Las escasas ventas del iPhone X tampoco gustan a Samsung

0

Aunque recientemente las cosas les han ido realmente bien a Apple en lo que a ganancias se refiere, después del lanzamiento de sus últimos iPhone y en especial del iPhone X los números recogidos no han sido los esperados. Esto ha provocado que la firma reajuste sus expectativas, algo que tampoco a gustado a sus proveedores.

Por extraño que parezca, Samsung y Apple son socios en parte de sus negocios. La primera de ellas proporciona paneles OLED a la segunda, y la restructuración de los niveles de venta de Apple afecta de lleno a Samsung, cuyas previsiones se basaban en gran medida a las expectativas iniciales de la misma.

Caída en la producción de pantallas

Samsung es actualmente una de las empresas que mejor maneja la fabricación e implementación de pantallas OLED del mercado. De hecho, la empresa es la única capaz de fabricar, a día de hoy y teniendo en cuenta la supuesta demanda de Apple, los paneles del iPhone X, haciendo que la firma solo pueda recurrir a un proveedor.

Es por ese mismo motivo que Samsung también se ve implicada en las escasas ventas del iPhone X, convirtiendo todo en una paradoja. Mientras que la empresa debería estar contenta por los recortes de previsión de ventas de su principal competidor, a la vez muestra su descontento por la poca demanda de paneles que la misma le propone.

A todo ello, Samsung ya ha confirmado de forma oficial que la dependencia de Apple no va a perjudicar ni sus cuentas ni sus previsiones, de modo que la firma probablemente ya pensó en su momento que esto podría ocurrir.

Incógnitas para su Galaxy S9

Aunque estamos delante de dos casos diferenciados, la experiencia podría ser un punto positivo para Samsung en este caso. Con el lanzamiento del Galaxy S9 a la vuelta de la esquina y por el momento con un desconocimiento total a cerca de un precio que puede modificarse, lo que ocurre podría ser un precedente a analizar.

Uno de los principales motivos de la escasa venta del iPhone X es su elevado precio (Apple sigue valorando rebajar más de 50 euros el terminal), algo que podría servir a Samsung el pensar dos veces si su futuro terminal debería o no saltar la barrera de los 1100 euros.

Por el momento no sabemos absolutamente nada, ni por parte de Apple ni por parte de Samsung. Deberemos esperar tan solo un par de semanas a que el terminal de la firma sea lanzado y conozcamos finalmente el precio de comercialización y sus especificaciones finales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.