Una patente de Microsoft mejora el “notch” de Apple

0

Cada día que pasa nuevos descubrimientos, patentes y lanzamientos se registran. Aunque la mayoría de ellos pasan desapercibidos debido a la rapidez con la que evoluciona el mercado, siempre hay algún detalle que nos llama más la atención. Hoy venimos a comentar una de las recientes patentes registradas de la mano de Microsoft muy relacionada con una de las partes más populares del iPhone X.

Tal y como muchos de vosotros ya sabréis, el iPhone X cuenta con una pequeña hendidura en la parte superior para albergar, tanto los sensores para el correcto funcionamiento del terminal, como todo lo relacionado con el apartado fotográfico y auditivo. Debido a su atrevido diseño, esa es la única parte del frontal que parece “comer” la pantalla.

Microsoft recoge y mejora la idea de Apple

Uno de los principales retos actualmente es dar cabida a esa cantidad de sensores en la parte frontal del dispositivo sin quitar terreno a la pantalla. Aunque por el momento parece que no hay alternativa y que siempre deberemos tener un marco o “notch“, Microsoft ha patentado un nuevo diseño en el que esta hendidura sería realmente reducida si la comparamos con la del iPhone.

Aunque a nivel visual la patente no cuenta con un diseño o dibujo representativo, si que deja realmente claro que vería su tamaño reducido gracias a combinación de un sólo sensor la cámara frontal y la cámara infrarroja. Con ello es posible implementar el reconocimiento facial y parte de los sensores de luminosidad y cercanía sin tener que ocupar tanto espacio en el frontal del dispositivo.

Para ello se haría uso de un sistema de filtros que, aplicado en la misma cámara, haría que ambas ópticas de las que os hablamos, la de fotografía normal y la de infrarrojos, coexistan en una misma lente con sensores de luz visible en vez de dos sensores (actualmente es como se encuentran). Esto conllevaría por lo tanto un ahorro de espacio que haría que aumentase el tamaño de la pantalla y se reduciese la hendidura.

Aunque por ahora solo estamos hablando de una patente que no se ha logrado implementar en un dispositivo final, es sin duda un concepto realmente interesante. A pesar de ello, queda aún el reto de tratar de reducir al mínimo toda la distribución de sensores para tratar de dar, de una vez por todas, una sensación de pantalla infinita cuando miremos nuestro frontal del teléfono.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.