El milagroso dispositivo con el que se puede beber agua sucia como si estuviera limpia

0

¿Cuántas veces has paseado por el monte y exhausto por el calor, has mirado el riachuelo con su agua transparente y cristalina con ojos de deseo? Por mucha sed que tengas, nunca deberías exponerte a beber agua sin depurar bajo el riesgo de coger una diarrea o algo peor. Un recurso muy común entre los aventureros es contar con pastillas de carbón activo, pero ¿qué pasaría si te dijera que hay un invento que podría cambiarlo todo?

Por increíble que parezca, según la Organización de las Naciones Unidas, más de 2.000 millones de personas no tienen infraestructuras de agua potable en sus domicilios y conseguir agua limpia para tareas tan básicas como beber, limpiarse o cocinar se tornan un lujo al alcance de muy pocos. Aunque no lo creas, el agua es un bien preciado y escaso. Además, por culpa del cambio climático, la situación todavía irá a peor.

Viendo lo que se nos viene encima no es de extrañar que la ciencia y la tecnología se hayan puesto manos a la obra para intentar dar con soluciones baratas, sencillas y portátiles que hagan la vida más fácil a muchas personas. El último ejemplo que hemos conocido es LifeStraw.

LifeStraw hace magia con el agua residual

LifeStraw parece una botella, pero no lo es. Y es que no almacena el agua, sino que esta la atraviesa limpiándose como por arte de magia como si fuera una pajita. Su eficacia de limpieza es tal que elimina el 99.9999% de microorganismos.

Puede filtrar hasta mil litros de agua, una cantidad más que suficiente para que beba una persona al año. El formato LifeStraw Family puede filtrar hasta 18.000 litros, cubriendo las necesidades básicas de una familia de 5 miembros durante 3 años con algo que apenas ocupa espacio.

Aunque es la solución definitiva para los amantes de la aventura, la firma Suiza Vestergaard Frandsen la ideó para países en vías de desarrollo o para ser distribuido en crisis humanitarias, donde los refugiados a causa de conflictos bélicos o desastres naturales pasan meses en campamentos que carecen de infraestructuras básicas.

¿Cómo funciona LifeStraw?

LifeStraw no es más que una tubería de plástico de 31 centímetros de largo y 3 centímetros de diámetro por la que pasa el agua. Es su relleno de fibras el responsable del filtrado de partículas de más de 0,02 µm, que quedan atrapadas. Es decir, que LifeStraw potabiliza el agua únicamente empleando tratamientos físicos. No necesita bomba ni motor, solo con la succión es más que suficiente para que la diferencia de presiones impulse el agua.

LifeStraw funciona sin bombas ni motores, como una pajita mágica

Desde su lanzamiento se ha optimizado el filtrado, logrando atrapar también peligrosos parásitos presentes en el agua como giardia lamblia o el cryptosporidium. Solo con una pasada es más que suficiente para que el agua esté apta para su consumo.

LifeStraw es un producto consolidado, no un prototipo

A diferencia de otros proyectos innovadores, LifeStraw ya es una realidad que puedes comprar en Amazon por poco más de 20 euros. Desde su lanzamiento, ha cosechado galardones como el invento del año por la prestigiosa revista TIME en 2005 o el Saatchi & Saatchi de 2008 al ser considerado una Idea que Cambia al Mundo

Para alguien que haga deporte por el campo o acampadas es ideal, pero quizás su precio es algo disuasorio para su implantación a gran escala en el tercer mundo. No obstante, LifeStraw ya ha sido distribuido durante el terremoto de Haití de 2010, las inundaciones en Pakistán de 2010 o las inundaciones de Tailandia de 2011.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.