Tu móvil puede convertirse en un detector de mentiras

El algoritmo ha sido implementado en una app para iOS y Android que está en fase experimental.

0

Los smartphones han evolucionado mucho, hasta tal punto que ciertos móviles como el Samsung Galaxy S8 pueden transformarse en un ordenador de escritorio con GNU/Linux, esto es posible gracias al accesorio Samsung DeX. A corto o medio plazo también podrán convertirse en un detector de mentiras.

Al igual que un polígrafo, tu móvil será capaz de detectar si mientes. Esto será posible gracias a un nuevo algoritmo de aprendizaje automático que ha sido desarrollado en la Universidad de Copenhague.

Según los científicos informáticos que han desarrollado dicho algoritmo, el sistema es capaz de detectar si alguien miente. ¿Cómo lo hace? Analiza cómo deslizas tus dedos sobre la pantalla y tocas el móvil. La investigación ha sido publicada en PDF.

Pero hablemos un poco más del algoritmo. Ha sido implementado en una aplicación para iOS y Android que está en fase experimental, así que por ahora no la puedes probar. Por cierto, los científicos informáticos han puesto nombre al algoritmo, se llama Veritaps.

Veritaps actualmente es capaz de detectar las mentiras con la misma fiabilidad que un polígrafo. Esto quiere decir que no es fiable al 100 por ciento, de ahí que aconsejan no usarlo en un tribunal.

En cuanto a la aplicación, si bien no hay capturas de pantalla de la misma. Según han publicado en CNET, si el algoritmo detecta que no estás mintiendo la aplicación muestra una marca de verificación verde, en caso contrario sale un símbolo de interrogación rojo.

Para comprobar la fiabilidad de la aplicación, los científicos informáticos realizaron tres estudios con una finalidad, comprobar la forma de interactuar con un móvil por parte de una persona que miente.

Los mentirosos tardaron más en responder

Los participantes veían en la pantalla de sus móviles un color, todos ellos tenían que mentir o decir la verdad sobre qué color estaban viendo. ¿Qué pasó? Los mentirosos tardaron más en responder.

En el segundo estudio sucedió lo mismo. En esta ocasión cada participante recibió cierta cantidad de dinero a repartir con una segunda persona. Todos podían mentir acerca de la cantidad que tenían que repartir. Las personas que mintieron sobre la cantidad recibida tardaron más en repartir el dinero.

Para finalizar, jugaron a los dados. Ningún participante estaba obligado a mentir sobre el número que salió al tirar los dados. Ahora bien, dependiendo de la puntuación obtenida y si decían la verdad, podían ser recompensados. Aquellos que decían la verdad presionaban más la pantalla, mientras que los mentirosos movían más la mano.

Desde NuraLogix, un empresa que cuenta con su propio sistema de aprendizaje profundo, no ven con buenos ojos el algoritmo Veritaps. Creen que invade la privacidad y que podría causar desavenencias entre amigos.

Los encargados de desarrollar Veritaps han dejado claro que los resultados no deben interpretarse al pie de la letra, más bien como información que debe ser verificada. Además, el algoritmo tiene margen de mejora.

Mientras tanto, el sistema de Nuralogix hace uso de una cámara convencional, por ejemplo puede servir la que tienen los ordenadores portátiles y smartphones. Con la ayuda de la cámara capturan los cambios en el flujo sanguíneo de la cara. Después, los datos son interpretados por unos algoritmos de aprendizaje automático que detectan la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

En definitiva, como hemos dicho anteriormente, a corto o medio plazo posiblemente puedas usar tu móvil como detector de mentiras. La tecnología existe, pero queda mucho trabajo por hacer. Está claro que todo lo relacionado con el aprendizaje profundo, automático y la inteligencia artificial es el futuro.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.