Ya no podrás ocultar tus emociones: esta tecnología puede revelar lo que sientes

0

En los últimos años hemos visto un avance significativo en todo lo relacionado con la inteligencia artificial y la robótica. Pero, ¿qué pasa con las emociones? Hasta ahora las máquinas no podían revelar lo que siente un humano, esto podría ser cosa del pasado muy pronto.

Ahora mismo los robots con IA son máquinas un tanto frías, más o menos pueden tener una conversación con una persona. Ahora bien, si hablamos de emociones la cosa cambia. Un humano puede ocultar sus emociones y el robot es incapaz de detectar nada.

Una nueva tecnología es capaz de detectar si una persona está ocultando sus emociones. Durante la conferencia TED celebrada en Vancouver, Canadá, entre los días 10 y 14 de abril, se puedo ver algo sorprendente.

La científica jefe de Dolby Labs, Poppy Crum, mostró a los asistentes una tecnología que revela el miedo y otras emociones. Según Poppy, esto podría marcar el comienzo de una era de tecnología empática.

La tecnología permite distinguir mucho más que una sonrisa real o falsa

Normalmente para intentar detectar las emociones se usa una cámara y micrófono, sin embargo, el equipo de Poppy ha descubierto otro método que es mucho más fiable. Conecta a las personas a una máquina que mide con alta precisión la concentración de dióxido de carbono.

La científica jefe mostró durante la conferencia una visualización con datos en tiempo real. El CO2 tarda entre 20 y 30 segundos en llegar a la máquina, pasado ese tiempo revela las emociones, aunque la persona que está conectada intente ocultar cualquier tipo de emoción.

Durante los inicios de la investigación que ha durado varios años, todos los voluntarios fueron conectados monitores de frecuencia cardíaca, cámaras termográficas, sensores de respuesta cutánea y otras máquinas que permiten observar cualquier respuesta biosífica y emocional de los humanos.

Cualquier emoción de una persona se puede ver en la pantalla. Por ejemplo, al reír sus mejillas emiten calor. De nada sirve intentar ocultar la sonrisa, todo sale reflejado en la pantalla. Por ahora es un sistema bastante engorroso, pero en el futuro y con conforme vaya avanzando la tecnología esperan que esto cambie.

Poppy cree que en el futuro una tecnología similar podría mejorar nuestras vidas. Actualmente están en desarrollo otras tecnologías que permiten conocer la salud mental y física de las personas.

La científica puso varios ejemplos. Hay sistemas que aprenden automáticamente y que pueden analizar las palabras que usa la gente para predecir si alguien es propenso a desarrollar algún tipo de psicosis. Otra tecnología existente permite saber si una persona puede sufrir demencia y diabetes. Por último, también es posible detectar los cambios en el lenguaje asociados con el Alzheimer.

Queda mucho por hacer, pero Poppy lo tiene claro, podemos crear tecnologías empáticas que mejoren nuestras vidas. Esto es un primer paso. Al menos ya es posible saber cómo se siente una persona, aunque como hemos dicho antes, requiere estar conectado a una máquina.

En el futuro podríamos ver robots con una IA muy avanzada y que sean capaces de saber qué sentimos. Por cierto, trabajar en algo relacionado con la inteligencia artificial está muy bien pagado, la demanda supera a la oferta. Los recién llegados suelen ganar entre 300.000 y 500.00 dólares al año, aunque esto ya depende de cada empresa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.