Un nuevo avance en las baterías puede hacer que los coches eléctricos sean más baratos

0

Los coches eléctricos son el futuro de la movilidad. Sin embargo, pese a que se han producido mejoras exponenciales en términos de autonomía, todavía siguen estando muy por debajo de lo que deberían ofrecer para poder ser una alternativa real a los combustibles fósiles.

En los últimos años se han multiplicado las innovaciones en este sentido, por lo que ya están produciéndose las primeras soluciones alternativas que harían mucho más atractiva la compra de un coche con mecánicas eléctrica. ¿Cómo pretende una startup convertirse en todo un referente en el mercado de producción de baterías?

El modelo de negocio de Sila Nanotechnologies, situada en California, cuenta en su plantilla con algunos de los expertos en baterías más importantes del mundo. De hecho, el fundador de esta compañía es Berdichevsky, uno de los primeros empleados que pasó por Tesla.

Y bien, ¿qué solución les ha permitido contar con acuerdos con fabricantes de automoción como BMW? Las mejoras están especialmente centradas en la mejora de la densidad de las baterías, uno de los apartados más importantes para mejorar el rendimiento del coche eléctrico.

La densidad de baterías es clave para entender el coche eléctrico

El principal problema de los coches alternativos está especialmente relacionado con el volumen de los conjuntos de baterías. A mayor autonomía, mayores requerimientos de peso y espacio físico. ¿Tiene lógica y sentido esta práctica? Lo cierto es que no.

Tal y como se puede leer en Technology Review, las mecánicas eléctricas deben mejorar el ratio de densidad para incrementar el volumen de autonomía sin requerir incrementar el tamaño o el peso de las mismas. Esto es, precisamente, lo que habría conseguido esta compañía recientemente.

Tal ha sido la expectación que ha generado que compañías del sector automovilístico ya se han interesado por el proyecto. Al parecer, según consta en el medio citado, las mejoras de la densidad tendrían un valor equiparable a un 15%, estimándose que podría afianzarse hasta el 40% en el futuro.

De confirmarse esta solución, pronto podrían verse automóviles con autonomías más próximas a los 500 kilómetros por cada ciclo de carga, un punto que serviría para que muchos potenciales compradores diesen el salto a la movilidad eléctrica. Ahora bien, ¿cómo ha conseguido una startup diseñar una batería de estas características?

La base del proyecto está focalizada en el ánodo

Para entender este incremento del rendimiento de la batería es vital hacer referencia al silicio, el principal elemento de análisis de la mejora. Este producto ha significado la base de la innovación debido a sus propiedades. Por contraposición al grafito, el material empleado más estandarización, este consigue ofrecer un incremento exponencial de la capacidad de carga.

Desde 2010 se lleva trabajando en un proyecto que podría dar como resultado la producción de baterías para el año 2023, momento en que, por motivos legales, podrían comenzar las primeras entregas al fabricante alemán.

La primera idea nació el mismo año que dio vida al Nissan LEAF, un concepto pionero en la movilidad eléctrica. Por aquel entonces, una revista de divulgación tecnológica dio a conocer una nueva manera de mejorar las baterías eléctricas.

Berdichevsky, tras desligarse de Tesla Motors, junto a Alex Jacobs, otro ex ingeniero de la firma de Palo Alto, decidieron fundar esta empresa con el objetivo de llevar a cabo esta innovación. Ahora, tras 8 años de investigación, la empresa cree que podría introducir en el medio plazo la solución establecida.

Qué abanico de posibilidades tiene BMW en la actualidad

Al fabricante de automóviles alemán se le presenta una difícil dicotomía; continuar con su modelo de producción hasta 2023 o producir coches eléctricos eficientes de forma estandarizada.

Si escoge la primera opción, es muy importante hacer referencia al coste de oportunidad que se presenta por la renuncia al coche eléctrico en el corto y medio plazo. Para el año 2023, es muy posible que los principales competidores hayan realizado una agresiva política de posicionamiento de su línea alternativa con miras al largo plazo.

Si, por el contrario, centra sus esfuerzos en la mejora de su línea eléctrica, formada actualmente por el i3 y el resto de la flota híbrida, podría estar malgastando recursos sabiendo que en el horizonte temporal marcado, 2023, se contará con una batería con una mayor densidad.

Todo ello, no obstante, dejando ceteris paribus el nivel tecnológico actual en materia de tecnología aplicada a la producción de baterías. Tal y como podrás imaginar, la postura actual de BMW no es fácil.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.