Los altavoces de los coches van a desparecer tal y como los conocemos

¿Cómo será en el futuro el clásico altavoz?

0

Los altavoces son una de las opciones en las que hay un cierto perfil de consumidor que dedica importantes esfuerzos económicos. La mayoría de los fabricantes de automóviles, en todas sus gamas, ofrece una alternativa a la de serie que cuenta con un mayor número de unidades.

Esta mejor experiencia de sonido está basada en la inclusión de mayores vatios y la presencia de algún subwoofer que permita acentuar los tonos más graves. Ahora bien, ¿seguirán siendo así los equipos de sonido de alto rendimiento en los próximos años?

No es extraño ver cómo los fabricantes se enorgullecen de incluir opciones con más de 10 diferentes altavoces, los cuales los suelen cobrar por cuantías superiores a los 1.000 euros. ¿Es necesario? En los próximos años, se podría priorizar por la eficiencia de un menor número de unidades y una mejor disposición de los mismos.

De esta forma, se podría reducir el peso, mejorar la capacidad de carga o la creación de un sonido más envolvente. ¿Cómo se presenta la industria del sonido en el sector de la automoción? Así podrían ser las futuras líneas de investigación.

La barras de sonido como solución

Desde hace unos años, las barras de sonido han sustituido a los clásicos altavoces que parecían cajas voluminosas. La implementación de tecnología de última generación ha permitido a estos instrumentos convertirse en auténticos sistemas de alta calidad que forman parte del decorado de cualquier estancia.

¿Ocurrirá algo parecido en la automoción? Algunos de los principales fabricantes del sector de la música ya están trabajando para popularizar algunas ideas en este sentido. Según se puede leer en CNET, reducir el tamaño de los mismos es una prioridad.

De hecho, se pretende incluir soluciones que permitan disminuir la cantidad de unidades necesarias para no penalizar la calidad del audio. De esta forma, se podría reducir la cantidad de energía necesaria, el peso total que ejercería el equipo de audio o ahorrar el espacio que se requeriría en la actualidad para dar cabida a todas las piezas.

Un buen ejemplo de cómo está produciéndose una conversión tecnológica buscando estos nuevos objetivos es la compra de Redux por parte de Google. Al parecer, esta startup británica quiere incluir un altavoz destacado en las pantallas que están comenzando a implantarse en los automóviles de alta gama, las cuales están creciendo en el número de pulgadas.

Un equipo de sonido diferencial para el futuro

La música en el habitáculo se ha convertido en una de las prioridades para el consumidor medio y premium. Pese a que los equipos de sonido que se incluyen de serie ofrecen, por lo general, un buen rendimiento, los que se ofrecen en opción son una de las opciones indiscutibles a elegir para los más melómanos.

El aprovechamiento del espacio será una prioridad en el futuro. De hecho, la inclusión de la tecnología autónoma permitirá una completa revolución del habitáculo, lo cual modificará también los puntos en los que debería situarse cada uno de los altavoces. Aun así, es pronto para saber cómo se ubicarán en el futuro las soluciones destinada al audio.

Lo que sí se puede destacar es cómo la presencia de unos altavoces más finos sí que permite la salida del sonido con una mayor eficiencia. De esta manera, se podrá jugar con el diseño de los mismos para posicionarse siguiendo la escultura de las puertas, la consola central o la disposición de los asientos.

Lo que está claro es que el futuro de la automoción también tendrá sus propias consecuencias en este sentido. La música seguirá siendo, en los próximos años, una de las opciones más destacadas a elegir en el habitáculo. ¿Cuándo podríamos ver novedades al respecto? El lanzamiento de los próximos modelos de alta gama podrían tener la clave.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.