La inteligencia artificial, una gran aliada en las crisis humanitarias

La tecnología más destacada en la actualidad, la inteligencia artificial, podría estar a punto de revolucionar el clima social. ¿Estamos ante una reducción exponencial de la desigualdad?

0

La inteligencia artificial está siendo una de las ramas de investigación más punteras de la última década. Lo que hace especial a esta innovación es su capacidad para aprender de los hechos pasados, lo que le ha permitido contar con un desarrollo más avanzado desde hace un tiempo.

En los últimos meses hemos podido comprobar cómo esta tecnología ha permitido contar con numerosos avances en materia de la movilidad o la seguridad. Dos buenos ejemplos de ello serían el sistema de conducción autónoma que está diseñando Tesla y que se denomina Autopilot, y el conocido Face ID que Apple introdujo sobre la base del iPhone X.

Ahora bien, ¿cómo podríamos garantizar la idoneidad de esta tecnología para contribuir a la reducción de la desigualdad? Las crisis humanitarias, en pleno siglo XXI, siguen siendo la tónica general. El desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas, no obstante, podría acabar con uno de los problemas que todavía no ha encontrado solución.

Así podría actual la inteligencia artificial

Este tipo de tecnología basa su diferenciación en la experiencia. La estabilización del núcleo social será fundamental para garantizar la mejora del clima en términos de libertad y respeto a la ley. Las crisis humanitarias, en gran medida, se deben a decisiones políticas, actuales y pasadas, nada favorables para la población.

¿Cómo podríamos segmentar a aquellos que buscan las soluciones a los conflictos que están teniendo lugar en estas zonas devastadas? La solución a este dilema podría encontrarse en el uso de la inteligencia artificial. Para ello, bastaría con utilizar un programa especialmente curtido en demostrar la posibilidad de delinquir.

Imaginemos, por un momento, que una persona ha sido cometido un delito en el pasado. ¿Qué posibilidades tendría de nuevo esta persona en cometer otro delito en el futuro? Llegará el día en el que la inteligencia artificial permita conocer la probabilidad que ocurra un suceso determinado, tal y como se puede leer en el diario Independent.

Es cierto que la realización de un suceso no tiene por qué derivar en uno futuro. Ahora bien, ¿podría ser fiable la inclusión de una solución tecnológica que aprenda con la experiencia de hechos anteriores? Podríamos estar ante una posible máquina de la verdad en su versión 2.0.

La previsión de potenciales catástrofes naturales

Seguro que en alguna ocasión has podido comprobar cómo, casualmente o no, las catástrofes naturales han hecho especial hincapié sobre la población más pobre del planeta. Los ejemplos más famosos de cómo esta premisa se cumple son el terremoto que afectó a Haití a primeros de 2010 y cómo el tsunami de 2004 arrasó la costa de Indonesia.

¿Qué hubiese ocurrido si se hubiese incluido tecnología basada en la inteligencia artificial? Es muy posible que los indicadores, en ambos ejemplos, hubiesen demostrado la potencialidad del peligro. De haberse alertado estos peligros, las consecuencias hubiesen sido mucho menores.

La inclusión del autoaprendizaje en los países con mayor riesgo será vital en el futuro para evitar que esta tecnología solamente esté posible para los que conforman el primer mundo. Queda mucho todavía por hacer, pero el desarrollo de la infraestructura digital por todas las áreas geográficas del mundo será lo que marcará la diferencia en el futuro.

Habrá que esperar todavía un tiempo para ver cómo este tipo de tecnología mejora en los próximos años, pero se requiere una participación activa para evitar que la brecha social entre unos países y otros se vuelva todavía más grande. ¿Será la inteligencia artificial la figura clave para entender el progreso?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.