Pizzas nunca frías: este camión reparte las pizzas mientras se van haciendo en su interior

Imagina que pides una pizza y aparece por tu calle un camión que las reparte. ¿Tendría sentido?

0

El actual modelo de negocio de algunas cadenas de distribución de comida rápida parecen no tener sentido. Al fin y al cabo, la competitividad de estas empresas radica en estar en el momento oportuno en la localización más puntera. Su posicionamiento, por tanto, puede marcar la diferencia respecto al resto de establecimientos de la misma empresa.

Ahora bien, ¿por qué a veces la distancia entre unos y otros centros es ínfima? Seguro que tú también te has preguntado si ese modelo de negocio es sostenible y, sobre todo, si quizás sería mejor la disposición de un único emplazamiento más grande.

Esto se debe a la estrategia de comercialización impulsada por la compañía con el objetivo de ganar cuota de mercado a la competencia. Este tipo de modelo económico es el que se ha popularizado en los últimos años, algo que podría estar abocado a la sustitución por otro que no para de ganar defensores; la flexibilidad en relación a su ubicación.

Food trucks y las cadenas de distribución sin emplazamiento

Los denominados food trucks son establecimientos rodantes especialmente pensados para ofrecer un servicio de comida rápida muy flexible. Su principal beneficio es que se pueden instalar en cualquier espacio físico de la ciudad sin necesidad de tener que pagar un coste mensual en concepto de arrendamiento del local.

Su principal debilidad es la tenencia de un equipamiento muy básico, el cual solamente permite la instalación de unos pocos electrodomésticos. Esto, por supuesto, solamente garantiza la inclusión de una oferta de productos muy pequeña, algo que podría reducir las posibilidades comerciales de productos.

Ahora bien, ¿y si las furgonetas fuesen sustituidas por camiones y estos, además, acometiesen pedidos por la red o por medios telefónicos? Zume Pizza, según se puede leer en Mashable, está dispuesta a romper con el modelo tradicional de cadena de distribución de comida rápida. Su diferenciación reside principalmente en el método de producción y entrega de sus bienes.

Así espera Zume Pizza revolucionar la distribución de comida rápida

El medio digital, logístico y de atención al cliente son las principales variables sobre las que Zume Pizza ha querido introducir modificaciones respecto a la oferta presente en el mercado actual. Esta firma de Silicon Valley ya dispone de una tecnología para hornear más de un centenar de pizzas en cada uno de sus camiones durante cada hora.

Para entender este modelo de negocio, es importante destacar cómo se ha realizado un especial énfasis sobre la tecnología que se incorpora en su aplicación móvil. Esta está especialmente pensada para gestionar las órdenes con el objetivo de reducir el tiempo de espera de los clientes.

Una vez los empleados de la cocina rodante han recibido el pedido, este se realiza gracias a la inclusión de hasta 6 hornos. Estos están especialmente diseñados para ofrecer varios compartimentos para dar salida de hasta 120 pedidos cada hora de servicio.

La operativa es muy sencilla. Una vez se recibe el pedido, el camión emprende la marcha hasta el domicilio. Mientras tanto, las pizzas se están cocinando en el interior, lo cual reduce el tiempo de espera para disfrutar del servicio. Una vez se llega al emplazamiento, el cliente realiza el pago y dispone de sus pizzas recién sacadas del horno.

¿Es sostenible? El principal problema al que se enfrente este modelo de competencia está relacionado con su fase de expansión. En la actualidad, Zume Pizza está en pleno proceso de crecimiento, algo que le ha permitido mantener el negocio. No obstante, es posible que en el futuro esta opción sea inviable.

El motivo que nos lleva a pensar esto está relacionado con el propio transporte y el coste que conlleva. El ahorro del alquiler de un local podría verse minimizado si el camión tuviese que realizar un alto número de recorridos para dar cobertura a los clientes.

Ahora bien, ¿y si la solución se basase en la instalación de los propios emplazamientos? La compañía podría revertir y rechazar este modelo de negocio una vez se hubiesen dado a conocer al consumidor. En este sentido, contar con una clientela fija le permitiría poder desarrollar la actividad en locales tradicionales, algo que hubiese sido muy difícil en los comienzos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.