La tecnología de las ruedas sin aire

Ya no necesitarás acudir a la gasolinera a inflar tus neumáticos.

0

La industria del automóvil lleva años apostando por los coches eléctricos con el objetivo de que se conviertan en el transporte del futuro. En el camino se han encontrado multitud de obstáculos que han impedido que hoy en día sea una opción realmente viable para los conductores. El peso de los coches es uno de los mayores retos a los que se enfrentan los fabricantes, ya que afecta directamente a la autonomía final.

Para conseguir reducir esa carga se han puesto los focos en las ruedas sin aire. Un nuevo avance para un sector que sigue dando pasos firmes para conseguir revolucionar el mercado de los vehículos, unos cambios que también repercuten en sitios como ExpertoAutorecambios.es, ya que tienen que estar atentos a las innovaciones de los automóviles.

La compañía japonesa Brigdestone fue la primera en apostar por ruedas sin aire en su presentación en el Tokio Motor Show de 2011. Su diseño estaba compuesto de unos radios de resina termoplástica a lo largo de la parte interior que eran envueltos por la goma tradicional. Michelin, empresa francesa especializada en la fabricación de neumáticos, fue la siguiente en presentar su modelo de estas ruedas sin aire en el Salón del Automóvil de París allá en el año 2004.

Las X Tweel estaban diseñadas con una estructura en cuyo interior se ubicaba un cubo de acero del cual partían múltiples radios fabricados con poliresina. Por último, la compañía de Corea del Sur Hankook fue la siguiente en innovar con estos neumáticos en 2013 con un diseño compuesto por una estructura de poliuretano.

En estos tres casos, la idea de los fabricantes era reducir el riesgo de pinchazos en la carretera. Sin embargo, a lo largo de los últimos años ha despertado el interés del sector de los coches eléctricos gracias al menor peso que tienen estas ruedas con respecto a las tradicionales. De esta forma, los ingenieros pueden diseñar estos vehículos considerando una reducción en la carga que permita aumentar la autonomía, entre otras muchas ventajas.

Ventajas de las ruedas sin aire

La idea inicial de los fabricantes era evitar los pinchazos y esa es su principal punto a favor. Una rueda sin aire no puede pincharse como ocurre con los neumáticos tradicionales, por lo que los conductores no tienen que preocuparse de estas situaciones en carretera gracias a esta tecnología. Al mismo tiempo, el otro objetivo inicial de estas ruedas era mostrar un compromiso real con el medioambiente, ya que estos neumáticos se pueden reutilizar gracias a los materiales utilizados en su fabricación. Atrás quedarían los millones de ruedas que se tiran cada año, además se evitan problemas como el originado en el cementerio de neumáticos ilegal de Seseña en 2016.

Otra de las ventajas principales frente a las ruedas tradicionales es su reducción en las emisiones CO2, gracias principalmente a su menor resistencia a la rodadura, motivo por el cual también ayuda a un menor consumo del vehículo. Finalmente, el menor peso es uno de los grandes atractivos para los fabricantes de coches eléctricos, ya que es el principal problema actual de estos modelos. De esta forma aumenta la autonomía con la misma capacidad de batería, un factor decisivo en el futuro.

Fine-Comfort Ride, prototipo de Toyota

La compañía de vehículos Toyota atrajo todos los focos del sector a finales del año pasado con la presentación de su prototipo Fine-Comfort Ride en el Salón del Automóvil de Tokio. A pesar de no ser un coche eléctrico, ya que funciona con una pila de combustible alimentada con hidrógeno, este prototipo incorpora las ruedas sin aire de la empresa Sumitomo Rubber. Un diseño formado por un núcleo compuesto por aluminio y plástico rodeado por la tradicional goma.

A pesar de la innovación, el propio fabricante de neumáticos japonés aseguró que este modelo pesaba lo mismo que unas ruedas tradicionales con aire. A pesar de ello, el objetivo es reducir ese peso considerable hasta en un 30%, aunque hoy en día el coste de fabricación sigue siendo el mismo que en los convencionales. Una tecnología con multitud de ventajas por explotar que aún sigue dando pequeños pasos en los laboratorios para conseguir convertirse en una opción real para el futuro de la industria del automóvil.

El futuro de las ruedas sin aire

Toyota y Sumitomo Rubber han reconocido que las ruedas sin aire se convertirán en el futuro de los vehículos durante la próxima década, estableciendo 2025 como fecha límite para la incorporación de las primeras. Un mercado que comienza a florecer con todas las empresas especializadas en la fabricación de neumáticos dispuestas a alcanzar ese objetivo. Las principales empresas del sector como Michelin con sus Airless Tweel, Bridgestone y sus airless, o Hankook con sus Airless iFlex llevan años haciendo pruebas para garantizar unos modelos que permitan una reducción final del peso en los vehículos.

Los últimos datos ofrecidos por un estudio realizado por Global Market Insights, se espera que para 2024 se vendan millones de unidades de ruedas sin aire en todo el mundo. Unas cifras que se prevén que alcancen los 200 millones de dólares en ese año.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.