Los coches autónomos llegarán al rural

¿Podrán circular por terrenos no pavimentados? Ya existe una solución al respecto.

0

Los coches autónomos se han convertido en la principal línea de investigación de la movilidad. La mayoría de los principales fabricantes de automóviles están desarrollando sus propios modelos que no requieran de la interacción del conductor. Ahora bien, visto de esta manera, ¿estará preparada la tecnología para todas las soluciones?

Un tipo de conducción que más impedimentos podría provocar al usuario de un futuro coche autónomo es ver cómo discurriría la conducción en el ámbito rural. ¿Por qué? Es preciso pararnos, aunque sea por un momento, cómo está probándose esta tecnología futurista.

Las compañías que están investigando sobre esta innovación, ya sean Tesla, Alphabet, Apple o Uber, entre otras, lo cierto es que están realizando la gran mayoría de los recorridos en el ámbito urbano. En cierto sentido, es normal esta posición, ya que es en este ecosistema donde el conductor precisa de una mayor atención al volante.

Ahora bien, entonces, ¿cómo saber la idoneidad de este sistema para caminos rurales? Esta pregunta es la misma que se formularon unos investigadores en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT en sus siglas en inglés). Por ello, han ideado una solución que podría haber descubierto una nueva forma de entender la asistencia al conductor en la carretera.

Parece que el coche autónomo también lo será en el ámbito rural

La innovación es una constante en este sector. La llegada de una futura generación de coches autónomos compartirá vía en los próximos años. De hecho, llegará en el momento en el que se cuestionará la presencia del factor humano en la movilidad. No obstante, hasta que eso llegue, todavía pasarán etapas anteriores.

La inclusión del marco rural en la conducción autónoma podría formularse de la mano de Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL en sus siglas en inglés), un organismo anexo a la entidad educacional. Y bien, ¿qué novedades son las que se han incluido? Para contestar a esta pregunta, primero es importante destacar qué defecto tiene la autonomía actual.

La mayoría de las compañías que dedican ingentes esfuerzos en esta materia se basan en mapas en 3D para el mapeo de la información que se debe tener en cuenta para el cálculo de las rutas y determinación de los giros, las velocidades máximas permitidas o el control de la afluencia del tráfico.

Esto ha provocado que el ámbito rural, en este sentido, haya quedado algo descuidado. Los investigadores que se han centrado en este proyecto han llegado a la conclusión de que lo más apropiado es estandarizar la tecnología sobre la que se basa su sistema. Lo han denominado MapLite y se centra, tal y como se puede leer en Futurism, en el tradicional GPRS y radares convencionales.

Ausencia de mapas 3D para mantener características autónomas

El sistema de geolocalización permitiría reconocer el lugar exacto en el que se encontraría el coche, mientras que los sensores que equiparía le permitirían reconocer cualquier posible obstáculo en el camino para poder esquivarlo. De igual modo, se podría continuar con la marcha en función de las líneas trazadas a lo largo del recorrido.

Esta tecnología ya ha sido probada por los investigadores, los cuales podrían participar en los próximos proyectos que tendrían lugar en los años siguientes. Al parecer, un Toyota Prius de la generación anterior habría sido el modelo elegido para realizar las primeras pruebas sobre este programa de innovación.

¿Terminarán adoptando esta solución los fabricantes más veteranos en esta industria? Es importante recalcar cómo la inmensa mayoría de las pruebas todavía está formulándose en el ámbito urbano y en lugares especialmente preparados para ello como GoMentum Station, un emplazamiento con multitud de trampas para esta tecnología.

Todavía habrá que esperar unos meses para saber si se adquiere esta tecnología de cara a mejorar los sistemas autónomos que podrían introducirse en el mercado en el medio plazo, de cara a comienzos de la próxima década.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.