Coches ECO: esta vez de hidrógeno

0

Un día nos despertamos, y descubrimos que en nuestro país, la venta de turismos, la lideran los coches híbridos, vehículos que al tradicional motor de explosión, añaden un motor eléctrico.

Ese tipo de automóviles, son capaces de rodar con un motor eléctrico, hasta aproximadamente los 60 kilómetros por hora, auxiliándose de un motor de explosión tradicional, para lograr mayores velocidades.

Te puede interesar: Los fabricantes no se rinden con la pila de combustible de hidrógeno Pero ahora, y aunque todavía no ha llegado casi a las cadenas de producción, los vehículos impulsados con una «pila» de hidrógeno, se van abriendo paso.

Es este tipo de automóvil, el que puede reivindicar verdaderamente, tener emisiones cero, ya que lo único que emiten a la atmósfera es agua en forma de vapor.

Los fabricantes asiáticos lideran el mercado

Toyota, la automotriz japonesa, lidera el mercado, ya que desde el año 2002, lleva investigando en vehículos impulsados por «pila» de combustible.

Todos estos esfuerzos, han cristalizado en el Mirai, que Toyota presentó en el Salón del Automóvil de Los Ángeles en el año 2014, y como los híbridos a bajas velocidades, obtiene su energía de un motor eléctrico.

Toyota, también ha incursionado en el transpote público, con un autobús impulsado por hidrógeno que ya es una realidad, tal como nos informan nuestros compañeros de Xombit. A mayor velocidad, el motor eléctrico se combina con la «pila» de hidrógeno, de manera que se obtenga energía suficiente para dotar de velocidad a este sedán, que cuenta con un motor de 155 caballos de vapor.

Mazda y Hyundai, a la zaga

Si nos remontamos a la «prehistoria» de los motores de «pila» de combustible para vehículos, encontramos que fue la también japonesa Honda, la que fabricó el primer modelo, bautizado como el FX Clarity, en el año 2008.

En esta carrera, también quiso tomar posiciones la nipona Mazda, que en su modelo RX8, incorporaba una propulsión híbrida de «pila» de oxígeno y motor de gasolina.

Por diversos problemas, este modelo de Mazda no llegó nunca a la cadena de producción, pero resultó un aprendizaje esencial sobre lo que debe de ser un motor de «pila» de hidrógeno. Pero quizás la apuesta más ambiciosa, sea la de la surcoreana Hyundai, que se ha propuesto, para el 2025, tener en el mercado al menos 18 modelos impulsados por hidrógeno, y en concreto por la tecnología de «pila» de hidrógeno.

Ya en el 2013, la empresa que fundase Chung Ju-yung, comercializó el modelo ix35 Fuel Cell, y ahora se apresta a la comercialización del Hyundai Nexo, un vehículo dotado con una tecnología de «pila» de combustible de segunda generación.

A pesar de toda esta tendencia que apunta a un futuro con vehículos con «pila» de hidrógeno, lo cierto es que la competición está todavía en los motores eléctricos; tal como nos informan nuestros compañeros de Voltaico, Ferrari fabricará un súper deportivo eléctrico, para desafiar a Tesla.

Pila de combustible, ¿cómo funciona?

Una de las principales ventajas, de los motores que funcionan con «pila» de combustible, es que recargar un tanque de hidrógeno, es más rápido que recargar las baterías eléctricas de los vehículos «enchufables».

Para explicarlo de una manera sencilla, estos vehículos, se propulsan por una mezcla de oxígeno y el hidrógeno de la «pila» de combustible, y el único residuo que se produce es vapor de agua, inocuo para el medioambiente.

De una manera esquemática, la propulsión de estos vehículos se produce de la siguiente manera:

  • El hidrógeno almacenado en los depósitos «alimenta» la pila de combustible.
  • Se inyecta oxígeno a las celdas de la «pila» de combustible.
  • La reacción de la mezcla de oxígeno e hidrógeno produce energía eléctrica y vapor de agua.
  • La energía eléctrica se transmite a la batería, que a su vez «alimenta» el motor.
  • El agua se expulsa a la atmósfera en forma de vapor de agua-.

Repostar hidrógeno, algo muy fácil

Como ya hemos indicado, uno de los combustibles que necesitan los vehículos de «pila» de hidrógeno, para impulsarse, es el ya citado gas incoloro e inodoro.

La recarga de los tanques de hidrógeno, es un proceso similar al que realizamos al repostar combustible en los vehículos de motor de explosión, esto es, se realiza con una manguera de un artefacto parecido, al que encontramos en las gasolineras.

Por otro lado, la autonomía de un vehículo de «pila» de hidrógeno, es similar a sus pares de motor de explosión, aunque la evolución de las «pilas» de hidrógeno, ha hecho que la autonomía aumente.

Si en la primera generación de «pila» de hidrógeno llegaba a los 430 kilómetros, la «pila» que actualmente se incorporan a los nuevos vehículos, es en el caso del Nexo, llega a los 600 kilómetros.

Estaciones de repostaje de hidrógeno, «rara avis»

Este es quizás el principal freno, que impide que la tecnología de «pila» de hidrógeno, se convierta en una opción viable para el transporte en vehículo privado.

Y esta escasez de estaciones de repostaje de hidrógeno, es especialmente grave en el caso de nuestro país, en el cual, solamente existen seis, aunque hay planes de ampliar este tipo de infraestructuras.

En España, podemos encontrar centros de repostaje de hidrógeno para vehículos con «pila» en Albacete, Huesca, Zaragoza, Ciudad Real y Sevilla, y hay proyectados nuevos centros de repostaje, en Cataluña y en Aragón.

De cualquier manera, para el 2020, hay planes que por lo menos, existan 20 centros de repostaje de hidrógeno en la geografía española, aunque es posible que se desarrolle más infraestructura, dependiendo del aumento de la demanda.

Comprar un vehículo con «pila» de oxígeno no es tan fácil

No son muchos los fabricantes, que se arriesgan a comercializar vehículos de «pila» de oxígeno, ya que en estos momentos, el modelo dominante, es el del vehículo híbrido de motor eléctrico y de explosión, este último con motor de gasolina.

Honda comenzó a comercializar, en el 2016, el modelo Clarity Fuel Cell, segunda generación de ese tipo de vehículos. La venta comenzó por Japón y Estados Unidos, siendo meramente anecdótica en Europa.

De hecho, nuestros compañeros de Voltaico, ya nos informaron extensamente, de como Honda traía a Europa su Clarity Fuel, para promover el hidrógeno.

Hyundai Nexo, lo último

Se trata de la última apuesta de la multinacional automotriz surcoreana, un SUV, que equipa un propulsor de 120 kW, esto es, es capaz de desarrollar una potencia de 136 CV. Su batería es de 40 kW y la «pila» de combustible es de 95 kW.

Por otro lado, este nuevo modelo revalida una vez más, la certeza que un motor eco, no tiene porque restar propiedades al vehículo: en este caso, alcanza los 100 kilómetros por hora, en solo 9,5 segundos.

Y Toyota no se queda atrás

La empresa que fundase Kiichiro Toyoda, no se queda atrás en lo que a innovación se refiere, ya que lleva desde el año 2002, investigando sobre motores de «pila» de combustible, aplicables a la industria del automóvil.

Sin embargo, no ha sido hasta la aparición del Mirai, que significa futuro en japonés, cuando ha comercializado el primer modelo, de lo que está llamado a ser el coche del futuro.

Un vehículo, que ya se vende en países europeos de nuestro entorno, como es el caso de Alemania, Dinamarca, Bélgica o el Reino Unido. Y detrás de estas firmas asiáticas, también vienen gigantes de la automoción, que no quieren quedarse atrás en lo que a innovación se refiere. BMW, Mercedes o Volkswagen, por citar solo algunos, están a punto de lanzar sus propuestas

En el caso del Volkswagen, hace ya cuatro años, tal como nos informan nuestros compañeros de Freno Motor, dio el paso a la «pila» de hidrógeno con el Golf y el Passat HyMotion.

BMW con «pila» de hidrógeno en el horizonte del 2025

Que esta automotriz oriunda de Múnich, está apostando fuerte por los vehículos híbridos es más que evidente, como se puede ver en su gama i, con sus recientes i3 e i8.

Pero lo que se sabe menos, es que en sus laboratorios, se están desarrollando motores, bajo el paradigma de la «pila» de oxígeno, unos motores que serían ideales para los vehículos más grandes y pesados de la marca, como la gama X.

Entre los motores de «pila» de oxígeno, nos encontramos con, en la apuesta más clara de los alemanes, motores con una carga de hasta 800 voltios, que podrían ser cargados en solo unos minutos.

¿Te gustan los motores de «pila» de hidrógeno? ¿Pensando comprarte un vehículo de este tipo? Aprende todo lo que siempre quisiste saber de esta tecnología automovilística, en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: motorpasión / Wikipedia / urbantecno

Imagen: Michael Sheenan / Wendy Piersall / Daniel / Chris Sampson / Tracey Adams / Zero Emission Resource Organisation / Office of Naval Research / ideowi / haymarketrebel / Mike Babcock / M93 / Maurizio Pesce / Kārlis Dambrāns

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.