Convertir Facebook en un servicio de pago, ¿la solución a todos sus problemas?

¿Pagarías por tener tus datos en Facebook a salvo?

0

Las últimas semanas han puesto en un aprieto la cómoda vida de Mark Zuckerberg, el creado de Facebook y dueño de servicios tan importantes como Instagram o WhatsApp. Y es que por casualidad se descubrió que la consultora Cambridge Analytica estaba empleando los datos extraídos de Facebook para realizar una campaña ultrasegmentada electoral en favor de Donald Trump.

Las campañas personalizadas son la respuesta de internet a nuestro historial de navegación, que capta no solo las webs que visitamos, sino también lo que publicamos, el contenido que subimos, nuestras interacciones… sabíamos que esto se hacía para ofrecernos más anuncios y que estos hicieran más efecto, pero claro, cuando se elaboran perfiles y se intenta atacar nuestros puntos débiles para cambiar la intención de voto, la cosa se pone más seria.

Tras las disculpas de Zuckerberg, su comparecencia en el Senado de Estados Unidos y la elaboración de ciertas medidas adicionales en Facebook para mejorar su imagen, el problema sigue ahí. Sin embargo, para el CEO de Facebook todo es tan sencillo como asegurar que es el precio que tenemos que pagar por hacer uso de sus servicios gratis. O lo que es lo mismo: si nos suscribiéramos a un Facebook de pago, ya no sería necesario poner anuncios ni comerciar con nuestros datos personales. ¿Es eso cierto o se trata de un engañabobos?

Facebook es gratis porque el producto eres tú.

No, hacer un Facebook de pago no es la solución

Supón que Mark Zuckerberg lo cumple y a partir de ahora, Facebook es de pago. No pasa nada: pagamos por Spotify, pagamos por Netflix… ¿por qué no pagar por Facebook también? Imaginemos que tendríamos que abonar algo como 3 euros al mes. Es una cantidad ficticia que puede parecernos cara, sobretodo teniendo en cuenta que otros servicios nos proporcionan un catálogo inabarcable de películas, series y música y en Facebook solo podemos cotillear a nuestros conocidos y amigos y satisfacer nuestro lado ególatra y social. Vamos, lo mismo que cuando sales un sábado y pagas por un cubata en el local de moda. Facebook sería tu local de moda.

Es caro pero no sé, ¿le saldrían a Zuckerberg las cuentas? Hay que tener en cuenta una cosa: no todo el mundo puede hacerse usuario de pago ni le merece la pena hacérselo. Sin ir más lejos, Spotify no es rentable y tiene pérdidas, como leemos en El País. Para aquellos que no pagan, Facebook sería tal y como es ahora: repleto de anuncios y con nuestros datos vendidos al mejor postor por muy poco dinero. No hace falta ser de ciencias para saberlo: muchos datos de muchos usuarios por muy poco dinero da una fortuna. No tienes más que mirar a Zuckerberg para comprobarlo. Su meta siempre ha sido llegar a todo el mundo precisamente por eso.

Ya sabemos que cuando es gratis porque el producto eres tú, es rentable. ¿Pero qué pasa si pagas? ¿Compensará el volumen de usuarios de pago y su cuota todo lo que Facebook obtiene de vender los datos? ¿Y qué pasa con las empresas? No es un secreto que las empresas tienen en el marketing online un filón: anuncios, publicaciones, campañas… y Facebook es la red social favorita de todos porque es la más usada por el público objetivo. Si Facebook elimina los anuncios, Facebook deja de ingresar ese dinero. Pierden todos… menos el usuario, que por un módico precio deja de ser usado como un objeto.

Facebook nos espía con el móvil

¿Cómo serán las interacciones entre los usuarios de pago y los usuarios gratis? Sabemos que Facebook almacena los datos de sus usuarios, pero también de aquellos inteligentes que jamás se crearon una cuenta mediante perfiles fantasma. No te quepa ni una duda de que Facebook seguiría haciéndolo porque lo necesita para saber qué funciona y qué no.

Facebook ya tiene el precedente de Netflix o Spotify para saber que el margen de modelos de negocios como la suscripción es muy reducido y no va a hacer más que desviar la atención y “amenazar” con hacerse de pago. Pero no lo hará, porque no le interesa.

Lo que quizás le interese más es empezar a preocuparse más por todos sus usuarios, dejar de tratarlos como a ganado tonto e informarles mejor de las condiciones de uso de Facebook, qué permisos otorgan y a dónde van sus datos. Que sean ellos mismos los que elijan estar en Facebook porque les gusta y se sienten bien tratados, a pesar de la publicidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.