Desde enjambres de drones hasta tortura en realidad virtual: así serán las guerras del futuro

La tecnología tendrá un papel muy importante, por no decir decisivo.

0

La tecnología también está presente en las guerras, se podría decir que van de la mano. La forma de ir a un conflicto a día de hoy no tiene mucho que ver a cómo era hace 100 años todo ha cambiado. Ahora hay drones, armas inteligentes y mucho más.

Pero, ¿cómo serán las guerras del futuro? Si tenemos en cuenta los avances que hay en relación a la realidad virtual, realidad aumentada y inteligencia artificial, nos podemos hacer una idea. Se podría decir que la tecnología tendrá un papel muy relevante.

En Techworld han hablado de los avances tecnológicos aplicados al armamento militar. Todos ellos cambiarán la forma en la que se libran las guerras. Es más, algunos ya están presentes a día de hoy y pueden decantar la balanza de un lado u otro.

Sistemas inteligentes luchando entre si

Según Alexander Kot, del US Army Research Laboratory, en el futuro habrá un gran número de sistemas inteligentes interconectados que competirán entre si por el dominio del campo de batalla, como podemos en el PDF que publicó en su día.

Alexander Kot habla de misiles guiados, drones, robots, enjambres de drones y vehículos de gran tamaño para transportar suministros y tropas. Los drones ya son una realidad, llevan unos años siendo utilizados en los conflictos bélicos.

Robots

Con la llegada de los robots no hará falta llevar soldados al campo de batalla. Los robots contarían con inteligencia artificial y reconocimiento facial, podrían detectar a un individuo y disparar en cuanto reciban autorización.

Un soldado puede cometer errores debido al estrés y agotamiento, sin embargo, esto no afecta a los robots. Además, el uso de máquinas inteligentes podría hacer que el número de bajas civiles fuera inferior.

Enjambres de drones

En el Departamento de Defensa de Estados Unidos llevan algún tiempo trabajando con los enjambres de drones. En 2017 hicieron una demostración donde 103 drones colaboraban entre ellos y tomaban decisiones.

Las defensas antiaéreas y los misiones que hay actualmente no han sido diseñados para detectar aparatos tan pequeños, así que usar drones supone una gran ventaja. Ahora bien, hay un inconveniente, la batería dura muy poco, así que por ahora no son viables para ciertas misiones.

Armas inteligentes

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa de Estados Unidos ha probado con éxito las balas autoguiadas. Dichas balas son capaces de seguir e impactar contra un objetivo en movimiento.

Las bombas inteligentes también son una realidad, en su interior tienen sensores y cámaras cuya función hacer posible que la alcance el objetivo marcado con éxito.

Luego están las armas de pulso electromagnético (EMP). Un ataque EMP se produce al detonar un arma nuclear en la atmósfera (sobre su objetivo). El ataque genera campos eléctricos y magnéticos que pueden afectar al instante a la red eléctrica de un país.

La realidad virtual como método de tortura

En Frontiers publicaron en 2016 un artículo sobre la realidad virtual y la ética. Dicho artículo tiene que ver con un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Mainz. El estudio dio como resultado que la realidad virtual puede ser efectiva como método de tortura.

Según los investigadores, se puede usar la realidad virtual para simular un dolor real y causar sufrimiento, también para hacer que los prisioneros tengan pesadillas.

Armas láser

Las armas láser no son algo de ciencia ficción, ya existen, aunque son prototipos. La Marina de los Estados Unidos probaron en 2014 un cañón láser que puede hacer arder un avión en pleno vuelo. Armas similares podrían estar presenten en los conflictos bélicos en los próximos años.

A corto plazo tienen pensado utilizar los cañones láser para inutilizar embarcaciones y derribar misiles, mediante el sobrecalentamiento de sus componentes electrónicos y la destrucción de los sensores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.