Google y el Pentágono trabajan juntos para fabricar drones inteligentes

0

Google y el Departamento de Defensa de Estados Unidos se encuentran colaborando en el desarrollo de inteligencia artificial que sea capaz de identificar objetos en imágenes y vídeos capturados por drones. La decisión ha levantado una polémica controversia entre los empleados de la compañía tecnología, quienes le han solicitado que cese su colaboración en proyectos relacionados con la guerra.

El Proyecto Maven une a Google con el Pentágono

Los drones, vehículos aéreos no tripulados, han incrementado su presencia en el mercado durante los últimos años, al punto que -actualmente- es posible conseguir alguno de ellos de manera asequible. Sin embargo, no solo el área comercial los está utilizando, también los ejércitos han tomado consciencia de la versatilidad que ofrece esta tecnología en los escenarios bélicos.

dron del Departamento de Defensa de Estados Unidos

Las fuerzas armadas de Estados Unidos, por ejemplo, utilizan desde hace varios años drones para capturar imágenes y vídeos que les permitan realizar un reconocimiento aéreo de altura de posibles escenarios de conflicto. Incluso, son usados también para asistir en las comunicaciones y realizar ataques.

Pero, el Departamento de Defensa de ese país tiene también otro anhelo: desarrollar una inteligencia artificial que le brinde la posibilidad de reconocer objetos de manera inteligente, aliviando la tarea de los operadores en la identificación.

Para ello, el Pentágono ha creado el Proyecto Maven, una iniciativa que busca utilizar el aprendizaje automático (machine learning) y el Big Data para procesar de manera eficiente los vídeos recolectados diariamente por drones aéreos, tal y como lo detalla un informe de Gizmodo.

También se ha asociado a algunas compañías tecnológicas de ese país, como Google, para acelerar y profundizar el desarrollo de esta tecnología. Y, por supuesto, aplicarla. El problema es que, al desvelarse esta alianza, miles de empleados de la empresa de Mountain View han elevado su crítica a la participación de la gran G en proyectos de guerra.

El Pentágono

Te puede interesar: Esto es lo que tienes que saber para volar legalmente un dron en Galicia y el resto de España

Lo cierto es que el proyecto Maven prevé utilizar la inteligencia artificial para que, a través del aprendizaje automático, sea capaz de reconocer por sí mismo elementos que podrían ser considerados una amenaza. Así, utilizando TensorFlow -una API (interfaz de programación de aplicaciones) de Google, el sistema podría conseguir su objetivo y ayudar a los analistas militares.

Los empleados de Google, disconformes, piden a la empresa que cese su colaboración en el proyecto

La participación de Google en el proyecto Maven fue mantenida bajo el más estricto secreto hasta que un correo electrónico interno terminó comunicando a sus empleados las implicaciones del caso, lo que ocasionó una inmediata queja por parte de ellos.

Tal y como lo detalla Hipertextual, más de 3.000 empleados de la compañía firmaron una carta abierta (divulgada por los periódicos The Washington Post y The New York Times) en la que solicitan a Sundar Pichai (director ejecutivo de la empresa) el cese de la colaboración en el proyecto Maven y la no participación “en el negocio de la guerra”.

Sundar Pichai

En la misiva, los empleados manifiestan que la empresa debería diseñar, publicar y aplicar una política clara que establezca que “ni Google ni sus contratistas construirán nunca tecnología de guerra”. Sin embargo, portavoces de la compañía han intentado llevar tranquilidad, afirmando que la participación de Google en el proyecto “tiene un alcance específico para fines no ofensivos”.

Al respecto, Eric Schmidt (quien recientemente renunció a su cargo de presidente de Alphabet, la matriz de Google, y que forma parte de la Junta de Innovación de Defensa) aseguró que es necesario crear un centro dedicado a mejorar las capacidades militares en materia de inteligencia artificial.

Te recomendamos: El Elon Musk más catastrofista augura la III Guerra Mundial por la Inteligencia Artificial

No obstante, en la carta, los empleados de la compañía californiana han manifestado que “no podemos subcontratar la responsabilidad moral de nuestras tecnologías a terceros” y, además, que la participación en el proyecto podría empañar la reputación del gigante tecnológico. “El argumento de que otras empresas, como Microsoft y Amazon, también están participando no lo hace menos arriesgado para Google”, agregaron.

campus de Google en Mountain View

Google reconoció que es natural que “cualquier uso militar” de la inteligencia artificial cause preocupaciones válidas y anunció que trabaja en el desarrollo de políticas sobre el uso de sus tecnologías de inteligencia artificial. Mientras que Diane Greene (responsable de negocios en la nube de Google) manifestó que la tecnología en la que trabajan no sería usada para activar armas ni para volar drones.

El proyecto Maven, iniciado en 2017, tiene la misión de “acelerar la integración de macrodatos y aprendizaje automático por parte del Departamento de Defensa”. En total, el ente gastó 7.400 millones de dólares en áreas relacionadas con la inteligencia artificial el año pasado.

Imágenes: Departamento de Defensa de Estados Unidos / Archivo del Departamento de Defensa de Estados Unidos / Maurizio Pesce / Sebastian Bergmann

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.