Tener el móvil al lado cuando estudias puede afectar a tu aprendizaje

¿Teléfonos móviles en las aulas tiene correlación con peores resultados académicos?

0

La eterna pregunta que lleva realizándose en los centros de estudios desde hace años. ¿Pueden los alumnos obtener peores calificaciones si portan encima sus teléfonos móviles? Estos aparatos llevan entre nosotros desde hace años, pero el acceso a Internet y el desarrollo de las redes sociales es lo que ha transformado a esta extensión de nosotros mismos.

En este sentido, como en tantos otros debates, hay quienes afirman que la inclusión de la tecnología en la docencia es positiva, mientras que hay otros que creen que desvirtúa los resultados al despistar a los alumnos. ¿Qué puede decirse al respecto? ¿Estamos ante una tecnología que empeorará la faceta estudiantil de los jóvenes en el futuro?

Este tipo de cuestiones han sido puestas a prueba por la Ian M. McDonough, un investigador de la Universidad de Alabama (Estados Unidos) que sentía un especial interés en demostrar cómo sí podría producirse una pérdida de la concentración destacada en este sentido. Para ello, ha querido realizar un experimento sociológico en el que ha reunido a un total de 381 estudiantes.

Un fenómeno social que reduce el aprendizaje general

Para llegar a una conclusión, el profesor McDonough sabía que debía realizar varias pruebas con el objetivo de poder enfatizar en los resultados. Decidió realizar una prueba que, por qué no, podría realizarse en cualquier universidad. Esta consistía en la realización de un examen con unas preguntas extraídas de un vídeo de unos 20 minutos.

A modo de descubrir si las interacciones con el teléfono móvil afectaban a los resultados, se dividió entre 3 grupos distintos para analizar las diferentes en el rendimiento. El primero de ellos podía hacer uso de los dispositivos tantas veces como quisieran, mientras que en el segundo podían tenerlo encima con la condición de que no lo usasen y lo tuvieran en silencio.

El grupo restante no podía, ni siquiera, utilizarlo. ¿Cuáles fueron las conclusiones? Aquellos que podían hacer uso del mismo o que, simplemente, podían tenerlo en el bolsillo, obtuvieron unos resultados de menor cualidad respecto a los que no podían tener uno encima. Esto llamó la atención a los investigadores, los cuales vincularon la propia presencia del dispositivo a la calificación.

Tener tecnología móvil en el aula tiene efectos negativos múltiples e independientes en el aprendizaje. La mera presencia de un teléfono móvil puede distraer tanto al usuario del dispositivo como a los estudiantes sentados alrededor del mismo.

Siguiendo estas palabras, se puede constatar cómo los resultados irían en la misma línea que los centros en los que se defiende la no presencia de la tecnología de comunicación en las aulas. De hecho, en el estudio se afirma, tal y como se puede leer en PsyPost, que la propia necesidad de sentirse conectados puede implicar dificultades para el aprendizaje.

Aun así, el estudio pecaba de una serie de limitaciones

Los resultados podrían alarmar a la comunidad estudiantil y a los propios familiares de los alumnos. Por ello, es necesario hacer referencia a algunos de los puntos que podrían haber provocado unos resultados diferentes.

Por un lado, la prueba se realizó en un ambiente en el que los participantes sabían que no se jugaban mucho tras el examen. De hecho, estamos ante un experimento social, por lo que muchos de los alumnos decidieron dejar de poner atención plena en el curso del mismo.

Por otro lado, el examen consistía en la contestación de una serie de preguntas relacionadas con un vídeo de unos 20 minutos. En realidad, las clases durante mucho más, por lo que la dispersión temporaria podría haberse tenido en cuenta de cara a elaborar unos resultados más realistas.

Pese a todo ello, se puede constatar cómo las pérdidas de concentración inducidas por el dispositivo móvil pueden afectar seriamente al aprendizaje. ¿Dónde situar la balanza? ¿Se está priorizando la presencia en el medio online? Todo parece indicar que el debate seguirá estando presente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.