El coche eléctrico en las carreras, ¿qué pasos se están dando en este sentido?

0

El coche eléctrico es una ya una realidad. Es cierto que su crecimiento todavía es insuficiente, pero su tendencia pronostica que será la base de la movilidad en el medio plazo. Ahora bien, ¿tiene esta tecnología madera para tener recorrido en la competición?

Veamos primero los puntos negativos para centrarnos después en por qué sí podría tener sentido. Por un lado, siempre hemos asociado el mundo de las carreras con el característico olor a gasolina o la disposición de ingenieros manchados hasta arriba de aceite.

La motorización eléctrica, dada su extrema sencillez, hará imposible que veamos este tipo de escenas en el paddock. Del mismo modo, actualmente no concebimos una competición sin el estruendo de los motores con centenares de CV de potencia o la inclusión de bloques V6 o V8, entre otros.

¿Es una cuestión de costumbres? Las motorizaciones eléctricas han demostrado en multitud de ocasiones cómo sí son capaces de poner en aprietos a las de combustión interna. El mejor ejemplo de ello lo podemos ver con la Fórmula E, una prueba que cada vez más está ganando un mayor número de adeptos.

La Fórmula E llegaría a desbancar a la Fórmula 1

Desde hace años estamos asistiendo a un continuo goteo de espectadores en la competición más importante del automovilismo; la Fórmula 1. La inclusión de legislación muy restrictiva, así como la llegada del downsizing de forma salvaje, ha provocado una huida de seguidores a otras pruebas del panorama internacional.

Esto ha coincidido, curiosamente, con el auge de la Fórmula E, la cual sería su análoga competidora, pero que todavía peca de su corta experiencia. Entre los participantes hay ex pilotos de la F1, por lo que el nivel competitivo de esta prueba está ganando un mayor número de apasionados.

El peligro se cierne sobre la competición tradicional, hasta el punto de que el propio Bernie Ecclestone ha aconsejado a los organizadores que no descarten las mecánicas eléctricas en aras de salvar esta mítica prueba.

Los próximos años servirán para ver si finalmente la tecnología vira hacia una electrificación de la Fórmula 1, lo cual estaría copiándose la idea propuesta por la Fórmula E hace unos pocos años.

Ahora bien, ¿esta nueva prueba será como lo que conocemos actualmente? La competición más destacada de la movilidad eléctrica gozará de cambios sustanciales en los próximos años, comenzando por la modificación del diseño exterior para la próxima temporada.

Del mismo modo, es posible que no haya que utilizar 2 monoplazas durante el Gran Premio, por la mejora de la tecnología aplicada a las baterías.

CUPRA e-Racer, la sensación del Salón de Ginebra

Cupra será una marca completamente separada de SEAT, centrada particularmente en la producción de versiones deportivas con la inclusión de mecánicas híbridas y eléctricas en el futuro. No obstante, para servir de aperitivo, esta división deportiva llevó al pasado Salón de Ginebra el CUPRA e-Racer, un concept completamente eléctrico.

Este prototipo podría contar con su propia competición monomarca en los próximos meses. Según se puede leer en la propia página web de la compañía, se espera que 2019 sea el año en el que tenga lugar la inclusión de una nueva prueba fijada en el calendario de la FIA.

En relación con el bólido, estaríamos hablando de una potencia de 500 kW, es decir, unos 680 CV de fuerza. Esto, unido a la igualdad entre los diferentes equipos, podría servir para potenciar esta nueva rama deportiva.

Cada CUPRA e-Racer podría contar con hasta 4 motores, situados uno a cada rueda. Esto le permitiría contar con una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 3 segundos, unos números alcanzados solamente por los deportivos más destacados del panorama actual.

Jaguar I-Pace monomarca, otra prueba en proceso

Lo eléctrico está de moda, de eso no cabe duda alguna. Otro de los ejemplos más destacados es la oferta que nos propone Jaguar aprovechando la llegada del I-Pace, el primer modelo completamente eléctrico de la marca.

Esta opción tendrá su propia versión de competición. De hecho, la firma, subsidiaria de Tata Motors, contará con su propia prueba monomarca, tal y como se puede leer en el portal de la firma. Este mismo año llegará al calendario de carreras, especialmente favorecido por la presencia de Jaguar en la Fórmula E.

Este proyecto todavía está en una fase experimental, pero se espera que durante los próximos meses se pueda concretar un calendario oficial, el cual se baraja que contará con un total de 10 pruebas celebradas a nivel internacional.

La prueba, denominada I‑PACE eTROPHY, busca principalmente dar visibilidad al primer automóvil eléctrico que comercializará en breve la firma del felino.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.