Quiero comprarme un coche eléctrico, ¿por dónde empiezo?

0

La compra del coche eléctrico es uno de los temas tabú cuando tenemos que cambiar de vehículo. ¿Estás en la tesitura de no saber qué elegir? Es posible que te hayas parado a pensar, por un momento, si uno con motorización alternativa podría adecuarse a los usos que, comúnmente, le das al coche en tus desplazamientos.

En la mayoría de las ocasiones, esta mecánica se suele descartar por su falta de autonomía o carencia de una infraestructura adecuada. Ahora bien, ¿estamos poco a poco acercándonos a un futuro sin emisiones? La conversión del parque automovilístico es la única alternativa posible si nuestro objetivo es reducir la contaminación de manera exponencial.

En el actual parque alternativo contamos con una oferta que ha crecido sustancialmente en los últimos años. Si eres de los que cree que podría hacerte papel esta motorización, debes saber que no todos los perfiles de conductor están preparados para este formato de movilidad.

Saber qué uso vamos a darle al coche es primordial

Las motorizaciones eléctricas pecan de ser muy eficientes en el ámbito urbano, pero contar con fuertes deficiencias en vías interurbanas. La velocidad, en líneas generales, no suele sentar bien a la capacidad de las baterías, algo que se nota rápidamente en los ciclos de autonomía.

Así pues, lo primero que debemos realizar es un estudio de mercado apoyándonos en la utilización del vehículo. ¿Realizas conducción urbana en un 30% e interurbana en un 70%? Si es así, esta no es la tecnología más apropiada.

Es muy importante, además, tener constancia de las ventajas con las que cuenta un coche eléctrico en relación con los incentivos propuestos por parte de la Administración a la hora de aparcar en el ámbito urbano. Muchos ayuntamientos ofrecen exenciones del pago de servicios como la O.R.A y similares con objeto de potenciar esta alternativa.

La infraestructura, suerte si cuentas con un buen posicionamiento

El coche eléctrico tiene una principal deficiencia respecto a los que incorporan mecánicas tradicionales. Las denominadas ‘electrolineras’ no cuentan con una oferta válida para asegurar la estandarización de las mecánicas eléctricas en países como España. De hecho, según se puede leer en Electromaps, la red de recarga de estos vehículos no es satisfactoria para creer en un proyecto alternativo sostenible a tenor por el mapa que refleja los puntos actuales.

No obstante, redes europeas como Ionity, la presupuestada por E.ON o la clásica Supercharger de Tesla, serán las que tirarán del mercado para hacer más atractiva la mecánica eléctrica e híbrida enchufable.

Otra solución es optar por la instalación de un sistema Wallbox en el garaje de casa, en tu propio domicilio. Las facturas de la luz se incrementarán, pero seguirás ahorrando por la ausencia del pago de carburante y reducción de coste en averías y caros mantenimientos, algo común en las mecánicas tradicionales.

De hecho, compañías como Tesla ya están acordando con empresas instalar puntos de recarga exclusivos para sus empleados, por lo que esta dinámica permitiría un desarrollo del parque alternativo mucho más fulgurante.

Qué coche eléctrico me compro

En el mercado existe cada vez más una oferta de coches eléctricos. No obstante, este nuevo segmento ha provocado que compañías como Renault hayan popularizado la oferta del alquiler de baterías. Esta modalidad, la cual ya se oferta en la línea Z.E, puede salir rentable en función del uso del vehículo y la vida útil que vayamos a darle.

No obstante, el método de compra tradicional no ha sufrido variaciones con la nueva tecnología. Es muy importante, no obstante, tener algunos apartados en consideración. Debido a que la tecnología eléctrica, es decir, el conjunto de baterías, es el apartado más caro del coche, es importante saber hasta cuándo alcanza el periodo de garantía.

Compañías como Tesla ofrecen cobertura de hasta 8 años sin límite de kilometraje o con volúmenes difíciles de alcanzar. Esto garantiza que este tipo de componentes son duraderos, pero no por ello hay que confiarse.

Una vez elegido el modelo, es importante tener conocimiento sobre los distintos programas de subvenciones e incentivos fiscales nos ofrece la localidad, región, comunidad autónoma y Estado. Pueden hacer que podamos, dependiendo en periodo impositivo, desgravarnos un importe de su compra o por el simple hecho de tenerlo bajo nuestro control.

Una elección que condicionará tus futuros desplazamientos

Esta decisión conlleva la realización de una fuerte inversión, por lo que es importante tener en cuenta qué posibles ventajas e inconvenientes se obtienen al elegir una u otra alternativa.

Así pues, es primordial hacer un estudio anterior a la compra para saber si valdrá la pena pagar un sobreprecio respecto al resto de alternativas del mismo segmento con motorizaciones más propias del presente.

Quizás, la solución ala dilema, sea optar por una alternativa híbrida, el paso anterior a la conversión a lo eléctrico.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.