Instagram: 4 claves para entender cómo funciona esta popular red social

0

Twitter, Facebook, Snapchat, Instagram… ¡cada vez hay más redes sociales! Tantas, que a veces es fácil perdernos intuyendo qué hace una u otra. Aunque Facebook sea la más popular, la realidad es que la app de Zuckerberg se ha quedado estancada en la población adulta y no logra convencer a los más jóvenes, que se decantan por la espontaneidad de Snapchat o lo inmediato de Instagram.

Instagram es una app tan intuitiva y visual que apenas encuentras palabras en ella, con lo cual es sencillo no encontrarse cómodo al principio. ¿Para qué subo fotos? ¿Quién las ve? ¿Cómo puedo interacciones? ¿Cómo logro seguidores? Son muchas las preguntas, pero la explicación es muy sencilla.

Instagram es ágil e inmediata

Antes de nada, un inciso: habrás notado que usar Instagram en el móvil es mucho más sencillo que hacerlo en su versión web. Es algo lógico y normal porque Instagram está diseñada para ser usada desde tu teléfono.

Esta red social quiere que fotografíes lo que encuentres a tu paso y lo subas. Solo tienes que darle al “+”, seleccionar la foto, aplicarle filtros y escribir un mensaje.

Instagram es una app para llevar

¿De qué subo fotos?

De lo que te dé la gana. No hace falta que te pases la vida de vacaciones por paraísos idílicos: hay gente que hace auténticos books de su hijo o de su perro – me incluyo en esto último -, de las rutinas de su gimnasio, de lo come y bebe o de sus outfits.

Tan importante como fotografiar algo bonito es hacerlo con gusto: un buen encuadre, un punto de vista diferente, jugar con La Luz y otros efectos…¡y cómo no, sus filtros! Hay quien dice que no hay persona fea, sino filtro que poner. Exprime tu ingenio y creatividad y da lo mejor de ti.

La fotografía es el arte de la mentira

¿Cómo consigo seguidores?

Cuando te creas una cuenta y comienzas a seguir a gente que te propone la aplicación, algunos conocidos y a las primeras celebridades que te pasan por la cabeza, resulta un poco aburrido ver que tus fotos apenas causan efecto. Es normal, las ve poca gente.

Lo primero de todo es tener la cuenta sin candado, para que cualquiera pueda ver tu perfil, seguirte y/ comentarte. Esta configuración proporciona menos privacidad que el candado, pero a cambio nos permite disfrutar al máximo y ampliar horizontes, conocer gente, visitar lugares, probar comidas con los ojos… merece la pena tener tu cuenta abierta.

Cada vez que subas una foto, asegúrate de poner un hashtag. ¿Qué es un hashtag? Una palabra o conjunto de palabras precedidas de una almohadilla o “#”. En el buscador – el icono de la lupa -, verás que puedes buscar usuarios, palabras y hashtags. Así, encontrarás algunos de gran popularidad como #shotooniphone, #architecture, #foodstagram o #petsagram.

En una palabra: #hashtags

Como ves, suelen estar en inglés y a veces son composiciones de palabras. Te recomendamos que investigues: no te costará mucho dar con los más usados o con personas que hacen un uso adecuado de ellos, logrando que sus fotos sean vistas por mucha gente. Pero tampoco abuses.

¿Qué pasa con la privacidad?

En el punto anterior hemos hablado sobre las cuentas candado. Si decides ponértelo, es tan simple como pulsar el icono del engranaje típico de la configuración y deslizar hasta encontrar la opción de “Cuenta privada”, que deberás activar.

Está claro que es una decisión personal ponerse el candado o no, si bien insistimos en que se disfruta más sin candado. De este modo nos seguirá gente que vendrá a nuestro perfil atraída por los #hashtags y quizás decida seguirnos al ver nuestro contenido.

Obviamente, nuestra privacidad es importante, pero no es solo cuestión de ponerse un candado. Deberemos tener cuidado a la hora de subir fotografías que muestren de forma explícita nuestras rutinas geográficas. Por ejemplo, si subimos todos los días la misma foto del parque que tenemos al lado de casa, no es muy complicado deducir que vivimos cerca.

Del mismo modo, cuando subas una foto, no añadas la ubicación que recomienda la app. No es que ponga la ciudad, es que es capaz de poner incluso el restaurante en el que estás cenando.

Ahora ya puedes sumergirte en el mundo de Instagram y comenzar a publicar fotos y vídeos sobre temas que te gustan: conciertos, naturaleza, animales, gastronomía… Además, siguiendo a cuentas con más experiencia o incluso profesionales, no solo podrás mejorar tus próximas fotos, si no que también tomarás ideas. Y es que si te gusta el monte, seguro que te mueres de ganas por llegar a la cima que acabas de ver en Instagram.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.