El peligro silencioso del Ciberbullying o acoso cibernético

Un problema de difícil solución.

0

El ciberbullying es la evolución tecnológica de acoso hacia los demás. Al contrario de lo que se pueda pensar, esta nueva forma de acoso no es exclusiva de los menores de edad. Muchas personas, sobre todo mujeres, han pasado por diferentes tipos de acoso, pero esta nueva tendencia a hacerlo a través de internet tiene bastantes variables que ayudan a que resulte todavía más indignante. En algunos casos, la información que se comparte ayuda a generar este tipo de acciones, especialmente cuando se difunden emociones negativas, preferencias o creencias políticas, deportivas y/o religiosas, por ejemplo.

La ventaja para estos ciberacosadores es la protección que tienen detrás una pantalla o dispositivo móvil. Desde ahí, aprovechan para incomodar a las personas por el contenido de sus redes sociales o utilizando la información registrada para crear situaciones de burla o humillación hacia otros, sea por sus orígenes, por sus preferencias religiosas políticas o culturales o por imágenes nada favorecedoras en las que aparece la persona en cuestión o, lo que es peor, a través de la creación de rumores que afecten a la buena imagen de la víctima.

Estas situaciones pueden debilitar la autoestima de cualquier persona y más aun de un niño o niña que está en pleno proceso de aceptación en su entorno. Esto causa depresión, ansiedad y trastornos en la personalidad, lo cual puede llevar a actos violentos llenos de resentimiento y provocar cierto círculo vicioso.

La creación de perfiles falsos es común en personas que buscan hacer daño físico a estos menores tan susceptibles. Redes de pedofilia, pornografía y prostitución infantil aprovechan esta manera masiva para llegar a atentar a sus víctimas. Con la información que encuentran del menor crean falsos perfiles de los artistas de moda para hacerse pasar por ellos, prometiéndoles conocerlos a cambio de fotos íntimas o favores sexuales que terminan, en ocasiones, en secuestros para redes de prostitución.

En su mayoría, estas víctimas no denuncian estos actos por miedo a las amenazas que les hacen, diciéndoles que atentarán contra sus padres o su familia o que publicarán sus fotos o vídeos en internet para que todos lo vean.

Si no se tiene una buena confianza con el menor, tampoco se podrá saber si hay alguien que le esté molestando porque tendrán miedo a ser castigados por haber entrado a alguna página o aceptado la invitación de alguna persona habiendo sido advertidos previamente de los riesgos. Saben que lo más probable es que les quiten el acceso a internet y no quieren dejar de estar conectados, ya que todos sus amigos sí lo estarán.

Ciberbullying, dos caras de la misma moneda

En toda historia, siempre hay dos lados. En este caso, hablamos de una víctima y un verdugo, ¿qué debemos hacer cuando lo descubrimos?

  • Si descubrimos que nuestro hijo/a está siendo víctima de estos acosos, lo primero que debemos hacer es darle confianza para que nos cuente todo lo que está pasando y por qué cree que le está pasando. Hay que hacerle saber que no es su culpa y que esto no debe afectar su manera de socializar o de hacer sus actividades diarias.

Conviene evitar responder las provocaciones que le hagan, ya que de estas reacciones se alimenta el acosador para seguir con sus burlas o humillaciones.

También es necesario documentar de la mejor manera todos estos actos, sean mensajes, correos o imágenes enviadas o que circulan por la web para tener esos archivos como precedentes. Esto será de ayuda para poder informar al colegio -si es que el acosador proviene de ahí- o a la policía en caso de llegar a mayores.

  • Si descubrimos que nuestro hijo/a es el acosador, lejos de únicamente castigarlo, es necesario comprender las razones que lo motivan a tener esas conductas ya sea por conseguir popularidad o por problemas en la familia.

La presión por ser alguien reconocido en un círculo social no es solo una cuestión de adultos. Muchos adolescentes, por querer llamar la atención, realizan actos temerarios ya sea con ellos mismos o hacia los demás. La reputación que ganen, sea mala o buena, es motivación suficiente.

Por otro lado, los problemas familiares siempre calan en el comportamiento de los hijos aunque ellos digan que están bien. En esos momentos, es cuando se debe estar más cercano a los hijos sin hostigarlos para que puedan desahogar sus emociones sin perjudicar a los demás.

Cómo la aplicación mSpy te ayuda proteger a tus hijos del acoso en las redes sociales Según encuestas de UNICEF, el 42% de las niñas entrevistadas sufrieron violencia o acoso sexual, siendo el 9% de esta cifra afectadas físicamente. Es decir, fueron atacadas sexualmente por quienes creyeron que eran personas de confianza.

Con cifras como estas es inevitable no querer proteger a todo menor que conozcamos y, aprovechando todo lo que brindan las nuevas tecnologías, ¿por qué no aprovechar esa ventaja?

Entre las decenas de miles de aplicaciones que se encuentran en las tiendas de descargas para móviles, solo hay una que ha resultado competente y eficaz en realizar lo que promete. Nos referimos a la aplicación de monitorización para padres conocida como mSpy.

Esta aplicación cuenta con una amplia gama de funciones que brindan la posibilidad de tener ojos las 24 horas sobre todas las actividades que realizan nuestros hijos en sus teléfonos móviles. Por ejemplo:

  • Ver el registro de llamadas telefónicas (número del contacto, hora y duración de cada llamada).
  • Leer los mensajes de texto y los correos electrónicos enviados y recibidos.
  • Espiar las conversaciones de WhatsApp, Instagram, Snapchat, Messenger y otras aplicaciones de mensajería instantánea.
  • También permite hacer seguimiento en tiempo real mediante geolocalización.

Por supuesto, es posible tener acceso a un registro de cualquier archivo que nos parezca sospechoso y visualizarlo, descargarlo y determinar si representan una amenaza real. De esa manera, se podrán discernir cambios en su comportamiento que nos permitan saber con absoluta certeza si son víctimas -o verdugos- de acoso cibernético. Y gracias a que es posible recopilar toda clase de información importante con el uso de mSpy, podremos tener todas las cartas en nuestra mano para tomar las mejores acciones que garanticen el sano desarrollo de nuestros hijos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.