunos lo califican de la cuarta revolución industrial

En un reciente encuentro, bautizado como Iniciativa 5G Barcelona, la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, no ha tenido empacho en calificar a la tecnología móvil 5G, como la cuarta revolución industrial, debido al insospechado mundo que nos proporcionará el predecesor del 4G.

La implantación de esta tecnología de datos móviles, será más progresiva y espaciada de lo que ha sido el 4G, debido sobre todo, y como ya hemos indicado en la introducción de este artículo, a que todavía hay que rentabilizar la inversión que se hizo en 4G.

De hecho, a finales del pasado diciembre, se aprobó, en la ciudad de Lisboa, y en una reunión de la 3GPP, el primer estándar para la implantación del 5G.

Lo fundamental: disminuye, y mucho, la latencia

A pesar de que muchos consideran, que la principal ventaja de la nueva tecnología, es que aumenta la velocidad de recepción y emisión de datos, la verdadera «piedra de toque» del 5G es que casi elimina la latencia.

Para los no versados en telecomunicaciones, debemos de explicar, que la latencia es el tiempo que media entre emitir una orden y recibir la respuesta.

Por poner un ejemplo, la latencia es el tiempo que media entre que abrimos el navegador de internet en nuestro smartphone y se carga la página que queremos visualizar. La latencia es una característica de la red de datos. Evidentemente, en el paso del 3G al 4G, también se produjo una mejora en la latencia, que permitió, por ejemplo, poder realizar videoconferencias con nuestros smartphones, sin tanto corte en la señal.

Como ya advertíamos en el título, la reducción de la latencia a pocos milisegundos, hace que se abra un horizonte insospechado: desde la posibilidad de realizar cirugías en remoto, hasta poder controlar toda una flota de autobuses, con muy pocos operadores humanos.

IoT, de los más beneficiados

Quizás el campo más beneficiado por la utilización de las tecnologías 5G va a ser el Internet de las Cosas, algo que va a permitir que todo esté conectado con todo.

La transmisión de datos a alta velocidad, va a permitir que se abra un universo desconocido de equipamientos y servicios, como alumbrado que se inicia a una orden de la estación meteorológica, sin necesidad de intervención humana.

También será posible controlar cadenas de producción completamente robotizadas, que en la mayor parte de su operativa, podrán ser dirigidas a distancia a cientos o miles de kilómetros.

El único pero que se puede poner, por el momento, a la tecnología 5G, es que todavía no hay muchas aplicaciones reales, ya que la mayor parte de los trabajos, sobre esta tecnología de transmisión de datos, son de tipo teórico y experimental.

Ciudades piloto

Se trata de un paso más en la implantación de la tecnología 5G, y que permite salir de contextos eminentemente teóricos, como son los laboratorios de investigación, ligados a universidades y empresas.

En el caso de España, dos van a ser las ciudades donde se va a desplegar tecnología 5G, y son las urbes de Segovia y Talavera, donde Telefónica va a instalar infraestructura.

Elegir ciudades pequeñas, en un primer momento, tiene su lógica: el coste es muy alto porque, por ahora, 5G significa tener que instalar muchos puntos de difusión. Por ello, se está eligiendo pequeñas ciudades en donde probar el 5G, donde los costes pueden ser más controlados que en una gran urbe, como pudiese ser, en España, Madrid o Barcelona.

Mientras que en España andamos todavía con ciudades piloto, San Marino se ha convertido en el primer país del mundo en implantar la red 5G, tal como nos informan nuestros compañeros de Voltaico.

Las zonas rurales, las menos beneficiadas

Como ya hemos dicho, la implantación de la tecnología de datos móviles, 5G, requiere de una gran infraestructura, que tiene un alto coste.

En la lógica de cualquier empresa privada, la inversión solo se justifica, si se espera que pueda haber un retorno de esa inversión, por lo que se puede augurar qué en los entornos rurales, tendrán que seguir coexistiendo con tecnologías 3 y 4 G.

¿Y la derivada social?

Calificar a una tecnología, como la protagonista de una nueva revolución industrial, tiene unas connotaciones que superan a las meramente tecnológicas, y se internan en otros «jardines», de tipo socioeconómico.

La Historia Económica, nos advierte que las revoluciones industriales, siempre ligadas a la utilización de nuevos métodos de producción y tecnológicos, provoca que una buena parte de los trabajadores, se queden sin empleo.

De cualquier modo, y como muchas tecnologías, el 5G tiene doble filo, ya que también se puede utilizar este nuevo estándar de transmisión de datos móviles, de una manera inclusiva, de modo que la mayor parte de la población, se pueda beneficiar de la misma.

Samsung y Qualcomm apuestan fuerte por el 5G

Dos de las grandes tecnológicas a nivel mundial, como son Samsung y Qualcomm, está apostando fuerte por la tecnología 5G, lo que les ha llevado a reeditar su alianza.

El método elegido ha sido la cesión de patentes, con lo que refuerzan un acuerdo que lleva vigente desde el 2009, aunque en aquella época la colaboración entre ambas compañías, era para el desarrollo de redes 3 y 4G.

El nuevo acuerdo, también le ha servido a Qualcomm para quitarse la pesada losa, que suponía haber sido acusada formalmente por Samsung, de llevar a cabo prácticas monopolísticas, en materia de semiconductores y telecomunicaciones. La apuesta sin ambages, de estas dos multinacionales por el 5G, se demuestra en la reciente «puesta de largo» de su procesador Exynos 5, totalmente orientado a la nueva tecnología de transmisión de datos.

Por otro lado, la empresa norteamericana también ha presentado su nueva gama de procesadores, la familia X50, también orientada prioritariamente a teléfonos móviles para redes de 5G.

De hecho, y citando a Qualcomm, nuestros compañeros de ANDRO4ALL, nos informan que los primeros teléfonos con 5G serán una realidad en 2019.

¿Enfebrecido por la tecnología 5G? ¿Eres uno de los afortunados que vive en las «ciudades piloto 5G» de Telefónica?

Aprende todo lo que siempre quisiste saber sobre 5G, en los cientos de artículos que puedes encontrar en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: Wikipedia / LA VANGUARDIA / Xataka móvil

Imagen: Kārlis Dambrāns / Jyrki Huusko / Appaloosa / Satoru Fujiwara / grassrootsgroundswell / LG전자 / Marino Carlo / Edgardo W. Olivera / Lise Vanasee / Evan Bench

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here