Hackean un servidor de Tesla para minar criptomonedas

0

Dos de los grandes temas que a día de hoy nos envuelven a todos parece que se han encontrado. Tesla y las criptomonedas protagonizan hoy un nuevo capítulo poco esperado para muchos de nosotros. La compañía, que cuenta con una amplia lista de potentes servidores trabajando para ellos, ha sido víctima de un potente hackeo con el objetivo de minar dichas criptomonedas.

Tal y como muchos de vosotros sabréis, la minería de criptomonedas toma como requisito que en aquel dispositivo en el que se desea minar, las especificaciones hardware tienen que ser muy buenas. Es por eso que un gran servidor como los de Tesla, en el que encontramos una potencia muy elevada para procesar todos los datos que encontramos en la empresa, es uno de los principales objetivos.

Tesla hackeada para minar criptomonedas

Así lo ha publicado RedLock, una firma de seguridad especializada en la nube que ha detectado que uno de los servidores más importantes de Tesla alojado en AWS (Amazon Web Services), ha sido víctima de un hackeo. El objetivo de dicho hackeo, tal y como hemos comentado anteriormente, ha residido en aprovechar la capacidad computacional del servidor para la minería de criptomonedas.

Esta brecha de seguridad, ya descubierta hace un par de semanas por la propia firma de seguridad, puso el grito en el cielo para todas aquellas empresas que mantuvieran servidores en AWS y otros distribuidores. Todas ellas podían ser víctimas de un ataque después de que se filtraran las credenciales de acceso. Dichas credenciales no tenían dueño conocido, por lo menos hasta el día de hoy que sabemos que es Tesla.

Es realmente sorprendente como los propios hackeadores atacaron el servidor de Tesla con el único objetivo de aprovechar al completo su capacidad de cálculo y no para robar datos importantes de la compañía, pues tal y como se ha apuntado en el estudio, Tesla contaba con información importante no encriptada en dicho servidor.

Por ahora parece que la firma, junto con Amazon, han blindado el servidor y los hackeadores, por ahora de origen desconocido, ya no tienen el control del mismo. De todos modos desde RedLock apuntan a que este tipo de prácticas, sobre todo de cara a servidores de gran potencia como el de Tesla, seguirán al alza hasta que importantes cambios a nivel de seguridad sean aplicados.

Se trata de una tarea que hay que tener muy presente, pues a día de hoy son muchas las empresas (más del 70%) las que usan servidores en la nube de gran capacidad. Dichas empresas, en la mayoría de los casos, no cuentan con un sistema de seguridad lo suficientemente seguro para este tipo de ataques.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.