¿Cómo afectará a tus envíos de newsletter la nueva normativa sobre Privacidad?

Si eres un suscriptor habitual, habrás recibido decenas de correos pidiéndote aceptar las nuevas condiciones de privacidad establecidas en la Unión Europea. Pero, ¿sabes lo que tienes que hacer cuando eres tú el que gestiona esas campañas?

0

Ya es una realidad. El 25 de mayo es la fecha elegida para que entre en vigor de forma definitiva el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que sustituirá a la normativa actual en esta materia. Desde hace algunas semanas y prácticamente a diario, han entrado en tu correo de entrada un buen puñado de mensajes de marcas, empresas o asociaciones pidiéndote aceptar los nuevos términos para poder seguir enviándote sus boletines a través de correo electrónico.

Como usuario, sabemos que habrás ignorado muchos de ellos porque será una buena ocasión para limpiar tu bandeja de entrada y recibir un volumen más reducido de correos promocionales a los cuales te has ido suscribiendo en los últimos años.

Pero, ¿qué ocurre al otro lado del escenario? ¿Qué obligaciones tienes como empresa, entidad o administración para cumplir con esta nueva normativa? Plataformas de email marketing como Acumbamail se han preocupado de despejar todas las dudas sobre este tema para que a partir del 25 de mayo todos los clientes a los que proveen su servicio de envío de newsletters estén acogidos con todas las de la Ley a esta nueva normativa sobre la protección de datos personales.

Si algo queda claro es que en esta nueva normativa la privacidad y la seguridad, así como su gestión, pasan a un plano principal dentro de los procedimientos adecuados para la gestión de datos de usuarios por parte de una empresa, entidad, asociación, etc. Para alcanzar el cumplimiento de esta nueva normativa, hay que adoptar nuevas reglas de consentimiento, probar esos consentimientos en los sistemas de almacenamiento y establecer un método a través del cual los usuarios puedan solicitar que se elimine su información personal.

¿Qué pasos habría que seguir? Por un lado, es recomendable nombrar a un responsable o delegado de Protección de Datos que esté al tanto de esta nueva gestión de datos personales. Es importante también informar sobre los fines del tratamiento de datos, así como especificar sobre la base jurídica sobre la que se sustenta y concretar las categorías de destinatarios según ese tratamiento. De hecho, si vas a realizar transferencias internacionales de tratamiento, deberás indicarlo también.

Pero hay muchos más aspectos que deberás indicar al usuario: informar sobre los plazos de conservación de datos personales, comunicar los derechos de los usuarios en cuanto a la gestión de sus datos, notificar sobre las automatizaciones y elaboración de perfiles patrones y, por supuesto, recoger el consentimiento expreso del usuario respecto a estas nuevas normas. No se puede hacer de una forma implícita, sino que el usuario deberá recibir una comunicación en la que deba demostrar que otorga su consentimiento de forma libre y explícita, es decir, sin campos premarcados en los formulario.

Por suerte, las plataformas de envíos masivos de email se han empleado a fondo para desgranar todos estos aspectos legales entre sus clientes. Las más de 3.500 empresas destacadas en el panorama español e internacional que utilizan Acumbamail para sus campañas de email marketing cuentan con este asesoramiento, en parte gracias al sus webinars informativos con abogados en derecho digital. Porque, aunque creas que no, hay alternativas a Mailchimp en el mercado del email marketing y cada vez son más empresas las que deciden probar nuevas opciones que ofrecen el mismo servicio pero con mejores prestaciones en cuanto a soporte, características y tarifas.

No cumplir con las obligaciones legales puede suponer el abono de importantes sanciones que pueden dañar la reputación de una empresa de forma irreversible. ¿De verdad te vas a arriesgar?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.